Edición Impresa

Ratifican la condena de un año de cárcel a Berlusconi por fraude fiscal

El Tribunal de Milán confirmó ayer la condena en segunda instancia a un año de cárcel del ex premier italiano Silvio Berlusconi por fraude fiscal en la adquisición de derechos televisivos para su...

Jueves 09 de Mayo de 2013

El Tribunal de Milán confirmó ayer la condena en segunda instancia a un año de cárcel del ex premier italiano Silvio Berlusconi por fraude fiscal en la adquisición de derechos televisivos para su imperio audiovisual Mediaset. La Corte "declaró inadmisible el recurso de apelación" presentado por el ex premier a la condena pronunciada en primera instancia en octubre de 2012, que lo condenaba a cuatro años con reducción a un año gracias a una amnistía aprobada en 2006. La sentencia aún no es firme ya que la legislación italiana permite tres instancias y se espera que la defensa presente una última apelación de forma inmediata. Pero llegado el caso de que se confirme la condena, Il Cavaliere, diría adiós a su vida política.

Berlusconi, que tampoco podrá ejercer cargos públicos por cinco años y tres en puestos empresarios (si se confirma la sentencia le costaría su actual banca como senador), fue juzgado por aumentar artificialmente el precio de los derechos de difusión de películas, compradas por sociedades pantalla de su propiedad y vendidos a su imperio audiovisual Mediaset, un sistema que permitía al grupo reducir los beneficios en Italia y pagar menos impuestos. "Sabíamos que iba a ocurrir", reaccionó el abogado del magnate de las comunicaciones, Niccoló Ghedini, quien presentará recurso ante la Corte de Casación, con lo que se suspende la aplicación de la condena.

Berlusconi, de 76 años, quien regresó activamente a la vida política italiana como líder de la derecha tras las elecciones de febrero, recibió el fallo en su residencia romana junto con un grupo de copartidarios. "Es una persecución contra el líder de 10 millones de electores", comentó indignado el ex presidente del Senado, Renato Schifani.

El principal tribunal de apelaciones de Italia rechazó esta semana una solicitud de Berlusconi de trasladar sus causas fuera de Milán, donde dijo que no podría tener un juicio justo porque los jueces estaban en su contra.

La pena probablemente no será aplicada con lo que Berlusconi se libraría de ir a la cárcel, ya que el delito prescribe a mediados de 2014, pero de todos modos afecta su credibilidad en un momento político delicado tras la alianza a fines de abril entre las dos mayores formaciones, de derecha e izquierda, para formar un gobierno de unidad que enfrente la grave crisis económica y social que atraviesa Italia.

El proceso contra Berlusconi —que enfrenta otro juicio por pagar a una menor por sexo— se inició hace casi siete años, fue suspendido en varias ocasiones y en particular en 2010 después de que se adoptara una ley que acordaba impunidad penal durante 18 meses a Berlusconi, entonces premier. La ley fue anulada parcialmente el año siguiente por la Corte Constitucional, lo que propició la reanudación del proceso en su contra. Fue condenado además a una pena mayor a la que pidió en primera instancia la fiscalía, que era de tres años y ocho meses de cárcel.

Los dos tribunales de Milán condenaron a Berlusconi por la compraventa fraudulenta de los derechos de transmisión de películas estadounidenses por parte de su grupo Mediaset entre 1994 y 1999, para evitar el fisco y desviar millones de euros a cuentas bancarias en el exterior. Según sostienen las dos sentencias, el ex premier infló los precios reales de los derechos de las películas, fijándolos en 368 millones de dólares entre 1994-1998, mientras que entre 2001-2003 esa cifra descendió a apenas 40 millones de euros. La evasión ascendió a 17.500 millones de liras en 2000, 6,6 millones de euros en 2001, unos 4 millones de euros en 2002 y 2 millones de euros en 2003.

Ejército de abogados. En los 90, poco después de lanzarse al ruedo político, fue condenado varias veces en primera instancia por corrupción, falsos balances y financiación ilícita de partidos políticos. Desde entonces, gracias a un ejército de abogados, ha sido absuelto en casi todos sus juicios por los que era juzgado o los delitos cayeron en prescripción. Il Cavaliere es una de las figuras más controvertidas y a la vez carismáticas de Italia, ya que concentra un enorme poder económico y político. Fue tres veces premier y protagonizó inéditos escándalos sexuales, judiciales y grandes metidas de pata internacionales.

Para que esta condena se haga efectiva, la tercera instancia judicial italiana deberá fallar en el próximo año, antes de que el delito de fraude fiscal cometido por Mediaset prescriba en junio de 2014. También esta prevista una nueva audiencia del juicio por pago por mantener sexo con una menor para el 13 de mayo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS