Edición Impresa

Reclamaron el rápido esclarecimiento y justicia por varios homicidios impunes

Familiares de víctimas de la violencia que sacude a la ciudad en los últimos años pidieron que alguien los escuche en la puerta de Tribunales. Piden que avancen las causas.

Miércoles 26 de Noviembre de 2014

"Estoy acá porque el lunes se cumplieron dos años de la muerte de mi hijo y a pesar de que hay una filmación en la que se ve que lo están acribillando, todavía no pueden encontrar al que lo mató", afirmó Susana Miño, la madre de Gustavo Serra, el joven de 29 años que recibió ocho balazos el 24 de noviembre de 2012 cuando salía de un boliche de Maipú al 800. La mujer pronunció esa afirmación la mañana de ayer en la puerta de los Tribunales provinciales, donde se reunieron familiares de personas que perdieron la vida en episodios violentos para reclamar el esclarecimiento de los casos.

Un racimo de lápidas de cartón recordaban a 30 personas asesinadas en los últimos años en Rosario. "Hoy nos reunimos en Tribunales para pedir justicia y seguridad para los que quedamos. Y, además, para pedir que nos escuchen", aseguró Susana enfundada en una remera con la foto de su hijo y un inscripción que rezaba "Justicia".

Causas paradas. Quienes se congregaron eran integrantes de "Sigo por vos", un grupo de mujeres y familiares de víctimas de crímenes sin "connotaciones políticas". Se autoconvocaron, según dijeron, por el aniversario de la muerte de Serra y con un reclamo concreto: que avancen las causas en las que se investigan las muertes de sus parientes. Entre quienes expresaron su bronca estuvo Alina Miranda, la madre de Leonel González, el joven de 18 años asesinado el 14 de febrero pasado en el cruce de la ruta 34 y Gascón. "Cuando venimos a los Tribunales no nos atienden. Todos los casos están frenados. Nadie hace nada y nos siguen matando a nuestros familiares. Queremos seguridad para la ciudad y celeridad en las causas para que descansen en paz nuestros seres queridos", reclamó Alina.

La mujer contó que a su hijo lo mataron cuando venía de trabajar de Ibarlucea. "Lo hicieron caer de un piedrazo para robarle la moto. Todavía no hay detenidos. La jueza de Menores (María Gabriela) Sansó me dijo que no pueden hacer nada porque (los sospechosos) son inimputables. Y el fiscal Adrián Cimino (estaba a cargo de la investigación) está con licencia médica. La causa está paralizada. Fui a pedir ayuda al Centro de Asistencia Judicial y el abogado que me asignaron está con parte de enfermo porque se quebró", se lamentó.

Alina también formuló un pedido: "En Rosario nadie nos escucha y nos asiste. Le pedimos a la gente que se una a nuestro reclamo porque estamos pidiendo seguridad para caminar por las calles tranquilos sin que nos roben o nos maten. A nosotros ya nos pasó y no queremos que a otras familias les pase lo mismo. Te revictimizan con la indiferencia que muestran y el desprecio a la vida humana", dijo.

Nombres y lugares. Betina Quinteros, la madre de Nicolás Brambilla, el joven de 19 años asesinado de tres balazos el 31 de agosto de 2013 en Colón y Garibaldi, también se sumó a la protesta. Según dijeron algunos amigos, la noche del crimen Nicolás recibió un llamado de "un tal Noel", que le pidió que lo acompañara al barrio de Tablada. Al llegar a Colón y Garibaldi, el pibe bajó del auto que manejaba Noel y fue a un bunker de venta de drogas.

Noel se quedó en el auto y cuando el chico entró al bunker para comprar o llevar algo que le habían encargado, se topó con tres personas que comenzaron a dispararle. Nicolás fue hasta el auto en busca de ayuda y al darse vuelta "le tiraron de atrás tres tiros". Eso es lo que declaró Noel en los Tribunales.

Quinteros sostuvo que en la causa no hay detenidos "porque se necesitan testigos y la gente no quiere hablar". El caso se tramita en el juzgado de Instrucción Nº12, a cargo de Mónica Lamperti, y el fiscal es Luis Schiappa Pietra. "La causa no está parada. Están haciendo lo posible para detener al sospechoso que es del barrio y está preso por otra causa. Los testigos tienen miedo, pero no están amenazados. La persona que estaba esa noche con mi hijo fue a declarar a la comisaria 11ª pero en los Tribunales desmintió la primera declaración en la seccional. Esto no fue un ajuste de cuentas. Fue una entrega. Lo mataron para robarle supuestamente un arma pero él no tenía un arma", afirmó.

También se sumó al reclamo de justicia María Luisa Navarro, la abuela de Melani, la nena de 5 años asesinada de un balazo en la cabeza el 22 de enero pasado cuando jugaba con otros chicos frente a su casa de Flammarión al 4900 y quedó en medio de una pelea entre bandas. "La causa está en proceso, pero esperamos que la Justicia condene a los autores", pidió la mujer. Claudio Daniel "Quico" Martínez y Claudio Germán "El cagón" Mansilla, los dos principales acusados del homicidio de la chica, fueron procesados por el juez Luis María Caterina por el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego.

Una causa con dos imputados

Por el crimen de Gustavo Ariel Serra la ex jueza Roxana Bernardelli procesó como partícipe primario César Arón Treves, un muchacho de 30 años acusado también de manejar el auto en el que escapó el asesino. Pero sigue siendo una incógnita quién disparó la mañana de 24 de noviembre de 2012 en una cochera de Maipú al 800, en el epílogo de una discusión iniciada en un boliche vecino. Por el mismo hecho fue procesado Rubén Darío “Papucho” Reyna por disparar contra el auto en el que huyó el homicida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario