Edición Impresa

Quemaron un auto en una fiesta privada desenfrenada en Cañada

La reunión fue en una casa con piscina en el norte de la ciudad. La intendenta cañadense pidió al juzgado a que "obligue a la policía a actuar". También robaron una rueda de otro vehículo y en tres unidades más provocaron roturas de vidrios y rayaduras.

Miércoles 13 de Febrero de 2013

El incendio de un automóvil, el robo de partes en otro, y los daños provocados en al menos otras tres unidades más, todos hechos ocurridos en las afueras de una vivienda con piscina en el barrio norte de Cañada de Gómez donde se estaba desarrollando una fiesta privada, ya es objeto de investigación judicial debido a una denuncia que las autoridades municipales han realizado en las primeras horas de ayer.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del domingo, en momentos en que cerca de 200 jóvenes participaban de una fiesta "privada". Por razones que están siendo investigadas por la policía, prendieron fuego a un Ford K, robaron una rueda a otra unidad, rompieron vidrios y dañaron otras unidades estacionadas en las calles Oroño y Santa Rosa.

"Yo estaba bailando y de pronto me dijeron que el auto se estaba prendiendo fuego. Cuando llegué vi que la luneta estaba rota. Saqué el matafuego a costa de correr riesgos, pero no pude sofocarlo. Las pérdidas fueron totales", dijo la víctima de lo sucedido, Franco Fina, de 22 años.

"Mi amigo que tenía el auto detrás lo intentó sacar, pero le faltaba una rueda. Igualmente lo pudo salvar. No sabemos qué pensar. Lo único que hacíamos era divertirnos en una reunión de amigos. La gente ha hecho un mundo de todo esto", añadió Fina a LaCapital.

Denuncias y culpas. El caso generó enorme preocupación en el vecindario y en las autoridades locales, quienes culparon a la policía de no tomar intervenciones ante las denuncias realizadas. "Van los miembros de la Guardia Urbana, van los inspectores, hacen constataciones y luego derivan a la policía", dijo ayer el funcionario municipal Alejandro Paz.

La intendente local, Stella Clérici, presentó un pedido de investigación al fiscal Angel Granato y una denuncia al Juzgado de Circuito para que "obliguen a la policía a intervenir en estos casos", al tiempo que prometió abrir un debate sobre la aplicación de sanciones de alto impacto económico como ya funciona en la ciudad de Funes.

Desmanes y ruidos. Por su parte, el coordinador del Consejo de Seguridad, Luis Leiva, contó que apenas enterados del hecho se constituyeron en el lugar para dialogar con los vecinos, quienes dijeron estar cansados de los desmanes y ruidos. "Es un barrio tranquilo, no están acostumbrados a esto", dijo.

"Nosotros sabemos que se hacen y que hay una responsabilidad de los padres que permiten que sus hijos concurran a este tipo de eventos. No sabemos si ingresan menores, no hay controles, tampoco seguridad. Creemos que tampoco hay padres detrás de la organización", añadió Paz.

Otra fiesta. "De las charlas mantenidas con miembros del Poder Judicial nos han dicho que llevemos los antecedentes para que libren las actuaciones policiales que correspondan", subrayó Paz, tras advertir que los funcionarios municipales están enterados de una nueva fiesta que tendrá lugar el 20 de este mes.

Las llamadas fiestas privadas (cuestionadas por los excesos y la falta de legalidad) funcionan de la siguiente manera: se cobra un monto a cada asistente que permite para pagar a un disc jockey. En este caso, cada uno de los invitados se llevó la bebida que iba a tomar.

Norma en Funes

En Funes en diciembre pasado se promulgó una ordenanza que regula las fiestas privadas y determina fuertes multas ante irregularidades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS