Edición Impresa

Renunció Moreno, el funcionario más emblemático de la década K

El secretario de Comercio se irá de su cargo el 2 de diciembre y desempeñará funciones como agregado comercial en Italia.  

Miércoles 20 de Noviembre de 2013

El polifacético secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, el funcionario más polémico del gobierno de Cristina Kirchner y que más rechazos concentró entre sectores empresarios y de la oposición, renunció ayer al cargo.

El funcionario presentó su dimisión, la cual le fue aceptada, y se hará efectiva el 2 de diciembre próximo, informó en forma oficial la Casa Rosada. La jefa del Estado decidió nombrar a Moreno como agregado comercial en la embajada de Italia. Los rumores acerca del reemplazante de Moreno ya empezaron a circular y el nombre que suena con mayor firmeza es el de Augusto Costa, un joven funcionario muy cercano al designado ministro de Economía, Axel Kicillof.

La renuncia de Moreno era reclamada por distintos empresarios y referentes del sector financiero, pero también por el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y por empresarios ligados a la importación. Con su salida, el designado ministro de Economía, Axel Kicillof, concentrará más poder, ya que podrá tomar decisiones más libremente en cuestiones de política económica, precios internos y comercio exterior, en cuyos sectores Moreno tenía una clara influencia.

En rigor, desde su cargo, Moreno no sólo llegó a tener poder de decisión en materia económica sino también en cuestiones ligadas a la energía y encabezar su propia campaña contra el Grupo Clarin. A tal punto llegó esta campaña que en más de una oportunidad empapeló el edificio de la Secretaría con consignas contrarias al grupo y hasta distribuyó llaveros y globos con las mismas leyendas.

El funcionario "decano". Moreno era el funcionario más antiguo de la administración kirchnerista, ya que había asumido en 2005 cuando la inflación empezaba a ser un problema. Sin embargo, primero fue secretario de Comunicaciones y hombre fuerte del ministro de Infraestructura, Julio De Vido, para luego asumir en Comercio Interior, desde donde sumó poder al punto tal de conseguir la salida de otros funcionarios importantes en el gobierno.

El hecho más recordado y el que más estado público tomó fue la discusión que tuvo con el ex ministro de Economía Martín Lousteau, el creador de la resolución 125 de retenciones móviles. Moreno y Lousteau discutieron a los gritos en un escenario instalado frente a la Casa de Gobierno donde se desarrollaba un acto oficial.

Allí, el polifacético funcionario le hizo un gesto elocuente al pasarse la mano en forma horizontal por el cuello, con un significado de: "Te degüello", que al poco tiempo derivó en la salida de Lousteau del Palacio de Hacienda.

El efecto Indec. Quien también tuvo que dejar el Palacio de Hacienda en 2007 fue Miguel Peirano, pese a que Néstor Kirchner quería que continuara en esa función con Cristina. Peirano —hoy con Massa— pretendía normalizar el Indec y que las estadísticas estuvieran más acorde con la realidad, principalmente el Indice de Precios al Consumidor (IPC), que a partir de ese tiempo empezó a medir la mitad de la inflación medida por las consultoras privadas.

En los 90, Moreno disgustado con la política neoliberal del gobierno de Carlos Menem se alejó de la función pública y se dedicó a la actividad privada, ya que era dueño de una ferretería. Sin embargo, continuó su relación con economistas como Eduardo Curia, Pablo Challú y Daniel Carbonetto, de una línea absolutamente opuesta a la política encabezada por Domingo Cavallo. También se relacionó con el gremialista de los taxis Omar Viviani y asesoró al Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA) de Hugo Moyano.

Justo ayer, el día de su renuncia, Moreno se presentó en la Sala II de la Cámara federal porteña para declarar y pedir su sobreseimiento por presunto abuso de autoridad, al multar a consultoras privadas que medían la inflación. Mientras, prepara las valijas.

Cristina vuelve hoy a la Rosada

En su segundo día de actividad oficial en Olivos, la presidenta Cristina Kirchner recibió ayer al titular de la Afsca, Martín Sabbatella; a los secretarios general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y al canciller Héctor Timerman. Cristina continuó desarrollando una agenda liviana, mientras hoy, a las 19, volverá a la Casa Rosada por primera vez tras su operación para la ceremonia de jura de sus nuevos ministros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS