Edición Impresa

Pruebas complican a acusado del crimen de Natalia Di Gallo

El principal acusado del crimen de la adolescente Natalia Di Gallo, cuyo cadáver fue encontrado hace una década en el parque Pereyra Iraola, en Berazategui, tenía el celular de la víctima pero no lo usó para...

Miércoles 12 de Febrero de 2014

El principal acusado del crimen de la adolescente Natalia Di Gallo, cuyo cadáver fue encontrado hace una década en el parque Pereyra Iraola, en Berazategui, tenía el celular de la víctima pero no lo usó para pedir ayuda cuando ella estaba supuestamente secuestrada. Fuentes judiciales informaron que tanto la madre como el padre del imputado Nicolás Gómez, declararon ayer como testigos en el juicio que se lleva a cabo en los Tribunales de Quilmes y admitieron que su hijo se comunicó con ellos para contarles que estaba en una comisaría.

De acuerdo a entrecruzamientos telefónicos presentados en el debate por el abogado de la familia Di Gallo, Daniel Mazzocchini, esos llamados fueron realizados desde el celular de Natalia que Gómez pudo conservar cuando la chica, de 16 años, presuntamente fue secuestrada.

Es que Gómez, de 19 años en el momento del hecho, sostiene que la noche del 28 de diciembre de 2003 pasó a buscar a Natalia por la casa de sus padres, en Florencio Varela, y que fueron al parque. Aseguró que cuando estaban en la parte trasera de su Renault 11 un hombre rompió la luneta del auto, los amenazó con un arma, lo encerró a él en el baúl y secuestró a Natalia.

Según esa versión, tras lograr liberarse fue a una estación de servicio cercana, le contó lo sucedido a los playeros y éstos llamaron a la policía desde un teléfono fijo, comunicación que quedó registrada a las 2.11 de esa madrugada.

Ya en la comisaría y desde el celular de Natalia, Gómez se comunicó con su madre (a las 2.34) y con su padre en tres ocasiones (entre las 3.36 y las 3.38), hasta que cerca de las 4 llegaron al lugar los padres de la adolescente y le pidieron que les entregue el teléfono de su hija.

"Es muy raro que (Gómez) haya tenido el celular a disposición y no lo haya usado ni para llamar al 911", dijo Mazzocchini. Y sostuvo que el imputado tardó en usar ese teléfono porque "estaba armando un circo de coartada. Como lo del secuestro es mentira, ganó tiempo y se hizo ver en la estación de servicio".

El juicio se inició el viernes en el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de Quilmes y además de Gómez está imputado Daniel Feliciano Ojeda, un remisero detenido por el robo de un Peugeot 504 blanco señalado por un testigo como el mismo tipo de auto en el que vio a una chica parecida a Natalia pedir auxilio la noche en que desapareció la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario