Edición Impresa

Revisan videos en busca del agresor que disparó contra el policía en Newell's

“Técnicamente, esa persona está prófuga”, afirmó ayer el jefe de Orden Público de la Unidad Regional II, Daniel Corbellini, para agregar que se continúan desarrollando tareas de “inteligencia” para dar con el paradero del hombre.    

Lunes 28 de Enero de 2013

La jueza Alejandra Rodenas dispuso que se examinen videos del sistema de videovigilancia de la ciudad y otras filmaciones aportados por particulares o que circulan en Internet para ver si aparece en esas imágenes el sospechoso de realizar el disparo que hirió a un policía durante los incidentes en el club Newell’s Old Boys el domingo pasado. El hombre está prófugo y con pedido de captura tras haber sido sindicado en un álbum policial por un testigo directo del ataque.

   “Técnicamente, esa persona está prófuga”, afirmó ayer el jefe de Orden Público de la Unidad Regional II, Daniel Corbellini, para agregar que se continúan desarrollando tareas de “inteligencia” para dar con el paradero del hombre.

   Al margen de esa búsqueda, el comisario admitió que la policía está desarrollando muchas otras medidas que eludió precisar para “no perjudicar la causa”, actualmente bajo secreto de sumario.

   Entre esas medidas figura el análisis de registros fílmicos, algo que depende de “procedimientos técnicos” que podrían mejorar su definición y contribuir así a la detección de nuevos sospechosos.

   La medida se dispuso en busca de datos que refuercen el señalamiento fotográfico realizado por un testigo del disparo que recibió en el cuello el policía Pablo Sebastián Orellano, un sumariante de 30 años que está fuera de peligro. La bala quedó encapsulada en el cuerpo del efectivo y una radiografía se constató que se trata de un proyectil calibre 22.

   En la causa no se secuestró ningún arma de esas características. Se incautó una pistola 9 milímetros en el depósito de un baño del club y otras 26 armas del mismo calibre que portaban los policías que acudieron al lugar después de las 16, al ser notificados de incidentes en Pellegrini y Pueyrredón.

   La actuación de la policía, que ingresó a tiros al estadio tras el ataque a Orellano, también es motivo de investigación por parte de la División Judiciales. Según Rodenas, se analiza si la fuerza actuó “de acuerdo a derecho”, por lo que el personal prestó declaración informativa. Todas esas armas están siendo peritadas para constatar si alguna se corresponde con las cápsulas 9 milímetros halladas en la calle y dentro del club.

   La jueza también pidió a la firma de monitoreo de alarmas del club que precise si detectó alguna irregularidad esa tarde, ya que las cámaras de seguridad salieron de servicio a las 16.20. El sistema colapsó al saltar el disyuntor por un cortocircuito provocado en alguna de las columnas que las sostienen, lo que alentó la idea de un sabotaje. También se analiza la información de dos CPU del club que fueron incautados.

   En la causa también se investigan los incidentes en el estadio de Central, donde hinchas invadieron la cancha y les robaron a los jugadores. Rodenas anticipó que en caso de ser necesario citará a los directivos de los dos clubes para que aporten pruebas o una declaración testimonial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS