Edición Impresa

Recapturan a 5 evadidos más de la seccional 15ª y 20 siguen prófugos

Para el fiscal la huida se debió a una negligencia más que a un facilitamiento. Pasaron a disponibilidad a los jefes de la seccional y reubican a 27 empleados en otros destinos. 

Martes 25 de Noviembre de 2014

A través de intensos allanamientos y procedimientos policiales en los cuales incluso hubo un tiroteo con un evadido, ayer resultaron recapturados doce de los 32 presos que protagonizaron el domingo una histórica fuga masiva de la comisaría 15ª de Rosario. El jefe de la Unidad Regional II pasó a disponibilidad a cinco policías de la seccional, entre los que están el jefe y subjefe, y reubicó al resto de la dotación, mientras se sustancia una investigación judicial ante posible negligencia. "Más que facilitamiento, lo que habría existido es negligencia, lo que desembocó en la evasión", indicó el fiscal a cargo de investigar lo ocurrido.

Las autoridades del gobierno provincial y los altos jefes policiales diagramaron rastrillajes para dar con los 20 reclusos, todos con procesamientos. Desde el domingo al mediodía éstos permanecen prófugos tras ganar la calle luego de aprovechar el horario del almuerzo para retener a uno de los agentes, reducirlo con un arma blanca y, bajo amenazas de matarlo, ordenarle a otra empleada policial que les habilitara la salida de la dependencia ubicada en Sarmiento y Ameghino.

Mientras que siete reclusos fueron recapturados en la vía pública el mismo domingo, ayer en distintos puntos de la ciudad efectivos policiales lograron detener a otros cinco, dos de ellos atrapados durante la mañana en la zona oeste tras un tiroteo con el resultado de un evadido herido.

Se trata Omar Héctor Ferreira, de 42 años, que recibió un disparo de arma de fuego en una pierna como resultado del enfrentamiento con la policía mientras trataba de escapar en la zona de pasaje 1735 al 8000, en jurisdicción de la comisaría 32º, en la zona oeste. Allí también se ubicó a otro de los fugados, identificado como Pablo Romero, de 25 años. Ambos están procesados por robo calificado (utilizaron armas).

En el marco de ese procedimiento, el comisario del Comando Radioléctrico, Fabián Díaz, indicó que a uno de los recapturados se le secuestró un revolver calibre 32 largo que utilizó para atacar a los efectivos de esa fuerza, que "tres personas más quedaron demoradas" como "encubridores" y se procedió al secuestrado de un auto marca Peugeot en el que los evadidos programaban continuar la fuga.

Luego, sobre las 13.30 otros tres reclusos fueron localizados en jurisdicción de la comisaría 19ª durante un patrullaje que realizaba un móvil del Comando en la zona de Roullión y Garibaldi. Los agentes advirtieron "movimientos sospechosos" en Pasaje 1816 y Aborígenes cuando varios hombres intentaban ingresar a una vivienda.

Entre ellos se encontraban Juan Eduardo Medina, de 25 años; Rodrigo Antonio Neira, de 19 años; y Franco Adrián Colla, de 22 años. Si bien lograron huir, fueron alcanzados y no ofrecieron resistencia.

Para dar con el resto de los evadidos, que al cierre de esta edición eran 20 (ver listado), se dispuso el despliegue de agentes del Comando Radioeléctrico, Guardia Infantería de la Jefatura Regional, Policía de Investigaciones (PDI) y la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).

Disponibilidad y traslado. El jefe de la Unidad Regional II, José Luis Amaya, señaló ayer que el pase a disponibilidad dispuesto para cinco empleados, incluidos los jefes de la 15, es una medida de carácter rutinario.

"Se define hasta que la investigación judicial determine si hay mérito para atribuirles responsabilidad alguna en la fuga. En el caso de los tres empleados en servicio por la situación obvia de haber estado presentes. En el caso de los jefes porque tienen una responsabilidad administrativa sobre el control del personal. Pero, insisto, son resoluciones usuales hasta tanto avance el trámite judicial", recalcó Amaya.

El jefe policial agregó que no fue una decisión grata para él imponer la disponibilidad al comisario Ronald Cuñe y al subjefe Juan Pablo Bagli. "Son oficiales que estaban muy bien conceptuados por su trabajo y que tenían un desempeño muy activo en su función".

Y sobre la determinación de reubicar en otras comisarías a los 27 miembros de la dotación, Amaya aclaró que ello "no supone para los empleados cuestionamiento de ningún tipo. Se lo hace para despejar cualquier duda respecto a preguntas insistentes sobre si estaban de alguna manera afianzados en esta seccional. El recambio de planteles de comisarías no es ninguna cosa anormal".

Desde el Ministerio de Seguridad, en tanto, se dispuso que la dependencia policial quede ahora bajo la jefatura de la comisario Marisa Dutra.

Cuñé era el jefe de la comisaría 10ª cuando en octubre de 2013 se produjo en esa jurisdicción el atentado a la vivienda del gobernador Antonio Bonfatti. La jueza Alejandra Rodenas le tomó por ese hecho declaración como testigo.

Investigación. El fiscal a cargo de la investigación penal de la masiva fuga, Patricio Serjal, indicó e que "más que facilitamiento lo que habría es negligencia policial que desembocó en la evasión".

"La fiscalía ha tomado medidas hacia el personal policial, se ha formado una causa penal por la evasión culposa respecto del personal policial que estaba en la comisaría en ese momento (tres efectivos), y se ha hecho extensiva la medida al jefe de la comisaría", informó.

"No hemos tenido acceso aún a las cámaras, es todo muy reciente y hemos procurado buscar a los evadidos, que es el primer objetivo", agregó Serjal. Y amplió que en la comisaría 15ª había alojados "46 presos en dos pabellones, uno grande, habitado por 41 o 42 reclusos, y uno más chico donde se hallaba el resto".

Tres efectivos frente a 46 detenidos

El jefe de Unidad Regional II, José Luis Amaya, fue consultado ayer reiteradamente sobre algo obvio. ¿Era lógico en una comisaría en la que había 46 internos en el penal tener solo tres efectivos en la guardia? “La investigación va a determinar si tres policías eran suficientes para esa situación, si se habían acatado las órdenes de control de penal, y ciertos protocolos para entregar la comida”, dijo Amaya.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario