Edición Impresa

¿Quién dice que las mujeres no pueden hablar de fútbol?

Tres hinchas rosarinas que miran, leen y escuchan sobre el mundo de la pelota, aseguran que son capaces de discutir como los hombres.

Miércoles 04 de Junio de 2014

A ocho días de un nuevo Mundial de fútbol hay frases que vuelven como la humedad de cimientos. Que "el fútbol no es para mujeres", que "no entienden nada", que "durante los partidos preguntan pavadas y ni saben qué es el off side" (por eso hay que reunirse a ver los partidos sólo con los muchachos, como pregonan hasta el aburrimiento las publicidades de algunas cervezas). Que si a las mujeres les gusta ir a la cancha incurren en dos tipologías: son una especie de Raulito o Gorda Matosas, o una voluptuosa botinera. Tres hinchas rosarinas que hacen oídos sordos a esas sentencias aseguran, más allá de cualquier eslogan, que el fútbol es para todos y todas. Dicen que tienen opinión formada sobre el juego, los equipos y tácticas. Y afirman que pueden discutir del deporte más popular del mundo, tanto o tan poco como cualquier varón.

Matilde Rojas, 45 años, es canaya desde la cuna, femenina y cuidadosa de su imagen. Trabaja en un mundo de mujeres donde esos dos últimos aspectos no son menores: es depiladora. Pero los fines de semana se mete de lleno en el universo varonil y va "siempre" a la cancha. "No soy hincha ocasional. He llevado hasta a mi mamá a ver a Central: las mujeres no debemos quedar relegadas de un espectáculo tan lindo. Ahora que no jugaremos durante el Mundial, siento que me faltará algo, porque ir a la cancha con mis hijos es todo un ritual. Hace años que ocupamos la misma platea y apenas salimos del partido, prendemos la radio y escuchamos los comentarios y análisis", dice enfundada en su camiseta auriazul que llevó a La Plata, Jujuy, Mendoza, Mar del Plata y obviamente, a Arroyito.

Cuenta que en la cancha no insulta pero canta y camina sin parar. Mira todo el partido y escucha. "Los varones hablan mucho de puntos, de estadísticas, yo me fijo sólo en el juego: cómo se paró la defensa o cómo funcionó el mediocampo, si fuimos efectivos o no arriba", relata en primera persona como si hubiera estado entre los once. "Después, si ganamos, veo los goles por la tele, si no los evito. Y leo el diario para ver qué dicen los jugadores, me interesa saber si comparten mi pasión", agrega. Por último analiza al Central del torneo Final. "Lo vi bien al principio, pero para mí faltó una cabeza conductora en el mediocampo, alguien como era el Kily González. Fue estupendo el torneo para (Mauricio) Caranta y (Franco) Niell, quien con el Loco Abreu formaron una dupla efectiva adelante. Jugó poco Cachete Acuña, hay que esperarlo. ¿El Mundial? No me termina de convencer el grupo, pero pongo mis fichas en Angel Di María, lo sigo desde chiquito".

Contrarrestando los enunciadores y enunciados masculinos de la publicidad, la revista Líbero lanzó una campaña titulada "Si te lo explican con fútbol, lo entiendes". Allí ellas les hablan a sus parejas con términos futbolísticos de cosas cotidianas: les proponen bajar la basura con la misma responsabilidad que tiene que bajar un lateral derecho hacia su arco o les explican que la relación de pareja se terminó al igual que el ciclo de un entrenador no efectivo. Pero a pesar de estas licencias discursivas los intentos de clausurarlas. Tal el muro en Facebook que titula como en repudio: "Ahora que está el Mundial, todas las mujeres opinan de fútbol". Cuenta con 437 "me gusta" e interpela a las mujeres porque "nunca tuvieron que cargar con la responsabilidad de transpirar la camiseta o meter goles". Cosa que se sabe, con tanta jugadora de fútbol hoy día, es falaz.

Para la leprosa Marina Massa, de 34 años y abogada, la afrenta del Facebook no le impide ni le impedirá ir a ver a Ñuls ni seguir discutiendo sobre fútbol. "Soy realmente una fanática, al punto que le pregunté a mi obstetra de qué cuadro era porque no quería que mi hijo llegara al mundo de manos de alguien de un equipo que no es justamente el mío", se ríe con un perfil casi tan pasional como el de otra mujer rojinegra histórica (ver aparte). Con su familia, Marina tiene un palco en la cancha (el 38) y lo ocupan varios integrantes de todas las generaciones, no sin antes cumplir con la cábala de guardar el auto del abuelo en una cochera especial.

"Mi género y mi pasión no me impiden saber qué es una posición adelantada, un córner u opinar si el equipo jugó bien o no, en qué falló, en qué rindió o si los cambios fueron los correctos", dice con tono de obviedad. "Desde que iba al secundario discutía de fútbol con mis compañeros e iba a la cancha con ellos, hasta en el boliche hablaba del tema y actualmente puedo sentarme a conversar en buenos términos con amigas y amigos de otros equipos y también con mi marido: a ambos nos gusta el fútbol, si bien él es de Racing y aún estamos debatiendo de qué cuadro será hincha nuestro hijo Angus, de 3 meses", comenta antes de concluir que Maxi Rodríguez, por su juego, es una pieza vital para su equipo y la selección. Y reconocer que Ñuls, en este torneo, no supo "encontrarse" con Alfredo Berti, pero tiene fe en que volverá a ser el equipo que ganó el campeonato del torneo final 2013.

Desde el estadio de Ludueña y el equipo de los Tigres, Alicia Leonar, de 37 años, familia futbolera y periodista deportiva, dice que por su profesión conoce el reglamento del fútbol y no se siente obligada a rendir examen ante ningún hincha apasionado. "Se habla más de lo que se sabe: hay tanto hombre que de fútbol sólo opina pavadas...", comenta.

Es hincha de Tiro Federal desde hace una década; el equipo que juega en el Torneo Argentino A y no ascendió aunque llegó a la semifinal. "A mí me gustaba otro equipo, mi papá siempre me llevó a la cancha, pero vine a cubrir a Tiro y acá quedó mi corazón. Vine a la cancha hasta sola, saco fotos, filmo. Viajé a ver a Tiro a Misiones, a Gualeguaychú (Entre Ríos) y a Villa Ramallo. Y lo sigo por la radio y el diario porque no lo televisan", se lamenta. Dice que verá el Mundial, pero que el equipo albiceleste nacional no la apasiona tanto como Tiro. Elige por su juego al arquero, Juan Cruz Mulieri, al mediocampista Milton Zárate y al goleador histórico: Leandro Beto Armani. Pero si se tiene que quedar con uno solo se cruza de cancha. "Riquelme es lo más: preciso, cerebral, un jugador con todas letras", afirma.

Mujeres dentro y fuera de la cancha y con mucho para decir. Es difícil callarlas.

La vieja Amelia

Amelia Montero, popularmente conocida como La Vieja Amelia, es la hincha número 1 de Newell's. Tiene casi 90 años y es todo un emblema del Coloso, donde un sector tiene su nombre. Acompañó a la Lepra a todas las canchas de Argentina y hasta organizaba los viajes en colectivo para la hinchada cuando había que ser muy guapa para ser mujer e ir a la cancha. Quienes la conocen saben de su carácter fuerte. “Que se animen a decirle a la vieja Amelia que no puede hablar de fútbol porque es mujer”, desafió un hincha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario