Edición Impresa

Quieren subir un 30 por ciento la capacidad de ingreso a los boliches de la ciudad

Los empresarios buscan mayores recursos y aseguran que la reforma de la ordenanza no afecta la seguridad de clientes y vecinos.  

Miércoles 23 de Abril de 2014

Los dueños de boliches reclamarán hoy ante el Concejo un aumento del 30 por ciento en la capacidad para recibir clientes en los grandes locales bailables que funcionan en la ciudad. Los empresarios pedirán a los ediles que incrementen el denominado factor ocupacional, que hoy permite por metro cuadrado el ingreso de una persona y media, para llevarlo a dos. En promedio, en las discos rosarinas entran cada fin de semana unas mil personas y, de prosperar el planteo, se elevaría a 1.300. La solicitud se fundamenta en mejorar la ecuación económica del sector, sin afectar la seguridad de clientes y vecinos.

Hoy, a las 10, los integrantes de la Cámara de Esparcimiento Nocturno (CEN) formalizarán el pedido ante los ediles de la comisión de Gobierno, que, desde hace unas semanas, todos los miércoles reciben a los actores de la noche para analizar reformas a la regulación de la actividad.

"Vamos a solicitar que se adopte el mismo factor ocupacional que tienen muchas ciudades del país, entre ellas Buenos Aires, porque en Rosario el indicador está muy bajo", anunció Sergio Willy Spagnolo, vicepresidente de la CEN.

Actualmente, de acuerdo a la ordenanza Nº 7.218, sancionada en 2001, se permite el ingreso de tres personas cada dos metros cuadrados. Es decir: un proporcional de 1,5 personas por metro cuadrado.

Según Spagnolo, hace unos años el gobierno porteño "endureció sus controles después de la tragedia de Cromañón, pero mantuvo en dos personas por metro cuadrado la capacidad de ingreso en los locales bailables de la Capital Federal porque está comprobado que no afecta la seguridad de los boliches".

Para el vicepresidente de la CEN, "aumentar la capacidad de los boliches de Rosario no perjudicará el descanso de los vecinos y tampoco afectará la integridad de quienes van a bailar".

Al respecto, señaló que lo importante es fiscalizar "que haya salidas de emergencia correctamente señalizadas y ubicadas" para garantizar una rápida evacuación de los asistentes y otras medidas de seguridad edilicias.

Spagnolo resaltó que, de aumentar el número de clientes que pueden entrar a los boliches de la ciudad, "no habrá impacto respecto del disfrute dentro del local, porque no es que la gente no va a tener lugar para moverse".

El empresario admitió que la medida que promoverán en el Palacio Vasallo apunta, "en parte, a mejorar la ecuación económica del sector, que está pasando uno de los peores momentos de la historia en cuanto a la rentabilidad".

En ese sentido, mencionó: "En los últimos meses subieron muy fuerte los alquileres, la carga tributaria y los adicionales. Por sólo mencionar un ejemplo, un adicional de tránsito cuesta 600 pesos por noche".

La cámara agrupa a una veintena de grandes boliches que abren semanalmente en Rosario con una capacidad promedio de mil espectadores.

La principal disco para mayores de la ciudad (Madame, ubicada en Brown al 3100) está habilitada para recibir hasta 5 mil personas, entre todos sus niveles.

En la CEN aseguraron que el factor ocupacional es una de las cuestiones que más controla la Municipalidad cuando establece puntos fijos de fiscalización y corta el ingreso al llegarse al máximo permitido.

En la Intendencia confiaron a La Capital que no ven con malos ojos la reforma que promueven los dueños de los boliches. "Es algo lógico, viable y que no tiene impacto en la seguridad, tanto interna como externa de los locales", confió un funcionario del Ejecutivo.

Igualmente, en el gabinete municipal aclararon que la decisión final sobre los cambios en la regulación de la noche la tendrán los concejales. En los últimos años, la Intendencia amagó varias veces con enviar un mensaje propiciando cambios en la ordenanza de espectáculos públicos, pero su intención nunca fue más allá de un borrador.

La comisión de Gobierno pretende avanzar con la temática en 2014, año no electoral, con el tratamiento de un tema sensible que involucra a jóvenes, vecinos y empresarios de la noche con intereses cruzados. No será sencillo: en ese espacio de trabajo hay varias iniciativas para aggiornar la normativa que regula la noche.

Hora de cierre y zonas, otros ejes del debate

Además del factor ocupacional, la Cámara de Esparcimiento Nocturno (CEN) llevará hoy al Concejo otras definiciones al debate sobre la reforma de la regulación de la noche rosarina. Entre ellas, su rechazo a ampliar el horario de funcionamiento de los boliches y ciertos reparos a la promoción de nuevas zonas para radicar discotecas.

“Nos parece que el horario de las 5.30 como tope para bailar es más que razonable y no vemos razones para extender la noche de los jóvenes”, planteó Sergio Spagnolo.

Respecto de nuevas zonas de promoción para radicar boliches, dijo: “Debe hacerse con mucho cuidado, con capacidad de proyección en el tiempo. Hace diez años se promovió Pichincha y ahora es una zona residencial con mucha gente viviendo, y eso genera conflictos”.

Menores

La concejala radical Daniela León ya presentó un proyecto para ampliar los espacios bailables para menores, en lugares y días especiales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario