Edición Impresa

Recuperó la libertad el acusado por un crimen en zona oeste

La investigación por el asesinato de Joel David Gaitán, ocurrido la madrugada del viernes en Bella Vista Oeste, dio un vuelco ayer y la situación de Mauro M., el hombre al que apuntaban en el barrio como principal sospechoso, se ha alivianado.

Domingo 12 de Abril de 2015

La investigación por el asesinato de Joel David Gaitán, ocurrido la madrugada del viernes en Bella Vista Oeste, dio un vuelco ayer y la situación de Mauro M., el hombre al que apuntaban en el barrio como principal sospechoso, se ha alivianado. Es que en la Fiscalía de Homicidios, el muchacho de 30 años brindó un testimonio sólido, sin fisuras ni contradicciones que parece alejarlo del hecho. Además, la ropa manchada y secuestrada en su vivienda fue examinada y no arrojó rastros de sangre humana, según indicaron fuentes tribunalicias. Por eso quedó en libertad aunque afectado a la causa.

   La noche del jueves Gaitán, de 29 años, fue a tomar algo junto a unos amigos a un bar de Presidente Perón al 3700. Según fuentes de la investigación, allí se generó una pelea que derivó en una trifulca en la calle de la que no participó Mauro M. No obstante, este muchacho sí se habría peleado con Gaitán varias horas antes y por otros motivos.

Pelea y corrida. “Joel y un amigo estaban en el bar. Mi hermano se quería venir pero el amigo le decía: «Quedate y nos vamos juntos». El se vino igual y lo agarraron estos tres (Mauro y dos más) y lo cagaron a palos. Joel alcanzó a llamar a un amigo por celular y le dijo que lo estaban corriendo. Que en Avellaneda y Riobamba le habían dado una puñalada. Llegó hasta cerca de la casa caminando y se cayó frente a una puerta celeste. El le alcanzó a decir al amigo que había sido Mauro y dos amigos que estaban relocos”, contó el viernes Débora, hermana de la víctima.

   Joel estaba separado y tenía un hijo de 5 años. Se ganaba la vida vendiendo copias truchas de películas en la puerta de un supermercado chino de Bella Vista Oeste. Era hincha de Newell’s Old Boys y tenía prontuario abierto, al igual que Mauro M.

   “Interrogado por el fiscal Miguel Moreno, Mauro M. hizo ayer un relato coherente y razonable. Dijo que el jueves a la tardecita había estado tomando algo con Gaitán y que se agarraron a trompadas como dos borrachines. Que luego se lo volvió a cruzar en el bar de Presidente Perón, pero que no mantuvieron diálogo. Y que ahí vio cómo se generó una trifulca dentro del lugar, en la que también resultó herida una muchacha que lo acompañaba. Pero que él en ningún momento participó de la gresca y que luego se enteró de lo ocurrido con Gaitán”, explicó un vocero de la causa.

   “Parece ser que la bronca de los amigos de Gaitán fue que éste «lo dejó a pata» (no lo ayudó) o «lo dejó tirado» (no lo asistió) tras la pelea. Y con la pelea previa se generó una bola de confusión en donde a Gaitán casi lo linchan”, indicó la fuente. Mauro M., quien es padre de un nene y vive con su familia a 150 metros de la casa de los Gaitán, recuperó la libertad aunque seguirá ligado al proceso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario