Edición Impresa

"Recuperar territorio que habían ganado a sangre y fuego los narcotraficantes"

Jueves 10 de Abril de 2014

Las fuerzas nacionales que actuaron ayer en la ciudad realizaron 89 operativos en el contexto de una acción sin precedentes por el inédito despliegue logístico, la vastedad del territorio que peinaron en forma simultánea y la cantidad de hombres afectados a las tareas. El movimiento hizo blanco en puntos de venta de drogas de distintos barrios rosarinos, entre los que destacaron los allanamientos en el quiosco de drogas de Junín y Francia, frente a las Torres Dolfines Guaraní de Puerto Norte, y otros situados en la zona norte de la ciudad, atribuidos a personas sospechadas por participar del atentado a balazos contra la casa de Antonio Bonfatti en octubre pasado.

Fue una avalancha de personal uniformado de distintas fuerzas de seguridad volcado a las calles. Actuaron efectivos de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y Policía Federal Argentina. Esta última institución fue la que realizó las acciones investigativas bajo instrucciones de los tres fiscales federales de Rosario, que durante meses cruzaron información contenida en distintos expedientes. Las órdenes de allanamiento fueron firmadas por los jueces federales Carlos Vera Barros y Marcelo Bailaque. La única fuerza santafesina afectada a los operativos fue la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).

Al final de la jornada el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, señaló que el propósito de los allanamientos no era el decomiso de un volumen de droga significativo sino producir una fuerte señal de la vocación del Estado de controlar e imponerse en el territorio.

Se reportó que se habían registrado 25 detenciones, el secuestro de una cantidad indeterminada de dinero de baja denominación, armas de fuego y partidas de droga de variedad y peso aún no informado.

Los allanamientos abarcaron bunkers de zona oeste (con objetivos específicos en barrio Moderno, Villa Banana y Aborígenes Argentinos en el oeste), de zona sur (Tiro Suizo, La Granada y Las Flores) y zona norte (Empalme Graneros, Villa Fanta, La Cerámica y Parque Casas).

Fuentes judiciales señalaron a este diario que recién hoy podrá evaluarse el impacto de los operativos, que en su concepción apuntaban a escalar hacia los abastecedores mayoristas de los búnkers, a fin de identificar a los organizadores del negocio. Berni puso de manifiesto que el diseño de la operación estuvo a cargo del titular de la Procuraduría Contra la Narcocriminalidad (Procunar), Félix Crous, y del fiscal Juan Murray, quien se desempeña en esa repartición.

"El tiempo necesario". "Hay decenas de detenidos y una cantidad de droga incautada que mañana (por hoy) se establecerá con precisión en los juzgados. Igualmente lo relevante de estas acciones fue ingresar para pacificar el territorio con fuerzas que ahora actuarán en tareas preventivas", dijo ayer Crous. "Es importante que la gente se acerque y denuncie para recuperar el territorio que los narcotraficantes habían intentado tomar a sangre y fuego en Rosario. Ahora viene una nueva fase que implica la permanencia de las fuerzas nacionales durante el tiempo necesario para que los delincuentes no vuelvan", completó Berni.

El secretario de Seguridad de la Nación aseguró que en toda las acciones congregaron en total a 3.000 efectivos. Fuentes de Gendarmería señalaron que de esa fuerza hubo un total de 500 afectados a las tareas de allanar. Los 700 efectivos del Destacamento Móvil Nº 2, es decir los que estaban con anterioridad en Rosario, no participaron de la acción. Y hubo efectivos de esa fuerza llegando a la ciudad durante toda la tarde. Por ejemplo los 300 del Destacamento Móvil Nº 4 con asiento en General Acha La Pampa que entraron por Oroño a las 19. Hubo personal de la misma fuerza procedente de Santiago del Estero. Las caravanas estaban compuestas por camiones que traían armamento, municiones, equipos para comunicaciones y cocinas de campaña.

De celebridad tan blindada como su estructura, el quiosco de Francia y Junín frente a las Torres Dolfines estuvo entre los puntos allanados. Allí un equipo táctico de la TOE, compuesto por operadores de asalto y brecheros con herramientas pesadas, debió trabajar durante horas para irrumpir en una fortificación con paredes de hormigón y un techo conformado por una doble placa de losa.

De granito. A esta fuerza la convocaron para actuar en los búnkers de estructura más sólida, aportando equipos de irrupción y cercos de seguridad. Lo hicieron en Cerrito al 6500 (Villa Urquiza), Jacarandá al 600 (Las Flores), vías férreas entre Lavalle y Avellaneda, Flammarion 5580 (Las Delicias), Superí al 1900 (La Esperanza), Urdinarrain y Sánchez de Loria (La Cerámica), Melián y pasaje 509 (La Granada) y Uruguay al 8200.

En esta última dirección un grupo táctico de la TOE se sorprendió porque tras hacer colapsar dos paredes de concreto y un techo de hormigón con escotilla no daban con las personas que se sabía estaban adentro. Sólo cuando se abrió una brecha a partir una ventana mínima se pudo acceder a dos individuos mayores que fueron detenidos con armas y dinero. La Policía Federal que acompañó al personal de la TOE se encargó de la requisa de los búnkers, las actas y la búsqueda de testigos.

"Esta movilización de recursos para un operativo urbano es algo que nunca vimos antes", dijo un agente provincial con las moles edilicias de Puerto Norte a sus espaldas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario