Edición Impresa

Provincial venció en la final a Jockey y desató una fiesta nacional

El equipo conducido por Ernesto Morlan le ganó 2 a 0 con goles de Julieta Acosta y Agustina Puglisi y se quedó con el título en Rosario. Jugó un partidazo y tiñó el Mundialista de festejos rojos

Lunes 18 de Noviembre de 2013

¡Qué partido, Provincial! Sin fisuras, con autoridad y decisión, con un rival complicado y conocido como Jockey. Así ganó el equipo rojo la final de la Liga Nacional que concluyó ayer en Rosario y que tuvo al plantel de Ernesto Morlan como el mejor del certamen. Si los equipos no se discuten cuando ganan títulos menos pueden objetarse después de una producción como la que tuvo ayer, donde labró con paciencia de artesano un encuentro para enmarcar en la galería de la historia grande del club. Fue 2 a 0 con goles de Julieta Acosta y Agustina Puglisi.

Desde el primer minuto de juego la atmósfera del estadio Mundialista se impregnó de color rojo. No sólo por la gran afluencia de público, sino porque algo distinto se percibía en el rostro de sus jugadoras. Antes de que la dupla arbitral compuesta por Irene Presenqui y Mauge Locatelli habilitara el ruedo de la bocha, varias de las chicas de Provincial se abrazaron de manera sentida, en una postal que hablaba de una esencia que quedaba a la vista: el grupo por sobre todo. Ese fue el denominador común a la hora de analizar el título.

Cuando sonó la chicharra del final y las jugadoras de Provincial improvisaron montañas humanas tirándose unas arriba de otras, cuando familiares y amigos invadieron el sintético de agua para abrazar a las suyas, cuando Ernesto Morlan y su cuerpo técnico se fundieron en un abrazo conmovedor y dejaron escapar las lágrimas, cuando Jockey, resignado, miraba los festejos ajenos, se estaba reescribiendo la historia de Provincial y agrandando la de este plantel que tiene un promedio de edad muy joven, pero jugadoras de mucha categoría. Allí, en ese ensamble necesario y armónico de jugadoras distintas al servicio de un equipo, empezó a gestar su victoria. No sólo en el partido de ayer sino en todo este torneo.

Ante todo, y especialmente ayer, Provincial fue solidario. Tuvo líderes en cada línea, como le corresponde a un gran campeón y luego explotó el resto. Saltó a la cancha convencido de que se iba a llevar el partido. Los indicios fueron esos abrazos de la previa. La prueba fue la manera en que jugó. Salió con las banderas del buen juego, las enarboló a partir de la tenencia de la bocha y anuló a un rival al que no le había podido ganar este año en el torneo del Litoral, en el cual perdió 2 a 1 en la primera ronda y 1 a 0 en la segunda. Jockey terminó líder de la fase regular del torneo local, está en las semifinales y Provincial ya eliminado de los playoffs.

Pero qué más se puede pedir para ganar una final que golpear en los momentos justos, manejar la bocha a voluntad, aguantar las arremetidas cuando la presión quema y bajar los decibeles cuando se debe. Y a Provincial se le dio todo. En el primer tiempo generó tres cortos y aprovechó uno para inaugurar el marcador. Julieta Acosta, la goleadora del torneo (7 tantos), lo cambió por gol a la tabla a los 13' y Agustina Puglisi amplió la ventaja a los 25' luego de que Sofía Villarroya haya apilado marcas en su palo para tocarle la bocha y dejarla sola ante la salida de la arquera Inés Delgado. Esa jugada, que arrancó con el sacrificio de Acosta en la mitad protegiendo la bocha como tesoro, también reflejó el espíritu de Provincial en la cancha.

Es injusto destacar nombres. Todas estas chicas merecen estar en la foto. Desde la arquera Nadín Lacas, que sólo fue exigida una vez pero respondió sacándole un tirazo a Lola García, hasta la entrega incansable de Paula Montoya en la otra punta de la cancha.

Jockey, por el contrario, fue un equipo desconocido, desesperado adentro de la cancha, desorientado para entregar los pases, indolente en el área rival. El sabor amargo de ayer, por errores propios y virtudes ajenas, seguramente quedará por un tiempo. Pero en el Litoral podrá buscar revancha. En tanto, el festejo quedó del otro lado. Provincial desató la marea roja.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS