Edición Impresa

“Que la muerte de Elías no quede en la nada”, pide la mamá de un chico asesinado

Elías Fernández tenía 18 años recién cumplidos cuando lo mataron de un balazo en el pecho en las inmediaciones de Mosconi y Cipolletti, en el barrio Acíndar de esta ciudad.

Domingo 14 de Diciembre de 2014

Elías Fernández tenía 18 años recién cumplidos cuando lo mataron de un balazo en el pecho en las inmediaciones de Mosconi y Cipolletti, en el barrio Acíndar, la madrugada del domingo 16 de noviembre pasado. Según el relato de Claudia, su mamá, el asesinato marcó el final de una pelea de la que su hijo era ajeno. “Elías estaba adentro (de la casa donde se realizaba una fiesta), escuchó el griterío que indicadaba que se había armado lío en la calle y cuando salió comenzaron los disparos. A Elías le pegó un balazo en el pecho y a otros dos chicos los hirieron en la pierna y en una oreja”, comentó la mujer. Los investigadores contextualizaron la pelea que le costó la vida a Elías en una disputa trivial entre pibes de Acíndar y Alvear, los dos barrios vecinos.

   Los datos primarios del homicidio de Elías Fernández fueron confusos. Tanto que se indicó que el pibe había muerto apuñalado, versión con la que reflejaron el caso dos de los diarios de la ciudad. “Nosotros queremos que se aclare que a Elías lo mataron de un balazo en el pecho y no tenía antecedentes penales de ningún tipo. El pibe que lo mató está identificado y fueron muchos los testigos que lo vieron disparar. Queremos que la muerte de Elías no quede en la nada”, explicó Claudia. En principio, el caso fue investigado por el fiscal de la Unidad Especializada en Homidicios Adrian Spelta, pero como el principal imputado (“El churro”) es menor, el caso fue tomado por la jueza Gabriela Sansó.

El último cumple. El 28 de octubre Elías Fernández cumplió 18 años. Tenía dos hermanos. Tras la muerte de su papá en un accidente ocurrido un año y ocho meses atrás, la vida se le hizo cuesta arriba y por eso se refugió en la casa de su abuela materna. “A Elías la muerte de su papá lo afectó mucho. Y por eso en los últimos meses se fue a la casa de mi madre”, explicó Claudia. “Era un pibe excelente. No estaba trabajando porque no conseguía nada, pero había trabajado con el papá, que era panadero”, indicó la mujer en diálogo con La Capital.

   El sábado 15 de noviembre Elías fue a una fiesta convocada por Facebook en el patio de una casa ubicada a metros de Mosconi al 3800, entre bulevar Avellaneda y Cipolletti. “Esa noche le pidió permiso a mi hermano y se fue a la joda. Estuvieron bien. No tomaron nada. Mi hijo no tenía ni alcohol ni drogas”, comentó la mujer.

   Y explicó su versión de la historia: “El pibe que lo mató tuvo una pelea con otro chico, que se fue del lugar pero luego regresó y comenzaron los tiros. Elías se asomó para ver y le pegaron un tiro en el pecho”, relató básicamente Claudia. Del matador se sabe que le dice “El churro”, que tiene 17 años y es parte de una familia sindicada como conflictiva en la zona donde cayó muerto Elías.

Testigo directo. Una testigo que declaró en la causa indicó cómo sucedieron los hechos. A las 2.30 de la madrugada del domingo 16 de noviembre, Elías estaba junto a unos amigos en la fiesta. Entonces comenzó una pelea en el interior del lugar que se trasladó a la calle. Eran dos muchachos a las piñas y empujones: “El churro” era uno de ellos. Luego todo se tranquilizó y aproximadamente a las 4.30 el griterío de las mujeres indicó que algo sucedía en la calle. “Cuando escuchamos que era con El churro, salimos enseguida porque sabíamos que iba a haber lío. Lo primero que hicimos fue agarrarlo a Elías para que no se metiera donde no debía”, indicó.

   “El pibe que había peleado con El churro volvió a buscarlo y éste respondió a los tiros. Hizo como seis disparos con un revólver calibre 22 corto, todo cromado. Con mi amiga lo buscamos a Elías, lo agarramos y a mitad de cuadra se nos cayó. Pensamos que se había tropezado porque cayó arrodillado. Le miramos las piernas y no tenía nada; le miramos la espalda y tampoco; el cuello, tampoco; y cuando le levantamos la remera tenía un tiro en el pecho”, explicó la piba. “La hermana le decía: «¿Churro que hiciste? ¿Churro que hiciste? Lo mataste a Elías». Y él le contestó: «No era para mi compañero». Y salió corriendo”, recordó la muchacha en Tribunales.

   Elias y “El churro” se conocían del barrio pero no eran amigos. Tras el homicidio, la relación entre familiares y amigos de los protagonistas quedó en una situación compleja. “Sí. Hubo amenazas por Facebook porque ellos nos acusan de boquear (denunciar públicamente)”, explicó Claudia. “Queremos que dejen claro que no fue una puñalada, porque ellos se agarran del diario y dicen que nosotros mentimos para perjudicarlos. Nos mandan por Facebook: «Dejen de boquear que fue una puñalada. Churro no lo mató». Pero la hermana estuvo en el lugar y se lo reprochó delante de todos”, concluyó la mujer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario