Edición Impresa

Regresos, récords y polémicas en el balance musical del 2014 que se va

Los gigantes del rock probaron su vigencia, aunque también despertaron algunas críticas. El pop de los más jóvenes tomó por asalto los rankings.

Sábado 20 de Diciembre de 2014

Regresos, consagraciones, récords, fiascos y la despedida más triste. Pasó de todo en el universo musical de 2014, aunque un síntoma se mantiene: fue otro año turbulento para la industria, con artistas que prueban nuevas plataformas de lanzamiento mientras las grandes discográficas tratan de ver cómo sacar rédito en un mundo cambiante. En ese sentido fue significativa la vuelta al ruedo de U2, si bien las cosas tal vez no se dieron como Bono y compañía esperaban. Taylor Swift le dio una gran alegría a la industria con sus millones de discos vendidos, y con talento y carácter se transformó en la "chica del año". Y el Indio Solari convocó multitudes, aunque sus shows no estuvieron exentos de polémica.

Sin dudas el regreso más esperado del año era el de U2. Y la banda finalmente volvió con un nuevo disco de estudio, "Songs Of Innocence", que terminó siendo una especie de fiasco. Los irlandeses vendieron su álbum a Apple por una suma millonaria no divulgada, y la empresa lo insertó "como regalo" en las librerías de todos los usuarios de iTunes. Esta movida generó críticas de parte de otros músicos y también de los usuarios de iTunes que recibieron el material de prepo. ¿El resultado? El disco no tiene cifras "reales" de ventas y para colmo tampoco brilló en las críticas.

Pink Floyd hizo una vuelta realmente sorpresiva con "The Endless River", su primer disco de estudio en 20 años. En el álbum, David Gilmour y Nick Mason rinden homenaje al tecladista Rick Wright, que murió en 2008. Los temas están construidos sobre música inédita que los tres hicieron juntos para "The Division Bell", de 1994. Es un trabajo de corte retro, que no está destinado a ser una novedad. Así y todo se trata de Pink Floyd, uno de los grupos más legendarios de la historia del rock, y la expectativa se hizo presente.

Coldplay regresó con su sexto álbum de estudio, "Ghost Stories", que muestra una faceta más introspectiva de la banda, con sonidos suaves y sombríos. A pesar de que algunos críticos tacharon al disco de "aburrido y lento", el CD debutó directamente en el número uno del ranking de EEUU, con 338.000 copias vendidas en su primera semana. Y en el Reino Unido también lideró las listas de ventas.

Otros que volvieron a la carga fueron los rockeros de AC/DC, aunque su regreso estuvo marcado por una dosis de escándalo y tristeza. El guitarrista y miembro fundador Malcolm Young dejó la banda por un problema de salud, que después se reveló que era un cuadro de demencia, y el baterista Phil Rudd fue acusado de intentar contratar a un sicario para cometer dos asesinatos. Casi nada. De todas maneras, "Rock Or Bust", el primer disco de estudio de AC/CD desde 2008, vendió muy bien: debutó en el número uno en diez países, y en Alemania se convirtió en el disco internacional que más rápidamente se ha vendido en casi diez años. En EEUU la banda debutó en el puesto número tres de la lista Billboard, vendiendo más de 174.000 copias durante la primera semana.

La chica del año. En cifras de ventas, sin embargo, nadie le ganó a Taylor Swift, que batió récords con su disco "1989". El álbum fue el más vendido del año en EEUU. Sólo en la primera semana vendió 1.287.000 copias: fue la semana de ventas más alta desde "The Eminem Show", de 2002. "1989" confirmó tanto la buena salud comercial de la cantante como el salto al pop desde el country dado con su anterior trabajo, "Red", que terminó en 2012 como el segundo disco de mayor éxito en todo el mundo. "Tay", como le dicen sus fans, apareció en las tapas de las principales revistas catalogada como un verdadero fenómeno: una chica que compone sus propias canciones, que logró enamorar tanto a los críticos como a millones de adolescentes y que se presenta independiente y firme en sus decisiones con respecto a la industria. La nueva princesa del pop es tan consciente de su posición que en noviembre se atrevió a retirar todo su repertorio de la plataforma de streaming Spotify. "Creo que la gente debería sentir que lo que los músicos creamos tiene un valor", aseguró.

Los jóvenes de One Direction, por su lado, demostraron que el teen pop no es tan efímero como algunos creen. La "boyband" del momento regresó con un nuevo álbum, "Four", y se convirtió en el único grupo que ha colocado cuatro veces consecutivas un disco, desde su lanzamiento, en el primer lugar del ranking Billboard en EEUU. "Four" no sólo vendió 387.000 copias en su primera semana, sino que también obtuvo buenas críticas, algo impensado para una banda de estas características años atrás.

La crítica destacó varios discos este año, entre ellos "Everyday Robots", que significó el debut como solista de Damon Albarn, y "Lazaretto", el segundo álbum de Jack White. Asimismo figuraron en la lista de los mejores "Hypnotic Eye" (Tom Petty), "Seeds" (TV On The Radio), "Morning Phase" (Beck), "Upside Down Mountain" (Conor Oberst) y "Wig Out At Jagbags" (Stephen Malkmus).

Aplausos y abucheos. En la Argentina el que batió récords fue el Indio Solari. En abril reunió a 180 mil almas en Gualeguaychú, y el 13 de diciembre pasado convocó entre 50 mil y 120 mil personas en Mendoza, donde ya había actuado en septiembre de 2013. En este último show se generó mucha polémica: se vendieron 50 mil entradas pero los asistentes se calcularon en más de 100 mil por la gran cantidad de colados. El sonido fue deficiente y muchos silbaron y abuchearon al ex líder de los Redondos.

En los rankings de discos se impusieron Ricardo Arjona, Romeo Santos, Axel, Chayanne, Vicentico y los uruguayos No Te Va Gustar, con su álbum "El tiempo otra vez avanza". También siguieron vendiendo bien Violetta y Abel Pintos, que arrastran su éxito de 2013. Andrés Calamaro estuvo muy activo. El Salmón anduvo de gira por México con Enrique Bunbury y editó dos discos en vivo: "Pura sangre", con su tour por Latinoamérica de 2012 y 2013, y "Jamón del medio", que refleja su gira por España de este año.

Sin embargo, cualquier éxito del rock nacional estuvo empañado por la noticia más triste del año: el 4 de septiembre murió Gustavo Cerati, que se encontraba en coma desde 2010 por un accidente cerebrovascular. Tenía 55 años. El ex líder de Soda Stereo dejó un legado que marcó y renovó definitivamente al rock argentino y de Latinoamérica. Cerati fue el gran modernizador del rock vernáculo, con discos como "Canción animal" y "Dynamo", que trajeron nuevos aires sin renegar de la tradición. Se fue en un momento muy alto de su carrera como solista, en plena presentación de su último álbum, el excelente "Fuerza natural", en el cual su estilo se terminó de transformar en un clásico. La multitudinaria y sentida despedida que le dieron sus fans en el velatorio y el entierro también dieron una dimensión de su enorme popularidad.

La música asimismo estuvo de luto el 25 de febrero, cuando murió el emblemático guitarrista español Paco de Lucía a los 66 años, y más tarde el 25 de octubre, cuando falleció el legendario ex bajista de Cream Jack Bruce.

Para todos los gustos. La escena rosarina estuvo marcada por regresos de peso y algunas caras menos conocidas que asoman. El Regreso de Coelacanto volvió al ruedo con "Por el borde", su primer disco de estudio en siete años. La banda liderada por Andrés "El Polaco" Abramowski concretó un gran álbum con sonido de guitarras eléctricas, clasicismo rockero y la búsqueda de la melodía como centro de la canción. También Jorge Fandermole ratificó su alta calidad interpretativa y compositiva en "Fander", un CD doble con temas inéditos y nuevas versiones de canciones grabadas en los años 80.

Patagonia Revelde regresó con una formación ampliada y un disco acústico, "Entre sin golpear", y Fluido editó "Desde el aire", un álbum introspectivo donde la banda se permitió mezclar canciones con su clásica energía rockera. Por su parte, Firenze y Xpiral apostaron de lleno al pop en sus nuevos CDs, mientras que Oscar Favre volvió a mostrar su particular mixtura de géneros en "En las afirmaciones (y sus efectos)" y Jubany sorprendió con su álbum debut, "La espera" (ver aparte).

Este también fue un gran año para Rosario Smowing. La banda hizo su cuarto tour por Brasil y su tercera gira por Europa, donde tocaron en el Festival de Jazz de Montreux, uno de los encuentros musicales más prestigiosos del mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario