Edición Impresa

Reclamo de carreros en el Concejo y el municipio

Un grupo de carreros de los barrios La Lagunita, Vía Honda y Empalme Graneros se movilizó ayer hasta el Concejo y la Municipalidad para rechazar el aumento de los controles a los recolectores informales.

Martes 04 de Septiembre de 2012

Un grupo de carreros de los barrios La Lagunita, Vía Honda y Empalme Graneros se movilizó ayer hasta el Concejo y la Municipalidad para rechazar el aumento de los controles a los recolectores informales, la restricción del radio de trabajo y la ordenanza (sancionada en 2010) que erradica progresivamente la tracción a sangre en la ciudad. En el Palacio Vasallo fueron recibidos por ediles con los que resolvieron formar una mesa de trabajo para revisar los puntos conflictivos durante la transición al nuevo sistema.

La movilización fue ruidosa y trasladó al centro de Rosario una postal de la periferia. Los carreros llegaron primero al Concejo, donde los manifestantes encendieron cubiertas y el humo envolvió en una nube negra el edificio. Luego fueron recibidos por un grupo de ediles y el resto se trasladó hasta el Palacio de los Leones, donde se repitió la escena: quemaron gomas e hicieron ruido bajo la llovizna, mientras más de veinte carros cortaban el tránsito.

Las quejas detonaron porque hace dos semanas se extendió el radio al que no pueden ingresar los carros (que antes era de Oroño, Pellegrini y el río Paraná) al área delimitada por 27 de Febrero y avenida Francia. Los otros reclamos tienen que ver con la ordenanza que dispone una transición hacia un sistema de recolección sin tracción a sangre, previsto para 2014.

"Estamos cansados de que los proteccionistas y Control Urbano nos saquen los carros. Sólo queremos alimentar a nuestras familias y no nos toman en ningún trabajo", dijo Daniel Nievas (Vía Honda).

En las puertas del municipio los carreros fueron recibidos por Susana Bartolomé, subsecretaria de Economía Solidaria municipal. "Tienen incertidumbre sobre las tareas a realizar cuando no puedan trabajar con el caballo", indicó. Luego aclaró que "el objetivo es que puedan reconvertir su actividad reemplazando el caballo, con inserción laboral o en algún emprendimiento de reciclado".

La reconversión es resistida por la mayoría de los carreros, un sector de gran vulnerabilidad: hay un 80 por ciento de analfabetismo y gran parte padece afecciones de salud, lo que impide su incorporación al mercado formal de empleo.

Informes

La comisión de Ecología del Concejo aprobó un pedido de informes sobre el plan de acción para sustituir la recolección por tracción a sangre. "Hay una ordenanza que no se cumple. El plazo para realizar propuestas era de 90 días", dijo la concejal del PRO María Julia Bonifacio. El proyecto, indicó, será aprobado el jueves próximo en el recinto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario