Edición Impresa

Referentes de las CGT opositoras calentaron el paro desde Rosario

Puja sindical. Piquetes y concentraciones en la medida de mañana. Sin Moyano, dirigentes nacionales del gremialismo no oficialista encabezaron un acto en la ciudad. Esperan alto acatamiento.  

Miércoles 09 de Abril de 2014

Referentes nacionales de las CGT opositoras desembarcaron ayer en Rosario para calentar el paro nacional de mañana. Estimaron un acatamiento superior al 80 por ciento y se mostraron convencidos de que la medida cuenta con el aval de los trabajadores afiliados a los gremios que no adhieren. Paritarias sin techo, reducción del impuesto a las ganancias sobre el salario, aumento de las jubilaciones y el cese de despidos y suspensiones fueron las consignas que remarcaron como convocantes. Le sumaron la queja por la inseguridad "que afecta sobre todo a los trabajadores".

Ni Hugo Moyano ni Luis Barrionuevo se hicieron presentes. Pero sí estuvieron los dirigentes nacionales Juan Carlos Schmidt (Dragado), Julio Piumato (Judiciales), Gerónimo Venegas (Uatre), Carlos Acuña (estacioneros) y Héctor Valdez (Vidrio), entre otros. Arrancaron con una reunión en la sede rosarina de la central obrera, y cerraron la jornada con un acto en el Sindicato de la Carne. Estuvieron José Fantini (Carne), Rubén López (CGT Rosario), Marcelo Dainotto (Camioneros), Marcelo Andrada (Recolectores), Edgardo Arrieta (Dragado) y Manuel Cornejo (UTA).

Asistieron referentes de la FAA y la CCC. Y se dejaron ver en los encuentros delegados de comisiones internas de bancos y mecánicos de General Motors.

"Habrá dirigentes de otros gremios que no pararán, pero sus trabajadores sí", arengó Venegas. Para Schmidt, "la convocatoria será acatada más allá de las estructuras". Piumato cruzó a los dirigentes provinciales del gremio judicial que, a diferencia de los empleados del fuero federal, no adhieren a la medida. Dijo que son "cómodos" ya que "se enganchan a los aumentos que nosotros peleamos a nivel nacional".

La medida tiene garantizado un impacto desde el momento en que los principales gremios del transporte, de cargas y pasajeros, aseguraron su adhesión. En Rosario, la conducción de los docentes se plegó, aunque hoy se formalizará el voto de los maestros. Las centrales convocantes no organizaron acto, habrá controles en distintos puntos de la ciudad y sus alrededores, a cargo de organizaciones sociales, militantes de Recolectores y camioneros. La CGT San Lorenzo y la federación aceitera activarán en el cordón exportador.

"Aposté al diálogo y tengo 15 mil trabajadores menos, 130 frigoríficos cerrados y más de 3 mil obreros a punto de perder sus empleos, ¿cuándo si no éste es momento de hacer paro?", enfatizó Fantini, durante el concurrido acto de Sindicato de la Carne.

Desde el palco, los jefes sindicales leyeron el documento acordado por la CGT Rosario. Allí se quejan de la inflación y del ajuste, de los despidos y suspensiones y del retraso de los salarios.

Como novedad, pusieron la inseguridad en la agenda. "La presencia del narcotráfico, la violencia urbana y la inseguridad, aumentan tanto como la canasta básica", subraya la declaración.

Otros puntos del pliego llaman a combatir el empleo en negro y a consolidar un salario mínimo calculado al "modo Aceiteros" (en base al artículo 14 bis de la Constitución y el 116 de Contrato de Trabajo). También pide universalizar las asignaciones y devolver fondos a las obras sociales.

Con este pliego, los dirigentes buscan acotar las interpretaciones sobre la intencionalidad del paro. Igual, no parece tema cerrado. "No es un paro político", dijo Venegas. "Toda medida tiene connotaciones políticas", opinó Schmidt. Coincidieron, sí, en despegarse de Sergio Massa, como hizo el ex intendente de Tigre con ellos.

Jorge Sola, jefe de la CGT de Venado Tuerto, que conduce el equipo que mide la inflación para la central nacional, señaló que con un 35 por ciento anualizado, el costo de vida está cinco puntos arriba de las paritarias recientes. Piumato cerró: "Y eso que con nuestras protestas obligamos al gobierno a flexibilizar el techo".

Detenidos por pegar carteles

El viernes pasado, un grupo de afiliados al sindicato de recolectores, fue detenido cuando pegaba carteles a favor de la convocatoria al paro nacional mañana. En el lugar se hizo presente el titular del gremio, Marcelo Andrada, quien corrió la misma suerte. Finalmente, todos fueron liberados. El hecho mereció una solicitada firmada por el secretario general de Camioneros, Marcelo Dainotto, quien advirtió que podría tratarse de una intimidación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario