Edición Impresa

Pyongyang aconseja a los extranjeros evacuar Corea del Sur a la brevedad

Extrema tensión en Asia. Japón despliega una batería de misiles antiaéreos Patriot en Tokio ante la escalada de amenazas del régimen norcoreano.  

Miércoles 10 de Abril de 2013

Corea del Norte volvió a dar signos de escalada del conflicto: llamó ayer a todos los extranjeros en Corea del Sur a abandonar este país, terminó los preparativos para el lanzamiento de un misil de medio alcance e interrumpió la producción en el complejo industrial intercoreano de Kaesong. "Queremos que, en caso de desatarse una guerra, no les pase nada a los extranjeros en Corea del Sur", afirmó una declaración emitida ayer por el Comité de Paz Asia-Pacífico en Pyongyang (capital de Corea del Norte). Un portavoz del comité, citado por los medios estatales norcoreanos, dijo que todas las organizaciones, empresas y turistas extranjeros deberían informarse sobre la presencia de refugios y preparar planes para su salida de Corea del Sur.

Norcorea acusó nuevamente a Estados Unidos y Corea del Sur de estar preparando una guerra nuclear y advirtió de que, si se desata un conflicto bélico en la península coreana, llevará a cabo una "guerra de venganza despiadada".

Más de lo mismo. Círculos diplomáticos dijeron, sin embargo, que la situación en Corea del Sur no cambió. Las amenazas actuales son un poco más duras, pero hasta el momento no se ha visto "un peligro concreto para los ciudadanos alemanes", señalaron fuentes de la embajada germana en Seúl.

El régimen estalinista norcoreano había recomendado también hace unos días a las embajadas extranjeras la evacuación de sus representaciones diplomáticas en la capital norcoreana. Pese a las advertencias, los diplomáticos decidieron permanecer en Pyongyang. Los siete países de la Unión Europea con representación diplomática en el país no se marcharán, confirmó ayer un diplomático en Bruselas. Alemania, Bulgaria, Reino Unido, Polonia, Rumanía, República Checa y Suecia "no planean una evacuación de sus embajadas" al considerar que no hay señales de una mayor actividad militar en Pyongyang. "La situación es tensa y potencialmente volátil, pero no creemos que estén al borde de un conflicto armado", señaló el funcionario. Si bien rechazó cualquier "amenaza inminente" en Corea del Sur, aclaró no estar "cien por cien seguro" y explicó que toda embajada debe tener "planes de contingencia", añadió el funcionario europeo.

Además, Corea del Norte terminó ayer los preparativos para el lanzamiento de un misil de medio alcance, según las estimaciones de militares surcoreanos citados por la agencia Yonhap. Y ante la amenaza de un conflicto militar, el Ministerio de Defensa de Japón emplazó en su terreno, en el barrio de Ichigaya de Tokio, una batería de misiles antiaéreos Patriot. Corea del Norte está técnicamente en condiciones de lanzar un misil con un alcance de hasta 4.000 kilómetros desde su costa este, según se desprende de las informaciones sobre su instrucción militar.

Medios surcoreanos informaron hace días que Corea del Norte situó dos misiles de medio alcance en rampas de lanzamiento móviles en la costa este. Se especula que el régimen de Pyongyang podría probar uno o varios misiles para mostrar su fuerza militar, en el marco del conflicto sobre su programa nuclear y misilístico. En teoría, esos misiles podrían alcanzar objetivos en Corea del Sur, Japón o la base militar que tiene Estados Unidos en la isla de Guam, en el Pacífico occidental.

Mientras, el almirante Samuel Locklear, comandante de las fuerzas estadounidenses en la región del Pacífico, dijo que Estados Unidos puede interceptar un misil norcoreano, si el país lanza uno en los próximos días, pero Washington elegiría no hacerlo si la trayectoria prevista no significa una amenaza. El militar agregó que el ejército de su país creía que Corea del Norte había trasladado a su costa este un número indeterminado de misiles Musudan, con un alcance de 4.828-5.633 kilómetros. Locklear dijo que el alcance de los misiles era lo suficientemente lejano como para poner en peligro a Guam, un territorio estadounidense, pero no era una amenaza para Hawai ni Estados Unidos continental. "Si el misil es en defensa del país, por cierto que recomiendo esa acción (de interceptarlo). Y si es en defensa de nuestros aliados, recomendaría esa acción", dijo Locklear en una audiencia del Senado. Al ser consultado sobre si recomendaría interceptar cualquier misil disparado desde Corea del Norte, sin importar su trayectoria, Locklear dijo: "No recomendaría eso".

Hasta ahora se había especulado que Pyongyang podría lanzar uno de sus misiles el 15 de abril, día en que se conmemora el nacimiento del padre de la nación, Kim Il-sung, abuelo del actual mandatario, Kim Jong-un. El día 12 llegará a Seúl el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Complejo fabril paralizado. Por otro lado, Corea del Norte paralizó la producción en el parque industrial intercoreano de Kaesong por primera vez desde su apertura en 2004. Los aproximadamente 53.000 norcoreanos que trabajan allí no acudieron a sus puestos de trabajo. La producción fue paralizada hasta nuevo aviso y se analizará su continuidad, según se dijo en Pyongyang. El complejo fabril, gestionado conjuntamente por las dos Coreas, era en el pasado un símbolo del acercamiento entre ambos países y el mayor proyecto conjunto. Allí operan 123 empresas surcoreanas. Se cree que más de 400 surcoreanos seguían ayer en Kaesong.

La presidenta surcoreana, Park Guen-hye, criticó la decisión del norte, que consideró "muy decepcionante". Norcorea inició hace semanas una nueva escalada de amenazas contra su vecino del sur y Estados Unidos, declarándose incluso en "estado de guerra".

La UE evalúa nuevas sanciones contra Corea del Norte, centradas sobre todo en obstaculizar al país el acceso a tecnología nuclear y misiles, dijo un funcionario en Bruselas, que tampoco descartó medidas contra el Banco de Comercio Exterior norcoreano si la necesidad de presionar "se vuelve más aguda".

El Papa y Ban Ki-moon analizan crisis

El Papa Francisco recibió ayer en el Vaticano al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon con el que analizó en un encuentro a solas durante más de 20 minutos la "grave emergencia humanitaria" en Siria y el conflicto entre las dos Coreas, crisis que amenazan, según dijeron, "la paz y la estabilidad" del mundo. También hablaron de la trata de seres humanos, en especial de mujeres, y de la situación de los refugiados y de los emigrantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS