Edición Impresa

Rajoy rechaza una reforma constitucional federalista y sólo acepta retoques menores

Según un sondeo publicado por el diario catalán La Vanguardia, el 75% de Cataluña es partidario de la reforma de la Carta Magna. El 48% considera que podría suponer una mejora para la región.

Domingo 07 de Diciembre de 2014

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, cerró la puerta a una reforma en sentido federal de la Constitución española, coincidiendo con el 36 aniversario de la Carta Magna de la democracia, de 1978. Pero sí aceptó reformas en asuntos “puntuales” y de menor porte. “Sólo estaría de acuerdo a reformar algún tema muy concreto”, dijo en un acto celebrado en el Congreso de los Diputados, en el que no estuvieron los partidos nacionalistas ni Izquierda Unida, tercera fuerza del Parlamento. “Estoy abierto a todos los planteamientos que se hagan, siempre y cuando no afecten a la unidad de España, la soberanía nacional o la igualdad y los derechos de los españoles”, aclaró Rajoy.

   El Partido Socialista (PSOE), el más importante de la oposición, aboga desde hace meses por un cambio del texto constitucional para dar salida a la tensión en Cataluña, región que el 9 de noviembre celebró una “simbólica” consulta independentista. El joven líder de los socialistas, Pedro Sánchez, reiteró ayer que la mejor manera de “defender” la Constitución es “renovarla y adaptarla a los parámetros del siglo XXI”. Sánchez aboga por una reforma en sentido federal para de esa forma retener a los catalanes dentro de España. El PSOE propone la reforma de la Carta Magna como una “tercera vía” entre el secesionismo del gobierno de Cataluña, impulsor de una hoja de ruta con la que pretende alcanzar la independencia en un año y medio, y el centralismo cerrado del Ejecutivo de Rajoy. “Estoy convencido de que la reforma constitucional se abrirá paso. Voy a continuar tratando de convencer al presidente del gobierno”, dijo Sánchez.

   Según un sondeo publicado por el diario catalán La Vanguardia, el 75% de Cataluña es partidario de la reforma de la Carta Magna. El 48% considera que podría suponer una mejora para la región.

La Carta de 1978. La Constitución española vigente fue aprobada en 1978, después de votarse en referéndum, y supuso la culminación de una ardua transición hacia la democracia en España, tras la dictadura de Francisco Franco (1939-1975). Desde entonces se ha modificado en dos ocasiones. La primera, en 1992, para incluir el derecho de los ciudadanos europeos a votar y ser elegidos en elecciones municipales. La segunda, pactada entre el PP de Rajoy y el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011, reformó el artículo 135, en pleno apogeo de la crisis económica, y tuvo como objetivo garantizar el principio de estabilidad presupuestaria. Ahora el PSOE, bajo la nueva dirección de Sánchez, quiere dar marcha atrás con esta segunda reforma.

   Rajoy remarcó que acepta sólo “cambios puntuales” en la Constitución. “Ahora las prioridades son la situación de la economía” y la lucha contra la corrupción, advirtió. Sobre reformar la Constitución, Rajoy ha insistido en que se debe “ser serio y saber lo que se quiere reformar. En esto no se puede frivolizar, no es aceptable que la parte que tuvo la iniciativa en la revisión del artículo 135 ahora diga que ya no vale”. Para Rajoy la verdadera reforma está en la Unión Europea,y sus grandes cambios económicos: unión bancaria, unión fiscal, un presupuesto europeo y los llamados “eurobonos”. “Ese es un cambio estructural por el que debemos apostar. El mundo va a más apertura, y los Estados que quieran progresar tienen que estar en ese debate”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario