Edición Impresa

Putin amenaza con dejar sin gas a Ucrania y Europa occidental

Rusia provee el 30 por ciento del consumo europeo. Le duplicó el precio a Kiev desde que dejó su órbita en febrero pasado.

Viernes 11 de Abril de 2014

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió a 18 naciones europeas que cortará el envío de gas a Ucrania si Kiev no paga cuentas atrasadas por ese servicio, y agregó que esto podría llevar al recorte de entregas a Europa. La amenaza directa remite al año 2005, cuando el Kremlin redujo sustancialmente el gas enviado a Europa occidental en pleno invierno, en represalia por su apoyo al gobierno de Kiev. Ahora se repite el conflicto, mientras resuenan amenazas de invasión rusa de Ucrania (ver aparte).

En una carta a los líderes de 18 países europeos, Putin instó a que se realicen consultas urgentes para la estabilización de la economía ucraniana y dejó en claro que se le acababa la paciencia sobre 2.200 millones de dólares que le adeuda Kiev por gas. Rusia duplicó el precio del gas a Ucrania luego de la destitución del presidente prorruso Viktor Yanukovich, el 22 de febrero pasado.

Rusia, Ucrania y Occidente atraviesan la peor crisis desde el fin de la Guerra Fría en 1991 por la anexión de Crimea por Moscú. Rusia "ante el evento de una mayor violación de las condiciones de pago, cesará parcial o completamente los envíos de gas", amenaza Putin en la carta, enviada a líderes europeos entre los que se encuentran la canciller alemana Angela Merkel, cuyo país es el mayor consumidor de gas ruso entre las 28 naciones de la Unión Europea. "Sin duda, es una medida extrema. Nos damos cuenta de que esto aumenta el riesgo de que (Ucrania) extraiga el gas natural que pasa a través de su territorio hacia clientes europeos", agrega Putin.

Proveedor clave.Rusia abastece el 30 por ciento de la demanda de gas de Europa, y la mitad de ese volumen pasa por Ucrania. La estatal rusa Gazprom dejó de bombear gas a Ucrania durante una serie de disputas de precios en los inviernos de 2005-2006 y 2008-2009, lo que redujo los suministros a los países europeos. Esas disputas comerciales tenían, como ahora, un trasfondo político: había gobiernos en Kiev que amenazaban emanciparse de la tutela rusa. Putin repite el mecanismo: castigar a Ucrania, con la que rompió vínculos políticos a partir de la destitución de su "protegido", el presidente Yanukovich, y de rebote golpear a la UE, su gran adversaria geopolítica.

Kiev no logró cumplir un plazo fijado por Moscú para pagar su boleta de gas de marzo, ya con precio duplicado. Antes, Moscú duplicó el precio de su gas, en represalia por la caída de Yanukovich. Estos retrasos se toleraban cuando en Kiev había un gobierno prorruso, como el de Yanukovich, al que en noviembre Moscú le ofreció incluso 15.000 millones de dólares en créditos luego de que rompiera un preacuerdo de integración con la UE. Fue esta decisión de Yanukovich la que precipitó la ola de protestas que terminó con su caída el 22 de febrero pasado. Desde entonces vive asilado en Rusia.

Estados Unidos reaccionó con dureza. "Condenamos los intentos de Rusia de usar la energía como un medio de presión contra Ucrania", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. Es "totalmente inapropiado apelar a las exportaciones de energía para alcanzar objetivos diplomáticos o geopolíticos", afirmó el vocero de la Casa Blanca Jay Carney. Psaki indicó que el precio que Ucrania paga hoy por el gas ruso, de 485 dólares por cada 1.000 metros cúbicos, "claramente no fue fijado por el mercado y está muy por encima del precio promedio pagado por miembros de la Unión Europea. Estados Unidos tomará medidas "inmediatas" para asistir a Ucrania y trabajará con ese país y aliados en sus fronteras occidentales para revertir el flujo de gas natural de vuelta a Ucrania, añadió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario