Edición Impresa

Relevaron a la cúpula de la División Judiciales de la URII

Jueves 10 de Abril de 2014

En simultáneo al megaoperativo contra el narcotráfico protagonizado ayer por fuerzas federales y provinciales, el Ministerio de Seguridad santafesino relevó de sus funciones a siete policías de la División Judiciales de la Unidad Regional II (Rosario), entre ellos el jefe de la dependencia, el comisario inspector Cristian Romero. Habían quedado en el ojo de la tormenta luego de que un canal de televisión porteño difundiera hace una semana una entrevista con el prófugo Ramón Ezequiel Machuca ("Monchi Cantero"), en la cual el señalado como líder de la banda de Los Monos los acusó de regentear el negocio de la droga en la ciudad y permitir la apertura de búnkers.

Los alcanzados por la medida dispuesta por Seguridad son, además de Romero, el comisario principal Raúl Saccone; el subcomisario Luis Quevertoque; el oficial subayudante Néstor Quirós; los suboficiales principales José Luis Ramonda y Ariel Lotito y el agente Matías Joel Lotito.

En la cartera al mando de Raúl Lamberto deslizaron a La Capital que, tras analizar la situación particular de cada uno de ellos, se decidió su relevo e inmediata reasignación a otros destinos.

Respecto de los detonantes de la medida, se limitaron a afimar: "Es una sumatoria de hechos, que va desde el contenido de la entrevista televisiva (a Machuca) a lo actuado por la Dirección de Asuntos Internos de la policía". Entre hoy y mañana difundirán los nombres de la nueva cúpula de Judiciales.

El viernes, los responsables de esa división, encargada de investigar la causa tendiente a desarticular a Los Monos, se habían presentado en forma espontánea en los Tribunales. A su vez, el fiscal regional de Rosario, Jorge Baclini, ordenó a Asuntos Internos la apertura de una investigación para determinar la presunta responsabilidad de los oficiales en la denuncia pública.

La noche del jueves pasado, el periodista Rolando Graña puso al aire en América 24 una entrevista con Monchi, a quien presentó como "el prófugo más buscado de Santa Fe". Sobre Machuca pesa un pedido de captura internacional firmado por el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, quien a partir del crimen de Martín "Fantasma" Paz (septiembre de 2012) investiga el accionar de Los Monos.

En ese marco, el magistrado procesó y encarceló a 36 personas, trece de ellas policías, aunque tanto Machuca, su padre y otro acusado siguen prófugos.

En la entrevista, Cantero denunció a los agentes de Judiciales, ejecutores de todos los operativos ordenados por Vienna en el marco de la investigación, como "los responsables de la venta de drogas en la ciudad y los que deciden la apertura de los búnkers". Y señaló a Romero ("le dicen Carancho y es el jefe"), a Quevertoque y a Ariel Lotito.

También acusó a Vienna de supuesta connivencia con el padre de Paz, con quien el magistrado admitió coincidir en dos viajes a Estados Unidos en los últimos tiempos para presenciar peleas de box —aunque negó conocerlo—, y expuso un video casero que reflejó a dos oficiales de Judiciales (serían un hombre de apellido Ríos y Quevertoque) conversando con Daniel Jure, un supuesto narco detenido en febrero, quien les habría dado una determinada cantidad de dinero.

Tras admitir que la camioneta que se ve en el video es de su repartición, Romero explicó que los hombres eran dos oficiales a su cargo que se encontraron con Jure a mediados de octubre o noviembre, cuando todavía no había orden de captura contra él, la que fue emitida el 24 de febrero por Vienna.

A su vez, Romero enfatizó el viernes frente a periodistas, a los que les pidió no grabar imágenes ni audio ("están en juego nuestras vidas y hay cuestiones de seguridad"), que todo lo dicho por Cantero apuntaba a "perjudicar" la labor de Judiciales y de Vienna.

Y, para demostrar que la exhibición a cargo de Monchi era un "montaje falaz que cualquiera puede hacer", los agentes de la división filmaron con un teléfono celular de alta gama un video "demostrativo", en el cual alguien guardó dinero en una riñonera con la intención de pagarles a tres de los periodistas presentes en la reunión (a los que mencionaron por sus apellidos) para que publiquen determinada información.

De ese modo, no sólo pretendieron demostrar que Monchi pudo haber trucado el video exhibido sino que ellos también estaban en condiciones de hacerlo con un objetivo intimidatorio. Lo ocurrido generó el inmediato repudio del Sindicato de Prensa de Rosario (SPR), que ayer fue recibido por Lamberto, el subjefe de la policía provincial, Raúl Ardiles, y el titular de la Unidad Regional II, José Luis Amaya.

Durante el encuentro, realizado casi al mismo tiempo en que se oficializaban los relevos en Judiciales, Lamberto pareció desligar esa medida de la controversial filmación.

Según consignó el SPR a través de un comunicado, el ministro sostuvo que desde que se produjeron las amenazas a Vienna y al fiscal Guillermo Camporini, y avanzada la investigación a Los Monos, la cartera evaluó como un ciclo cumplido el de los hombres de Judiciales.

Ayer a la tarde, una queja sonó por algunos pasillos de Jefatura: "Presentamos un plan de trabajo, nos avalaron y avanzamos, pero terminaron usándonos". Los relevos ya habían sido ejecutados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario