Edición Impresa

"Quedan sin trabajo pero conservan su dignidad"

"Se quedan sin trabajo, pero conservan su dignidad". Así resumió el fin del conflicto entre la patronal y los ahora ex empleados de Petroquímica Bermúdez, que data de no menos de cinco...

Viernes 20 de Septiembre de 2013

"Se quedan sin trabajo, pero conservan su dignidad". Así resumió el fin del conflicto entre la patronal y los ahora ex empleados de Petroquímica Bermúdez, que data de no menos de cinco meses y que afectó la actividad de la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo, que desde la tarde del martes estuvo ocupado por los obreros que reclamaban un acuerdo que les garantizara el cobro de deudas y su retiro legal y definitivo.

A contramano de las luchas tendencia general de reclamos por la conservación de fuentes laborales, los 22 hombres que se desempeñaban en la planta de fabricación de cloro y soda cáustica del grupo económico Taselli, prefirieron perderlo a seguir trabajando en condiciones precarias, y mal pagos. "Muchos están enfermos por el desgaste de estos últimos meses, por esta situación terrible", comentó el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros, Pablo Reguera, quien se lamentó "por los compañeros que quedaron sin trabajo, a quienes desde el gremio les daremos una mano en todo lo que se pueda".

La semana pasada la patronal prometió pagar deudas con los trabajadores y les ofreció el retiro o continuar trabajando, pero en una fábrica en Baigorria. Restaba acordar el martes en la delegación rosarina en cuántas cuotas se indemnizaría a los 22 obreros que coincidieron en desvincularse.

Los detonantes que reavivaron el conflicto fue el inclumplimiento de parte de esos pagos y el faltazo de la patronal a una audiencia pautada para el martes. Compensó con un escrito en el que "se contradecía con lo hablado anteriormente y exigía a los obreros que se presentaran a trabajar en un galpón de la Petroquímica, para hacer malla Sima. ¿A dónde, si allí no hay herramientas, ni máquinas? Agarró para la joda al ministerio y a los trabajadores, por eso estalló todo", explicó Reguera a La Capital.

Tomado. Así es como los empleados no se movieron de la delegación ministerial y recién ayer al mediodía se retiraron, cuando se destrabó la tensa situación. La empresa acordó pagar lo que debe y las indemnizaciones serán"en siete cuotas mensuales, consecutivas e iguales. La primera vence el 11 de octubre", confirmó el ministerio. También se saldó una quincena y un retroactivo pendiente.

En la reunión de ayer estuvieron presentes funcionarios de Trabajo provincial; un abogado de la firma y miembros del Sindicato Químicos y Petroquímicos y de la CGT 17 de Octubre. Sobre éste último gremio, Reguera agradeció "la fuerza y el aguante, especialmente de su titular, Jesús Monzón".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS