Edición Impresa

Retuvieron cubas de Assa para reclamar por la falta de agua

Fue en Villa del Parque al 4000, donde pidieron a la concesionaria que solucione de manera urgente los problemas de baja presión.

Jueves 31 de Enero de 2013

La ola de calor que se extiende por estos días en Rosario agudizó la crítica situación que vienen padeciendo unas 4.500 familias de Celedonio Escalada por la falta de agua potable. De hecho, en la tarde de ayer dos cubas de Aguas Santafesinas SA (Assa) fueron retenidas por los vecinos para reclamar la regularización de la presión en la zona. El alejado barrio ubicado detrás de las viviendas que se construyen en el acceso a la autopista a Santa Fe sufre los efectos de no tener una prestación imprescindible: deben levantarse de madrugada a colectar lo poco que llega a los tanques y denuncian problemas de salud e higiene.

La esquina de Cullen y Ugarte y Villa del Parque congregó a vecinos hartos de la falta de agua en sus viviendas. En ese marco, dos camiones con cubas de Assa fueron interceptados para exigir soluciones inmediatas al calvario que viven, potenciado por las elevadas temperaturas que se registran (ver aparte).

"Esto es histórico, pero aumentó desde que hicieron el barrio (que construye la provincia en la llamada Zona Cero). Hay menos presión de agua y agregaron más personas sin hacer la planta potabilizadora", contó a La Capital una joven. A su lado, otra vecina reclamó: "Que nos pongan el servicio como se debe. No queremos más las cubas sino que hagan funcionar la red, como corresponde".

"Pagamos 47 pesos por mes y no tenemos agua, ¿cómo es posible?", se preguntó otra mujer, que agregó: "Viene de madrugada, un poquito. Pero ahora nada".

El mix de calor, alta demanda y poca presión hizo estallar la protesta. "Al haber tantos habitantes no llega una gota, por más que tengamos el caño tirado en el piso", graficó otra mujer, que precisó que el problema se extiende a la zona de Los Pinos, Cullen y Ugarte y Oria, pero también hacia Villa del Parque.

"Desde que se hizo el zanjeo para las viviendas nuevas, las llaves principales de agua fueron cerradas", explicó la responsable de un comedor comunitario. En tanto, las actividades diurnas como bañarse y lavar los platos o la ropa se tiene que hacen de madrugada.

"Estamos reteniendo los camiones de Assa sencillamente porque queremos agua en los caños. Es una vergüenza tener que pedir por algo que es un derecho", resumió una de las manifestantes.

De inmediato, al grupo de mujeres se acercó una joven para aportar su testimonio. "Me tengo que ir a trabajar al centro, ¿dónde me baño?. Debo buscar agua a lo un pariente en Nuevo Alberdi para poder cocinar", explicó.

Una de las voceras cerró la lista de reclamos: "Queremos que la Justicia nos diga si estas 4.500 familias están integradas por personas o no. ¿Por qué no concretaron antes la solución, que era la planta potabilizadora. Es una falta de respeto. Somos personas de trabajo que no podemos cocinar ni higienizarnos. Pagamos nuestros impuestos y no recibimos el servicio correspondiente, pero la boleta nos llega igual".

Por calle Lorenzo Batlle al 4200 las quejas se multiplicaron. "Compramos los packs de agua mineral porque la corriente está sucia o tiene olor a cloro. Incluso hubo gente descompuesta", relató un matrimonio con un bebé.

A su turno, el gerente de Relaciones Institucionales de Assa, Guillermo Lanfranco, admitió que existen algunas zonas críticas por la alta demanda de agua.

"En el caso de Celedonio Escalada, la solución más de fondo es la construcción del acueducto para la zona norte de la ciudad. Y en el corto plazo la realización de una planta potabilizadora de ósmosis inversa con capacidad de producir 200 mil litros por hora. Estaría lista para abril próximo", detalló el funcionario.

Además de intensificar las frecuencias de las cubas, la empresa finalizó anoche un empalme para reforzar la red y mejorar la presión desde una cañería ubicada en el lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS