Edición Impresa

Putin logra la venia del Parlamento ruso para invadir territorio ucraniano

El Kremlin condiciona la intervención a la evolución de la situación en Crimea, región que adelantó un referéndum separatista. Ucrania ordenó a las FFAA estar preparadas para el combate.    

Domingo 02 de Marzo de 2014

El presidente ruso, Vladimir Putin, consiguió ayer autorización del Consejo de la Federación, la Cámara alta del Parlamento, para invadir Ucrania, luego que tropas rusas tomaron el control de la península ucraniana de Crimea y manifestantes prorrusos izaron banderas en edificios gubernamentales en dos ciudades del este del país. La abierta reivindicación de Putin del derecho a desplegar tropas en un país de 46 millones de habitantes en Europa central crea la mayor confrontación directa entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría.

Putin logró rápidamente la aprobación unánime del Senado ruso para usar las fuerzas armadas sobre el territorio de su vecina Ucrania, citando la necesidad de proteger a ciudadanos rusos, la misma razón que dio para invadir al pequeño estado de Georgia en 2008. No obstante condicionó la intervención a la evolución de la situación.

Tras la decisión rusa sobre una posible intervención militar en Ucrania, el presidente interino ucraniano Alexander Turchinov dispuso ayer en Kiev que todas las tropas estén preparadas para el combate. "Doy la orden que todas las unidades militares sean colocadas en plena preparación para el combate", dijo ayer Turchinov. Rusia no tiene fundamento para su "acto de agresión", añadió.

Gran Bretaña llamó a su embajador en Rusia y los ministros de la Unión Europea tenían prevista una reunión de emergencia para hoy. El presidente estadounidense Barack Obama convocó a una reunión de urgencia en la Casa Blanca, en tanto, el presidente checo Milos Zeman recordó la invasión soviética de Checoslovaquia en 1968.

Tropas que pertenecerían a Moscú ya tomaron el control de Crimea, una aislada península en el mar Negro donde Moscú tiene una fuerte presencia militar porque es la sede de su flota naval. Una veintena de personas resultaron heridas ayer en enfrentamientos entre manifestantes prorrusos y seguidores de las nuevas autoridades de Kiev en ciudades del este del país, áreas cercanas a la frontera con Rusia.

Según lo aprobado por el Parlamento ruso, la autorización para usar la fuerza militar en Ucrania duraría "hasta que se normalice la situación sociopolítica en ese país". La votación unánime a favor de la medida fue unánime.

 

Derriban banderas. Hasta el momento no han habido señales de una acción militar rusa en Ucrania fuera de la región de Crimea, la única parte de ese país que cuenta con una mayoría étnica rusa y que a menudo ha expresado intenciones separatistas. El Kremlin tampoco ha confirmado abiertamente que las tropas que tomaron el control de Crimea sean rusas.

Rusia tiene desplegada su flota del mar Negro en Sebastopol, en Crimea. El permiso de una intervención podría referirse a ese contingente, aunque no se conocen los detalles. Las autoridades interinas ucranianas señalaron que 2.000 soldados rusos llegaron a Crimea, pero tampoco hay confirmación de esa información.

Paños fríos. También el viceministro de Exteriores ruso, Grigory Karasin, intentó calmar los ánimos al señalar que la aprobación parlamentaria del uso de la fuerza no significa necesariamente una aplicación inmediata. "El consentimiento significa solo que el presidente tiene manos libres (para actuar) si la situación empeora", lo citó la agencia de noticias Itar-Tass.

No obstante, la tensión aumentó dramáticamente en otros lugares, con manifestaciones masivas y ocasionalmente violentas en las ciudades del este y sur del país, donde la mayoría de personas, aunque son étnicamente ucranianas, hablan ruso y muchas respaldan al destituido presidente Viktor Yanukovich y a Moscú. Al caer la noche, manifestantes derribaron banderas de Ucrania y las reemplazaron por unas de Rusia sobre edificios del gobierno en las ciudades de Járkov, Donetsk, Odesa y Dnipropetrovsk.

El jefe de gobierno crimeo, el prorruso Sergei Aksionov anunció ayer que había tomado el control total de las fuerzas armadas. Aksionov adelantó además al 30 de marzo el referéndum sobre el futuro de la república autónoma, originalmente programado para el 25 de mayo, alegando el deterioro de la situación en la península. Sin embargo, la fecha definitiva dependerá del desarrollo de los acontecimientos, señaló. También el gobierno de Aksionov y la flota rusa del mar Negro anunciaron un acuerdo de cooperación en el mantenimiento del orden público.

Expulsan a opositores. En varias regiones rusoparlantes se produjeron ayer protestas contra el nuevo gobierno en Kiev. En Járkov fuerzas prorrusas ocuparon la sede del gobierno regional, expulsaron a las fuerzas leales al gobierno central e izaron la bandera rusa y la de la ciudad, sin que interviniera la policía.

En Kiev, luego del anuncio de la intervención rusa en Crimea, el presidente interino de Ucrania, Oleksander Turchynov, llamó a una reunión de sus jefes de seguridad. Vitaly Klitschko, otro líder opuesto al derrocado presidente Viktor Yanukovich llamó a una movilización general.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS