Edición Impresa

Renunció la ministra de Sanidad de España por sonado caso de corrupción

La ministra de Sanidad de España, Ana Mato está acusada de lucrar con negocios ilícitos de su ex marido, quien además fue alcalde de la localidad madrileña de Pozuelo.

Jueves 27 de Noviembre de 2014

La ministra de Sanidad de España, Ana Mato, dimitió ayer después de que el juez que ha investigado el "caso Gürtel", una de las mayores redes de corrupción de la historia del país, la acusara de haberse lucrado con los negocios ilícitos de su ex marido, uno de los presuntos implicados en la trama.

"No quiero, bajo ningún concepto, que mi permanencia en esta responsabilidad pueda ser utilizada para perjudicar al gobierno de España, a su presidente ni tampoco al Partido Popular", manifestó Mato, de 55 años.

Mato expresó su deseo de seguir como diputada, pero la oposición le reclama que renuncie a su escaño.

La dimisión llegó unas horas después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la acusara de haberse lucrado con los delitos cometidos presuntamente por su entonces marido, Jesús Sepúlveda, cuando era alcalde de la acaudalada localidad madrileña de Pozuelo.

Sepúlveda era un hombre de confianza de Francisco Correa, el empresario en torno al cual gira el "caso Gürtel". Su entramado empresarial se especializó en organizar eventos y campañas electorales al PP mientras, según Ruz, aprovechaba sus contactos con cargos del partido para lograr en municipios y regiones contratos públicos por los que pagaba contraprestaciones.

El juez apunta que Correa pagó con dinero negro viajes por valor de más de 50.000 euros al alcalde y a su familia y sufragó también complementos de lujo a la ya ex ministra, así como fiestas de cumpleaños y de primera comunión de la hija que tiene con Sepúlveda.

El magistrado concluyó ayer la instrucción del caso, cinco años después de que comenzara la investigación, y solicitó juzgar por la vía penal a 43 personas, entre ellas Correa y el ex marido de Mato.

De ella pidió que esté en el banquillo en el juicio para que responda por la vía civil. En el juicio se determinará la cuantía total del lucro, que deberá devolver.

Según la edición online del diario El País, la última palabra en la dimisión de Mato la habría tenido el jefe del gobierno, Mariano Rajoy, con quien se habría reunido en La Moncloa. Horas antes, fuentes de su ministerio señalaron que no se planteaba dimitir "de momento".

Esta tormenta para Rajoy llegó justo el día anterior a que el presidente del gobierno presente en el Congreso de los Diputados una batería de medidas contra la corrupción que, entre otras cosas, pretenden mejorar la imagen de su gobierno y de su partido.

En el peor momento. El final de la instrucción del "caso Gürtel" tampoco habría podido llegar en peor momento para el jefe del Ejecutivo y su formación.

A un año de las elecciones generales —y a menos de las municipales y regionales de mayo— las encuestas predicen un hundimiento del PP, desgastado por los escándalos de corrupción y por la gestión a base de recortes que ha hecho en la crisis económica.

Un hundimiento —al que tampoco es ajeno el PSOE— que discurre de forma paralela al ascenso de Podemos, la formación heredera del movimiento de los indignados que capitaliza el hartazgo y el enojo ciudadano y que con menos de un año de vida se sitúa ya en algunas encuestas como primera fuerza política de España.

El motivo que expone Ruz para calificar a Mato de "partícipe a título lucrativo" es que la ministra "habría disfrutado o se habría beneficiado, sola o en compañía de otros miembros de la unidad familiar" de servicios turísticos, pago de eventos familiares y otros artículos y conceptos por valor total de 55.439 euros. No obstante, el juez Ruz recuerda que será en el acto del juicio en el que se deberá concretar "la exacta cuantía de lo que la partícipe pudiera haberse beneficiado".

El juez Ruz considera que la ministra de Sanidad es "partícipe a título lucrativo" en el caso Gürtel, según el artículo 122 del Código Penal. Este obliga a Ana Mato a devolver el dinero que pudo obtener de los negocios supuestamente delictivos de su ex marido.

El artículo 122 del Código Penal se impone al cónyuge y a los herederos del condenado si han obtenido un beneficio económico del delito. La persona declarada "partícipe a título lucrativo" responde solidariamente junto con el condenado, aunque sólo hasta la cuantía de su participación.

Existen dos requisitos para que alguien sea considerado "partícipe a título lucrativo". Por un lado, se tiene que probar la obtención de un beneficio económico, y por otro, ha de demostrarse que el sujeto sabía que se obtenía tal beneficio, pero no que provenía de una actividad delictiva.

A partir de ahora, la Fiscalía y las acusaciones populares tienen 30 días para solicitar la apertura del juicio oral o, en su caso, el sobreseimiento de la causa.

La ministra del Jaguar y las fiestas de cumpleaños

(Por Sara Barderas / DPA). _ Pocos ministros de Mariano Rajoy han estado tan cuestionados como Ana Mato, pero ella fue resistiendo a los embates. Muchos llegaron por el "caso Gürtel", por el que ayer acabó ya dimitiendo como titular de Sanidad. Otros, directamente por su gestión. El último había sido por la crisis del ébola.

Desde que un informe policial desveló que había recibido costosos regalos de la red corrupta cuando su marido —del que ahora está divorciada— era alcalde de la localidad madrileña de Pozuelo, la oposición no dejó de pedir su dimisión.

Mato, madrileña de 55 años, siempre bronceada y a quien le gusta vestir ropa de marca, recibió de la red Gürtel regalos de la firma de moda de lujo Luis Vuitton. La trama pagó también fiestas de cumpleaños y de comunión de sus hijos y viajes a la familia por valor de más de 50.000 euros.

Cuando Mariano Rajoy llegó al gobierno en diciembre de 2011 y la colocó al frente de Sanidad, era la ministra del automóvil Jaguar en el garaje. La investigación de Gürtel llevaba tiempo en marcha y en 2009 se había descubierto que la trama había regalado a su marido un automóvil de esa marca. Ella aseguró no saber de dónde procedía el lujoso y carísimo vehículo que tuvo en su casa.

"En muchos años de convivencia, Jesús Sepúlveda nunca me consultó sobre qué tipo de coche adquiría", dijo. "Obviamente, yo sabía que había un coche (...). No me extrañó, porque a Jesús Sepúlveda le gustaban y le gustan los coches, solía cambiar los coches con frecuencia".

Licenciada en sociología y ciencias políticas, Mato (Madrid, 1959) es una de las personas que Rajoy rescató de la era de José María Aznar. Diputada por primera vez en 1993, diez años después el entonces líder del Partido Popular (PP) la convirtió en número tres de la formación conservadora, tras haberle ido dando puestos cada vez más relevantes.

Cuando Rajoy perdió las elecciones de 2004, las primeras a las que se presentó tras haber sido elegido sucesor por Aznar, Mato dejó ese cargo, el PP la metió en la lista para las elecciones europeas y se fue al Parlamento de Bruselas.

En octubre de ese año, Rajoy la incluyó en el comité ejecutivo del PP y volvió al Congreso de los Diputados en las elecciones de 2008. Un año después coordinó la campaña electoral para los comicios europeos y en 2011, dirigió la de las generales que llevaron a Rajoy a La Moncloa con mayoría absoluta. Y a ella al Ministerio de Sanidad.

Mato llevó a cabo una polémica reforma sanitaria. El recorte de más de 7.000 millones de euros en gasto sanitario le valió protestas y manifestaciones.

La crisis del ébola la desgastó. La gestión fue tal, que Rajoy acabó quitándosela para entregársela directamente a la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Dos religiosos con el virus repatriados desde Africa murieron y una auxiliar de enfermería se contagió al cuidar del último de ellos. El sector sanitario denunció falta de medios, de protocolos de actuación y aseguró haber recibido insuficiente formación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario