Edición Impresa

Profundizarán el trabajo social en dieciseias barrios vulnerables de Rosario

Son los sectores más conflictivos en los que el municipio trabaja desde principios de año. El secretario general de la Intendencia dijo que los robos a supermercados fueron producto de delincuentes. 

Viernes 29 de Noviembre de 2013

El municipio profundizará el trabajo social en 16 barrios vulnerables de la ciudad en los que ya viene trabajando activamente desde principios de año. Así lo remarcó ayer el secretario general de la Municipalidad, Jorge Elder, quien no dudó en calificar los robos a supermercados en la zona sur y Villa Gobernador Gálvez como "claros hechos delictivos que no tienen trasfondo político ni social".

Luego de una jornada convulsionada, la coyuntura desatada por los robos e intentos vandálicos a supermercados formaron parte ayer de la agenda de la reunión de gabinete que encabezó la intendenta Mónica Fein. En el encuentro, la jefa comunal tomó contacto con los máximos referentes de las áreas sociales del municipio, quienes le remarcaron el trabajo que se está desarrollando en la ciudad.

En tal sentido, Elder subrayó ayer que lo que sucedió no los tomó por sorpresa. "Esto es delito", puntualizó el funcionario, al tiempo que no desconoció que como toda gran ciudad existen bolsones de pobreza que demandan atención.

Elder detalló que Rosario "vivió un 2013 sin grandes problemas de conflictividad social y el diálogo con las diferentes organizaciones barriales fue permanente". En esa línea, destacó que a principios de este año los equipos sociales del municipio comenzaron a desarrollar un trabajo intenso en 16 barrios considerados los más violentos de la ciudad.

"En cada uno de esos barrios se conformaron mesas de diálogo con actores sociales que nos permitieron tener un contacto y una presencia permanente", puntualizó.

El fruto de ese trabajo fue lo que le permitió al funcionario descartar de plano una demanda social como motora de los hechos vandálicos que tuvieron su epicentro el miércoles pasado en Villa Gobernador Gálvez y se extendieron a algunos sectores de la zona sur de la ciudad.

"Lo que sucedió no tiene ningún condimento político. Desde todos los sectores nos llamaron inmediatamente para ponerse a disposición y trabajar en conjunto. Esto es delito", aseguró.

Lo que viene. El secretario general del municipio indicó que la decisión oficial es profundizar el trabajo social en estos barrios considerados "sensibles". Se trata, por ejemplo, de Molino Blanco, Fuerte Apache, Mangrullo, Tablada y Villa Moreno, en el sur; Las Flores e Itatí en el sudoeste; Villa Banana, Toba, Ludueña y Stella Maris, en el oeste y Polledo, Nuevo Alberdi y Cristalería en el norte, entre otros.

Según explicó Elder, en todos esos barrios "el municipio instaló centros de salud y de convivencia barrial (ex Centros Crecer) y una vez al mes se realizan las mesas barriales donde los vecinos plantean sus inquietudes y de ese modo se va armando una agenda local de cada sector de la ciudad".

En esos encuentros, el funcionario remarcó que "primero aparece la demanda, pero luego también se van trabajando temas que van generando una agenda enriquecedora que permite que el municipio pueda tejer estrategias determinadas de acuerdo a cada sector de la ciudad".

Así, Elder detalló que esa agenda ha ido cambiando. "En los 90 lo prioritario eran las políticas alimentarias. La gente tenía hambre. Hoy lo vital es el hábitat, las condiciones de vida, el saneamiento ambiental, la necesidad de empleo con capacitación en oficios", señaló.

"De esas mesas barriales han salido demandas básicas como la apertura de calle Centeno en el barrio Tablada, lo que imprime un cambio sustancial a la zona, y la relocalización de un asentamiento que hoy ocupa los márgenes del barrio Las Flores".

El funcionario también puso de relevancia el trabajo que se está desarrollando en los complejos Fonavi de Rosario, que hoy son habitados por unas 120 mil personas, es decir, el 10 por ciento de la población de la ciudad. "El haber llegado a esos barrios con trabajos que permiten pintar los edificios y empezar a organizar consorcios para que la gente pueda escriturar sus departamentos después de décadas, es darle un empuje clave a estos vecinos que empiezan a sentir un profundo derecho de pertenencia sobre sus barrios", destacó.

Fue este detallado resumen de lo trabajado en materia social a lo largo del año lo que le permitió a Elder descartar de plano otra intención detrás de los hechos vandálicos a supermercados que no sea "el delito". "El 2013 ha sido un año de profundo diálogo con todos los sectores sociales de los distintos barrios y no tengan dudas de que ese trabajo se va a profundizar", subrayó.

Capacitaron en variados oficios a 250 jóvenes

El 18 de diciembre 250 jóvenes de entre 17 y 24 años de los barrios más vulnerables de la ciudad recibirán sus diplomas de capacitaciones en oficio, lo que les permitirá poder ingresar al mundo laboral. “Muchos de ellos tienen antecedentes policiales y han tenido problemas de adicción. Lo importante es que logramos que se capaciten en trabajos como albañilería, diseño fotográfico, panadería y producción de alimentos y muchos ya están ingresando al mercado laboral formal”, detalló el secretario general del municipio, Jorge Elder.
  El dato no es menor si se tiene en cuenta que estos jóvenes estaban en condiciones de vulnerabilidad muy grande. “Esto es fruto de un trabajo activo de inserción social que permitió detectarlos y trabajar junto a ellos para poder, en parte, torcer sus destinos”, subrayó el funcionario.
  Los jóvenes pertenecen a barrios como Las Flores, Mangrullo y Villa Banana, y no son pocos los que integraban bandas delictivas en esos lugares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario