Edición Impresa

Racing: El presidente Cogorno renunció vía Twitter

No es casualidad que Racing esté como está. Y no porque pelee el descenso, ni porque perdió sobre la hora ante Newell's, ni porque esté último en las posiciones. Es que sus dirigentes están todos peleados, una vez más y van...

Martes 24 de Septiembre de 2013

No es casualidad que Racing esté como está. Y no porque pelee el descenso, ni porque perdió sobre la hora ante Newell's, ni porque esté último en las posiciones. Es que sus dirigentes están todos peleados, una vez más y van... Ayer fue un día por demás agitado. Tanto que su presidente Gastón Cogorno presentó su renuncia, vía Twitter, aunque sólo si sus vices Rodolfo Molina y Víctor Blanco, con quienes está enfrentado, también lo hacen. Entonces sí, luego convocaría a elecciones extraordinarias.

El día empezó con pintadas amenazantes en el estadio Juan Domingo Perón, donde el plantel superior a las órdenes de Carlos Ischia se entrenó con normalidad. Continuó con una "toma" a la sede social de Avellaneda, donde tres barrabravas se llevaron la computadora del contador del club. Y terminó con la decisión de Cogorno, que confirmó los rumores de las horas previas.

"Mi renuncia está a disposición, esperando las de Molina y Blanco para que la gente elija democráticamente al nuevo presidente", publicó Cogorno en su cuenta oficial de la red social Twitter (@gcogorno). "Mañana (hoy) espero las renuncias para el llamado a elecciones. Si no, que den un paso al costado y nos dejen seguir trabajando", completó con firmeza el presidente que en diciembre de 2011 arrasó en las elecciones con un 68 por ciento de los votos y no quiere dejar su sillón presidencial servido para Molina.

Esta situación es producto de la feroz interna entre ambos sectores —Cogornistas y Molinistas— que empezó en enero pasado y recrudeció en las últimas semanas, sumado al mal pasar futbolístico del equipo, que lo tiene último en el torneo Inicial y sin haber podido ganar.

El caótico lunes arrancó con los grafitis en el estadio que parecieron respuesta directa a los que se habían encontrado el domingo contra el presidente Gastón Cogorno. "Andate Molina puto ortiva golpista (sic)", decía el mensaje que se podía leer en una de las paredes del estacionamiento del Cilindro de Avellaneda, ubicado sobre calle Colón, justo al lado de una casa tomada que, según la Justicia, le pertenece al club. Es que el sábado, tras la derrota ante Newell's, pintaron sobre una de las paredes del pasaje Corbatta, por donde ingresan los jugadores y empleados del club cuando no hay partido, un claro mensaje para el presidente: "Chau, Cogorno".

Hacia el mediodía de ayer, mientras los jugadores finalizaban el entrenamiento en una de las canchas auxiliares del estadio, se conoció que al menos tres integrantes de la barra brava de la Academia ingresaron a la sede social con la amenaza de "tomarla". Hablaron con el gerente y le pidieron que desaloje, pero en el edificio ubicado en la avenida Mitre 934 ya no estaban en sus puestos de trabajo ninguno de los 30 empleados.

Ante esta situación, también se suspendió la conferencia de prensa que estaba prevista con el mediocampista Agustín Pelletieri, luego de la práctica.

La interna política recrudeció la semana pasada cuando Molina pidió (y provocó) en comisión directiva la renuncia de dos personas muy cercanas al presidente: Roberto Fabián Ayala, mánager del equipo, y Leandro Rodríguez Hevia, su secretario. De esta forma, el presidente quedó debilitado, con un único aliado dentro de la CD, que es el secretario general Cristian Devia.

Son horas decisivas para la vida política del club, que más allá de la crisis futbolística —todavía no ganó en el torneo Inicial y está a 14 puntos del descenso—, debe enderezar el rumbo en los escritorios.

Unidos desde el 2008, peleados hoy

En 2008 Molina y Cogorno fueron presidente y vice, cuando ganaron las elecciones. En 2011, la dupla invirtió el orden. Sin embargo, la relación comenzó a tener fricciones hasta llegar a la gran pelea actual.

En el plano futbolístico, la renovación de contrato del DT Luis Zubeldía y el posterior pedido de renuncia cuando sólo había dirigido 4 partidos en el torneo Inicial (1 empate y 3 derrotas) abrió otro frente de conflicto. La elección del sucesor no fue sencilla, pero se delegó en el mánager Roberto Ayala, quien poco después de elegir a Carlos Ischia puso fin a su ciclo.

Idas y vueltas, peleas, un combo que hoy puede explotar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario