Edición Impresa

Represalia contra el periodista que descubrió el caso Snowden

Un brasileño, pareja del informador inglés que dio a conocer el escándalo, fue retenido nueve horas en un aeropuerto y requisado por la policía.

Martes 20 de Agosto de 2013

El brasileño David Miranda, pareja del periodista del diario británico The Guardian Glenn Greenwald que difundió las filtraciones del ex agente Edward Snowden, fue interrogado y retenido durante nueve horas en un aeropuerto de Londres en base a las leyes antiterroristas.

"Espero que el gobierno brasileño haga algo", reclamó Miranda a su llegada a Río, donde lo esperaba Greenwald. Este amenazó a Londres con hacer más revelaciones sobre el espionaje ilegal que descubrió a través de Snowden. Miranda, de 28 años, y que vive junto a Glenn Greenwald en Brasil, fue retenido nueve horas en el aeropuerto de Heathrow, Londres. De acuerdo con el Guardian, las autoridades confiscaron a Miranda su celular, la laptop y dispositivos de almacenamiento. Además, no se le permitió consultar a un abogado.

"Me quedé en una sala, hubo seis agentes diferentes entrando y saliendo, hablando conmigo. Me hicieron preguntas sobre mi vida entera, sobre todo. Se llevaron mi computadora, celular, mis tarjetas de memoria, todo", declaró Miranda.Durante su detención, Miranda tuvo derecho a solicitar una única llamada telefónica, que no pudo hacer él directamente, sino que fue realizada por un agente que llamó a su compañero, el que estaba en la casa de ambos en Río.

Greenwald explicó que Miranda viajó a Berlín para llevarle documentos a Laura Poitras, documentalista que recibió en primera instancia, junto a Greenwald, los informes secretos de Snowden. Miranda traía asimismo a Río otros documentos secretos filtrados por el ex agente estadounidense, los cuales estaban guardados en un archivo al que sólo se accede con contraseñas. Esos documentos ahora están presuntamente en manos de los servicios de seguridad británicos.

Greenwald aseguró que lo ocurrido es un intento de intimidación y amenazó con revelar informaciones "más agresivas" sobre el sistema de espionaje británico. "Creo que se van a arrepentir de lo que hicieron", advirtió Greenwald. "Voy a hacer reportajes mucho más agresivos que antes, voy a publicar muchos más documentos que antes. Voy a publicar muchas cosas también sobre Reino Unido. Tengo muchos documentos sobre el sistema de espionaje de Reino Unido. Ahora mi foco va a estar también allí", advirtió en el aeropuerto de Río de Jainero mientras esperaba la llegada de su pareja.

Por su parte, el gobierno brasileño expresó su "grave preocupación" por la detención. "Seguimos presenciando algunos desmanes y desvíos en este tema del combate al terrorismo", comentó el canciller Antonio Patriota, quien aseguró que conversaría "hoy mismo" con su par británico, William Hague. El ministro calificó de "injustificable" la detención de Miranda. "Espero que no vuelva a suceder", agregó.

Desde el Reino Unido, el Ministerio del Interior tan sólo se limitó a apuntar que la decisión de cuándo se aplica la ley antiterrorista descansa en la policía. El diputado del opositor Partido Laborista Keith Vaz afirmó que pediría explicaciones a la policía. "Si vamos a usar la ley de esta forma, entonces al menos necesitamos saberlo para que todo el mundo esté preparado", añadió.

Amnistía Internacional criticó que Miranda había sido víctima de un "acto de venganza injustificado". Su detención fue "ilegal e imperdonable", afirmó Widney Brown, experto en derecho internacional de Amnistía. También Reporteros sin Fronteras condenó la retención de Miranda. Para Reporteros, lo ocurrido con Miranda pone en peligro al periodismo de investigación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS