Edición Impresa

Rechazaron las apelaciones a los procesamientos dictados a Los Monos

El juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, quien el miércoles dictó el procesamiento de 36 personas por sus distintos grados de participación en una asociación ilícita liderada por la banda de...

Viernes 21 de Febrero de 2014

El juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, quien el miércoles dictó el procesamiento de 36 personas por sus distintos grados de participación en una asociación ilícita liderada por la banda de Los Monos, rechazó ayer todas las apelaciones planteadas por las defensas de los imputados abriendo así una disputa técnico jurídica que promete un arduo debate. Es que todos los abogados hicieron su planteo de apelación ayer mismo y de acuerdo a la normativa del viejo sistema penal santafesino. Pero el magistrado entiende que lo deben hacer bajo los mecanismos del flamante sistema que opera en la provincia desde el 10 de febrero último.

Hasta los primeros días del presente mes, la Justicia penal de Santa Fe se manejaba con un arcaico sistema inquisitorio y escrito. En ese marco, cuando los abogados defensores se notificaban de los procesamientos a sus clientes, les bastaba escribir de puño y letra en la última página del expediente su deseo de apelar y después se tomaban los días que el Código establecía para fundamentar esa decisión. Eso fue lo que ocurrió la mañana de ayer en el despacho del juez Vienna, por donde desfilaron todos los abogados vinculados a la causa.

Sin embargo, desde el 10 de febrero el nuevo Código establece que las defensas tienen 10 días hábiles para presentar por escrito y debidamente fundamentadas sus apelaciones, demostrando así "el gravamen irreparable" que el auto de procesamiento pueda hacerle a su cliente. Esto es lo que entiende el magistrado y así se lo hizo saber a los profesionales rechazando "por inadmisibles" los planteos por ellos presentados."Una vez que el juez lee esos fundamentos adopata la decisión", confió ayer un letrado. Y agregó: "Esto plantea una verdadera discusión jurídica que la mayoría de los defensores no compartimos".

En cuanto al principal sustento que tiene el auto de procesamiento del juez Vienna, que son las escuchas telefónicas que permitieron establecer el funcionamiento de una asociación ilícita para cometer una variedad de delitos que van desde las amenazas y los homicidios hasta el tráfico y comercialización de estupefacientes, y que fueron criticadas como "pruebas pobres" por varios de los defensores, desde Tribunales trascendió que "esas escuchas fueron registradas por la Secretaría de Inteligencia del Estado (Side) en colaboración con la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), desgrabadas y transcriptas por la policía santafesina y corroboradas línea por línea por personal del juzgado". Y, por las dudas, agregaron: "Los discos donde están registradas las grabaciones son inalterables".

El inicio. La megacausa de Los Monos empezó a ser investigada por el juez Vienna el 8 de septiembre de 2012. Entonces sólo se trataba del homicidio de Martín "Fantasma" Paz, un joven de 27 años acribillado a balazos cuando estaba junto a su pareja y su pequeña hijita a bordo de una flamante cupé BMW en la esquina de Entre Ríos y 27 de Febrero. La pesquisa de ese crimen fue abriendo un sinnúmero de puertas y ventanas por la que ingresaron valiosos testimonios que llevaron al magistrado a ver que detrás de ese hecho había una verdadera organización criminal integrada por civiles y policías, con lazos definidos y permanencia en el tiempo dedicada al "negocio de la violencia", como define el magistrado en su fallo de 408 páginas y una decena de anexos.

Al respecto, y después de que en el fallo ninguno de los procesados quedara imputado directamente por ese homicidio, fuentes tribunalicias confiaron a LaCapital que "esa investigación sigue abierta aunque hay claros indicios de quiénes y cómo lo organizaron y lo ejecutaron". En ese sentido, y como se ha publicado en ediciones anteriores de este diario, todo hace suponer que el prófugo Ramón "Monchi Cantero" Machuca junto al apresado Máximo Ariel "Guille" Cantero, el asesinado Claudio "Pájaro" Cantero y la madre de éstos, la también procesada Celestina Contreras, se pusieron de acuerdo en sacar del negocio a Paz (quien era hermano de la pareja de Pájaro) por "una importante diferencia de plata que había surgido entre ellos" en el negocio del narcotráfico. "El problema era de poder y de plata. Los Monos querían quedarse con la parte del negocio que manejaba Paz.

Aunque no hay escuchas en las que se haya registrado una orden precisa de asesinar a "Fantasma", desde la pesquisa se sostiene que "Monchi se cortó por las suyas, convocó a un sicario al que la noche del 7 de septiembre de 2012 le marcó a la víctima en un boliche de la zona sur y mandó a asesinarlo". No obstante el juez no tendría aún las pruebas suficientes para avanzar en la confirmación de esa hipótesis, procesar a quienes estén vinculados a la maniobra y mandarlos a juicio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS