Edición Impresa

Ratifican la condena contra un joven por el crimen de "Pimpi"

La Cámara Penal ratificó la pena de seis años y medio de prisión contra Emanuel Suárez, quien había sido absuelto en el juicio oral.

Martes 17 de Junio de 2014

Tres años atrás Emanuel Suárez se iba absuelto del juicio oral por el crimen de Roberto "Pimpi" Caminos, pero tiempo después fue condenado en una revisión del caso. Ayer la Cámara Penal confirmó su pena a seis años y medio de prisión como partícipe del asesinato. Se trata del tercer sentenciado por el homicidio ocurrido en marzo de 2010.

Suárez había participado hace tres semanas de una audiencia de apelación en la cual sus abogados argumentaron contra el fallo y pidieron su libertad. Luego del debate, él tomó la palabra: "Soy inocente de todo lo que se me acusa. Ya lo comprobó el juicio", dijo el joven de 27 años, preso desde octubre pasado.

Unánime. Los camaristas Otto Crippa García, Adolfo Prunotto Laborde y Guillermo Llaudet revisaron las evidencias del juicio oral y ayer el primero de ellos, como presidente del tribunal, dio a conocer el veredicto en una nueva audiencia. Así confirmó en forma unánime la condena a seis años y medio como partícipe secundario de un homicidio agravado por el uso de arma. En un acto breve, Crippa García leyó sólo la parte resolutiva del fallo.

"Vamos a tomar un tiempo para leer el fallo y evaluar la alternativa de seguir acudiendo a instancias superiores", dijo el abogado Marcelo Piercecchi, quien representa a Suárez junto a Fernando Mellado.

La confirmación de la condena llega tras un largo derrotero. En 2011 Suárez fue absuelto en un juicio oral en el fueron condenados René Ungaro y Carlos Alberto Godoy, quienes cumplen penas de 11 años como coautores del crimen. Las pruebas principales fueron los cruces telefónicos entre ellos y sus desplazamientos por la zona del crimen detectados por antenas de celulares.

Si bien Suárez fue absuelto, esa decisión fue apelada por la fiscalía. La Cámara Penal ordenó dictar una nueva sentencia y la Corte Suprema provincial se pronunció en el mismo sentido. Así, en diciembre pasado un nuevo tribunal integrado por Jesús Rizzardi, Alejandro Negroni y Julio César García repasó los videos del juicio y concluyó que Suárez colaboró con los asesinos al pasar en moto frente a un bar y aportarles el dato de que Pimpi estaba en el lugar, lo que dio pie al ataque a tiros.

Cinco tiros. El ex líder de la barra de Newell's, en ese entonces retirado de la conducción, fue asesinado en la puerta del bar Ezeiza, de Servando Bayo al 1400, la madrugada del 19 de marzo de 2010. Fue a las 5.25, cuando un hombre se le acercó en la vereda y le disparó cinco tiros. La reconstrucción judicial del hecho planteó que "Ema" Suárez, en comunicación constante esa noche con Ungaro y Godoy, les pasó el dato de la presencia de Pimpi. Que cerca de las 2 Ungaro y Godoy pasaron en auto y después se fueron a bailar, pero volvieron a las 5.20 y uno de ellos se bajó con un arma 9 milímetros que disparó cinco veces.

En su descargo, Suárez afirmó haber estado toda la noche con amigas en una casa de Teniente Agnetta al 2100. Pero los camaristas desestimaron esa versión porque el informe de llamadas de Nextel lo ubicó en la zona del ataque. Y un testigo afirmó haberlo visto en el boliche Bonita, donde estuvieron los atacantes esa madrugada. Consideraron probado que obró para "identificar, apoyar y dotar de información a los autores".

Los camaristas tuvieron en cuenta la primera declaración de Suárez en un juzgado de Instrucción, donde dijo conocer detalles del plan homicida aunque sin asumir una participación. Con "detalles y circunstancias no conocidas" hasta ese momento explicó "cómo se planificó y ejecutó el suceso" y "quiénes lo hicieron". "Ninguno sabe al día de hoy lo que yo sé", dijo entonces Ema, en un aporte que según sus abogados fue obtenido bajo coacción. Un supuesto que ahora el tribunal de revisión no convalidó.

Para los camaristas está acreditado que Godoy y Ungaro "le dijeron a Suárez qué iban a hacer, en contacto telefónico. Cabe preguntarse de qué podrían necesitarse llamadas varias como las registradas si no hubiera sido para obtener o pasar información". También, que esa noche Suárez fue en una moto Crypton roja desde la casa de Teniente Agnetta hasta la zona de Ezeiza, donde la antena captó su teléfono a las 23.27, entre la 1 y las 2, en una llamada de las 2.33, a las 4 y a las 5.38.

Se detectaron nueve llamadas entre Suárez y Godoy. "El número de 111 llamadas —señaló el fallo—entre las 23 del 18 de marzo y las 7 del 19, todas en una noche, son claramente indicativas del lugar donde estaba, cómo se movió y que buscó obtener información para la posterior consumación del asesinato. Las llamadas esenciales eran en la zona donde se produjo la muerte y con los matadores".

Otra causa. Suárez está en prisión desde octubre pasado, cuando fue detenido por portar una pistola 9 milímetros junto a una chica con la que llegó a la guardia del Heca. Por esa causa fue procesado por el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna y le dictaron la prisión preventiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario