Edición Impresa

Reclaman una mayor presencia de inspectores de tránsito en el centro

Reacciones tras la presentación de la batería de medidas para desalentar el uso del auto en el sector más neurálgico de Rosario. Comerciantes y concejales dicen que sólo con más agentes se logrará...

Sábado 09 de Noviembre de 2013

Empresarios, comerciantes y concejales coincidieron en remarcar que para que se cumpla el objetivo oficial de desalentar el ingreso de autos al centro —algo que se pretende lograr con una batería de medidas como más calles con prohibición de estacionamiento— será clave que haya inspectores de tránsito que lo controlen. Según remarcaron varias fuentes consultadas, hoy la ausencia es notoria, sobre todo en horarios de gran congestionamiento.

Rosario tiene un cuerpo de 250 inspectores. El titular de la Dirección General de Tránsito, Henry Fabro, señaló que en el último tiempo ingresaron 30 agentes y que el trabajo está dividido en cinco turnos (mañana, tarde, noche, especial de madrugada y feriados).

Los inspectores también participan como instructores en educación vial y fuera de turno supervisan espectáculos artísticos o deportivos.

El jueves, la Municipalidad presentó un plan para hacerle frente al caótico tránsito en el radio céntrico. En ese marco, proyecta ampliar la prohibición de estacionar en nueve calles, prolongar cien metros cada una de las peatonales San Martín y Córdoba y hasta abrir un nuevo carril exclusivo en Entre Ríos, desde Pellegrini a Tucumán. Las acciones se complementan con un fuerte impulso de las playas subterráneas, al estacionamiento medido y a limitar las cocheras privadas no renovando sus concesiones.

"De ninguna manera estamos dispuestos a matar al centro", afirmó el concejal por el FpV, Roberto Sukerman, y pidió que la propuesta incluya todas las voces. En su opinión, tránsito y transporte público "son medidas que no se pueden separar".

"El planteo de la Municipalidad es incompleto, modifica el tránsito pero no mejora el transporte de pasajeros. Si no hay un nuevo diseño de este servicio las propuestas aisladas tienden a fracasar; viven improvisando, no hay políticas a mediano y largo plazo".

El edil hizo foco en la falta de control del estacionamiento en lugares prohibidos. "Da la sensación de que la Municipalidad desprecia a los inspectores de tránsito", señaló.

Desde la Asociación Amigos de Peatonal Córdoba también reclamaron mayor presencia de inspectores en las calles. Hasta señalaron que con lo recaudado en multas se podría solventar a estos agentes, que hoy consideran ausentes. Pero más allá de esta observación, su titular, Nelson Graells, le puso un punto a favor del paquete de medidas que presentó la Municipalidad.

Lo primero que celebran es que los vehículos particulares sigan ingresando al centro. En opinión de Graells, a las medidas habría que darle dos pequeños retoques; como planear la seguridad para la futura peatonal entre Paraguay y Presidente Roca, ya que en esa cuadra hay muchos edificios con ingreso de vehículos.

Voces críticas. Para el concejal radical Jorge Boasso, las propuestas del Ejecutivo son parches de un conjunto de restricciones. "Prohibir estacionar en las calles y no renovar las autorizaciones a las estacionamientos privados es una contradicción, genera perjuicio y además puede haber demandas millonarias similares al famoso caso del edificio de cocheras de Mitre al 900", detalló.

Para el edil, "prohibir sin dar opciones de sustitución es un acto de irresponsabilidad, igual que no ejercer control de tránsito durante las 24 horas es un incumplimiento de los deberes; es querer matar al perro para que desaparezca la rabia", dijo.

Con mirada escéptica, el justicialista Diego Giuliano consideró difícil creer que con restringir el estacionamiento y prolongar dos cuadras las peatonales se pueda resolver algo. "Se necesitan playones de estacionamiento disuasivos gratuitos en los bordes el área central, incorporando pequeños colectivos que cada 15 minutos lleven y traigan a los conductores al centro", comentó.

Pragmático, llevó el problema al plano de la física. "Si entran 230 mil vehículos por día al centro de la ciudad y hay apenas 16 mil plazas en las cocheras privadas, esto no se resuelve solamente suprimiéndolas". Y apostó a un programa de garajes subterráneos, ya que "desde la época del intendente Luis Cándido Carballo no se construye ninguno de magnitud".

También de cocheras subterráneas habló la edila por el PRO, María Julia Bonifacio. "Presentamos un proyecto para regular su construcción fuera del microcentro", afirmó y dijo que los carriles exclusivos tuvieron resultados aceptables, pero con ello sólo no alcanza. Además, adelantó que su bloque está dispuesto a discutir el tema pero en una mesa de diálogo con todos los actores involucrados: "municipio, vecinos, comerciantes, entidades financieras y todos aquellos que pudieran verse afectados".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS