Edición Impresa

Putin decidió venderle a Irán un poderoso sistema de misiles antiaéreos

La venta estaba bloqueada desde 2007. Moscú acelera así la aplicación del acuerdo nuclear alcanzado en Suiza a inicios de mes.

Martes 14 de Abril de 2015

El presidente ruso Vladimir Putin ordenó que Rusia entregue un avanzado sistema de misiles a Irán, una decisión que incrementará de forma importante la capacidad militar de la república islámica. La decisión se toma a pocos días de que la comunidad internacional sellara a inicios de abril un preacuerdo con Teherán sobre el control de su programa nuclear. Israel y Estados Unidos criticaron la decisión de Putin, quien además tomó otras medidas que favorecen el comercio de petróleo con Irán.

La decisión sobre vender el sistema de defensa aérea S-300, largamente postergado por Moscú, fue lógicamente bien recibida por Teherán, pero preocupó muco a Israel, que ve como Irán ha comenzado rápidamente a sacar provecho del preacuerdo nuclear alcanzado con las potencias mundiales en Suiza y que se espera sea finalizado recién en junio.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, objetó la decisión de Moscú en una llamada telefónica al ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov, y la Casa Blanca indicó que la medida podría amenazar los planes para levantar las sanciones que pesan sobre Irán como parte del acuerdo.

Rusia firmó un contrato para vender a Irán el sistema de misiles antiaéreos S-300 en 2007 por 800 millones de dólares, pero más tarde suspendió su entrega debido a las fuertes objeciones de Estados Unidos e Israel. Ayer, Putin eliminó la prohibición. Rusia dice que la decisión de 2010 de congelar la entrega de los misiles se basó en las sanciones que el Consejo de Seguridad de la ONU impuso a Teherán por su programa nuclear. Irán presentó una demanda contra Rusia ante un tribunal en Ginebra buscando compensaciones por 4.000 millones de dólares en daños por incumplimiento de contrato, pero la corte no ha emitido fallo.

El acuerdo preliminar sobre el programa nuclear iraní alcanzado a comienzos de este mes volvió innecesaria la prohibición rusa de 2010, dijo el canciller ruso Sergei Lavrov en un mensaje difundido por televisión. "Los S-300 son un arma exclusivamente de defensa, que no puede servir para propósitos ofensivos y tampoco pondrá en riesgo la seguridad de ningún país, incluyendo Israel, por supuesto'', agregó el ministro de Exteriores. Lavrov habló por teléfono con el secretario de Estado norteamericano John Kerry sobreIrán, pero también Siria, Yemen y otros asuntos, indicó el Ministerio de Defensa de Rusia.

El acuerdo preliminar de Irán con seis potencias mundiales alcanzado en Suiza busca acotar de forma importante su capacidad para producir un arma nuclear a cambio de la flexibilización de las duras sanciones internacionales que se le han impuesto. Se espera que haya un pacto final para el 30 de junio, pero por el momento hay un acuerdo en firme sobre cómo o cuándo se levantarán las sanciones.

El sistema S-300 tiene un alcance de hasta 200 kilómetros y más de 25 km de altura, con capacidad de rastrear y alcanzar varios objetivos al mismo tiempo. Si se despliega en gran número, el sistema podría ser un fuerte escudo contra cualquier ataque aéreo. Si Israel decide atacar las instalaciones nucleares de Irán, los S-300 complicarían enormemente la de por sí compleja misión.

Otro acuerdo. Asimismo, un alto funcionario ruso dijo que Rusia comenzó a proveer granos, equipos y materiales de construcción a Irán a cambio de petróleo, en el marco de un acuerdo de intercambio. Fuentes comentaron a la agencia Reuters que hace más de un año que se estaba discutiendo un acuerdo valorado en unos 20.000 millones de dólares con Teherán, que implicaría la compra por parte de Rusia de hasta 500.000 barriles diarios de crudo iraní a cambio de equipos y bienes rusos. El viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov, indicó que el acuerdo está en marcha. "Quería destacar el lanzamiento de un acuerdo de petróleo por bienes, que tiene un tamaño muy significativo", dijo Ryabkov ante la Cámara alta del Parlamento. "A cambio de los suministros de crudo iraní, estamos enviando ciertos productos. Esto no está prohibido ni limitado por el actual régimen de sanciones", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario