Edición Impresa

Rally Dakar: Lo corrió 30 km y volvió para contarlo

Orlando Terranova ganó ayer la segunda etapa de su vida (ver aparte), la primera de esta edición 2014, y sigue siendo el único argentino en lograrlo en la categoría principal, de autos.

Viernes 17 de Enero de 2014

Orlando Terranova ganó ayer la segunda etapa de su vida (ver aparte), la primera de esta edición 2014, y sigue siendo el único argentino en lograrlo en la categoría principal, de autos. Pero además es el piloto de este país que más veces corrió el Dakar: 8 . Y así como Orly tiene el récord, hay otros que apenas sí se dieron el gusto de disputar uno solo. Es más, durando apenas unos kilómetros. Pero nadie les quita el orgullo de haberlo intentado, aún al costo de pagar con dos años de recuperación física. Ese es el curioso caso de Ademar Heguiabehere. No sólo porque es de la vecina localidad de Venado Tuerto, sino porque su efímero intento lo hizo a los 50 años en 2011, terminó rápido en un terrible accidente y hoy volvió a la competencia que siempre soñó, pero como preparador mecánico en el equipo PSG Racing (Patagonia Sport Group) de Pablo Copetti. De debutar en un cuatri, ahora lo asiste y "pasé de que me esperen a la incertidumbre de tener que esperar". Y si le dieran una nueva oportunidad, se lanzaría de nuevo al camino.

Tardó dos años en recuperarse. Eternos. Dejó jirones en el camino, y aunque no se le pregunta ni lo dice, también tuvo consecuencias económicas cumplir el sueño de su vida. Pero ahora está de vuelta desde otro lugar, pero con la misma pasión. El venadense Heguiabehere (vivió además 23 años en Chovet), Pajarito para sus amigos, tuvo su momento de gloria en 2011, después de una dilatada trayectoria en cross country en cuatriciclos, y nadie le va a quitar ese orgullo, pese a que su primer y único Dakar duró apenas unos 30 kilómetros, con una Yamaha de 900 cc, ya prohibidas.

"Aunque en ese momento no me acordaba de nada, a medida que me fui recuperando tuve claro todos los detalles del accidente. Lo que pasó es que fue un enlace muy largo desde Victoria a Alpha Corral, de 500 y pico de kilómetros. Y al llegar al sitio de largada me enteré que ya había como diez cuatri con problemas. Ahí me picó el bichito y aceleré, para así ganar posiciones y no largar tan atrás al día siguiente. Pasé a muchas motos inclusive hasta que tuve que esquivar una que se me cruzó en el camino. La curva era a la izquierda y enseguida a la derecha, y no tuve tiempo de nada. Cuando me acordé estaba volando y golpeando con el casco unos cuantos metros más allá", relató ayer en el campamento de El Salvador, mientras esperaba la llegada de Santiago Hansen, el único del team en pie ya que Copetti (dormía al momento de la entrevista en un catre y ni se mosqueó) abandonó.

"Creo además que con Rafal Sonik (el mismo polaco que hoy marcha 2º en la general y al que había conocido en el Rally dos Sertoes en Brasil) cometimos un error. Salimos con libras de más en los neumáticos y se deslizaban. Estaban muy duros. No por nada en la misma etapa él se cayó también unos metros más adelante, se quebró la muñeca y también abandonó", se explayó.

Así, de disfrutar como lo venía haciendo, por el cariño de la gente y toda la preparación desde que Sonik le ofreció ser su mochilero, pasó a una sala de terapia intensiva en el hospital San Roque de Córdoba, donde permaneció una semana. "Me operaron del húmero izquierdo que lo perdí. Tengo una placa de titanio con ocho tornillos y conviví con la infección que provocaba durante dos años. Recién ahí puedo decir que me curé del todo", porque antes esperó tres meses para que se les disolvieran del todo un coágulo cerebral y uno de pulmón.

Con todo eso, su familia ya le dijo que se olvide de volver a correr, pero "esa adrenalina siempre está". Es consciente igual que "por la edad y porque todo ha cambiado en estos tres años se haría difícil. Prácticamente no hay lugar para amateurs ni aventureros en el Dakar, todo se ha profesionalizado y es más duro que antes correrlo", dice. Pero si se lo ofrecieran, "me prepararía muy bien y lo haría, sin dudas. No tengo plata para eso, porque se necesita mucho, pero si apareciera alguien dispuesto, ¿por qué no?".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS