Edición Impresa

Rebalsó el vaso

La policía en diciembre fue la última gota. La sociedad tomó nota. Bajos salarios. Hicieron huelga. No respetaron las jerarquías. Se rebelaron.

Sábado 05 de Abril de 2014

La policía en diciembre fue la última gota. La sociedad tomó nota. Bajos salarios. Hicieron huelga. No respetaron las jerarquías. Se rebelaron. Eternamente acusados de coimeros, de vagos e indolentes, de inservibles, de prepotentes y abusadores, de infiltrados por la economía de la droga y al servicio de barras bravas y delincuentes, los policías hicieron una huelga por dineros ante las autoridades políticas, en ese momento impotentes, desprevenidas, torpes rehenes de los violentos. Desde una suerte de sindicato clandestino se pidió la sindicalización de quien tiene la pistola al cinto. Nada quedó en pie. Fue la gota, comenzó el sálvese quien pueda.

El piquetero Luis D'Elía trompeando frente a las cámaras en nombre del gobierno es parte del desquicio. Eso y sus economías familiares. Tomó una comisaría. Sigue libre.

Todos los piquetes cortando calles, rutas, puentes son parte indivisible del estropicio. Doce supuestos pescadores cortando el puente Rosario-Victoria. Los discursos de Néstor Kirchner alentando el corte del puente internacional en Gualeguaychú. Meses de corte.

La convalidación del piquete como forma de diálogo instauró que primero se pega y después se pregunta quién es. Hagamos un piquete, que vengan los medios y explicamos de qué se trata. Todo periodista que convalidó un piquete sumó al gradiente de violencia. Todo político que acompañó sumó a la validación. Nunca la violencia es buena. Y nunca es eso: nunca.

Por más de una década, en el siglo XXI, el gradiente de violencia fue y fue positivo. La sociedad no deliberó, ni gobernó, ni se informó ni peticionó sino por medio del piquete. Se tomaron calles, predios, edificios, cuarteles, universidades, clubes, hospitales, tribunales ¿Qué se esperaba? El mensaje es demasiado claro como para ocultarlo. Se esperaba obtener por la violencia una resultante favorable, sectorialmente favorable ¿Qué mensaje bajaba? La sociedad acepta, da paso a la violencia como forma de expresión, como lenguaje. Sin bromas, eufemismos o mentirillas. El piquete es violencia. Festejar un piquete fue festejar la violencia. Mandan los violentos ¿Qué dijo CFK cuando dijo "vamos por todo"?

El escrache con nombre y apellido a periodistas, decanos, militantes, jueces, el festejo de los barrabravas delincuentes, en connivencia con dirigentes, policías, fiscales y jueces, el desconocimiento de la ley por parte de los poderosos baja más hectolitros al vaso. Festejar los denuestos de Hebe de Bonafini en la tribuna, en la televisión, en los actos, es convalidar que la ametralladora es un argumento de discusión política.

En la Argentina muere un jubilado cada cuatro días en un hecho violento. Hubo un total de 658 piquetes en el mes de marzo (fuente: Diagnóstico Político). Trabajadores estatales 241, vecinos autoconvocados 122. Empleados públicos y mi tía Pepa. No hay un Estado ausente, hay un Estado Cobarde que hace mas de 15 años que huye de la realidad. Hacia la nada con De la Rúa. Hacia la cháchara con Duhalde. Hacia el relato fantástico con la Dinastía de El Calafate. Helicóptero, tapa de Clarín, bóveda. "Help aryentain"

La nada, la cobardía, el enriquecimiento ilícito. Peronistas volteando radicales, peronistas volteándose por sus brazos de la ley, que ya eran independientes, y finalmente la Dinastía Calafate instaurando una monarquía de baja intensidad a la que resisten los grupos no integrados (los integrados conservaron honores y dividendos) dieron una resultante. Miedo Urbano. Sociedad con códigos de la droga. Corrupción estructural. Los tres elementos se agregaron a las dos deudas que se arrastran desde el siglo XX. Justicia Social y Democracia (Republicana, Representativa, Federal).

La Justicia no condena y la libertad se asusta. Se insiste: ¿qué se espera de una sociedad que recibe día tras día este mensaje? Cualquiera sabe, el destino de Amado Boudou será el que hoy representa María Julia Alsogaray. Una presa detenida y casi condenada para significar toda la década del peronismo menemista. Boudou mañara tendrá ese destino, pero: ¿un solo preso por la década del peronismo kirchnerista? La intuición de impunidad rebela. Y las valijas a kilo por millón indignan, se retuerce en la panza la impotencia. Estalla. Rebalsa.

Cualquier aprendiz de sociólogo sabe que la bipolaridad se da entre orden y libertades individuales y que la democracia debe pendular, sosteniéndose como lo que es: un medio perfectible de sobrevida en la sociedad. Estamos desequilibrados. El agua llegó hasta el borde.

Concejales, secretarios, intendentes, diputados, senadores, ministros, gobernadores, diputados y senadores nacionales, ministros, jueces y miembros de la Corte, Cristina y sus vasallos de palacio deberían ser advertidos: no son periodistas, son El Estado. No comenten lo que pasa. Esa es nuestra tarea. Han perdido diez años. Los chicos de la escuela primaria en el 2003 ya son mayores. Está rebalsando el vaso.

Por Raúl Acosta

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario