Edición Impresa

Prófugo por un homicidio, detenido por robar en un local de telefonía

Un joven de 23 años buscado por el crimen de un cuidacoches el sábado cayó por un escruche. La presencia de sangre en su remera fue un indicio para proceder la detención.

Lunes 21 de Enero de 2013

Un joven de 23 años arrestado ayer a la madrugada por haber ingresado a robar a un negocio de telefonía celular en Arroyito quedó también preso como sospechoso de un homicidio ocurrido 24 horas antes en inmediaciones de la terminal de ómnibus. Es que la presencia de sangre en la remera del detenido no correspondía a ninguna herida y eso llamó la atención de los policías que finalmente pudieron establecer que el muchacho se encontraba prófugo por el crimen de Rodrigo Calderón, el cuidacoches violentamente asesinado de seis puñaladas el sábado a la madrugada en Santa Fe y Cafferata (ver aparte).

Fuentes de la comisaría 9ª indicaron que ayer a las 5.35 Jonatan Edgardo S. fue detenido minutos después de haber violentado una reja y romper un vidrio para entrar a robar a un local de la empresa de telefonía Claro de Alberdi al 600 bis. Según los voceros policiales consultados, cuando fue apresado el joven de 23 años tenía en su poder una CPU, un dispositivo portátil de almacenamiento de datos (lo que se conoce como pen drive) y un teléfono inalámbrico que al parecer había sustraído del comercio.

Incongruencias. "Esa persona fue arrestada y trasladada a esta seccional, donde las víctimas luego reconocieron como propios los elementos que se le habían incautado", comentó al respecto el oficial principal Alvaro Rosales, sumariante de turno de la seccional 9ª del barrio de Arroyito.

Sin embargo, más allá del robo que aparecía como esclarecido había algunos detalles que no le cerraban al sumariante.

"Al interrogarlo comenzaron a llamarme la atención algunas incongruencias de los datos que había dado este muchacho al ser identificado. Pero además noté que tenía manchas de sangre en la remera, algo extraño porque no presentaba lesiones que coincidieran con ello", sostuvo Rosales, que en ese marco se comunicó con los responsables del Juzgado de Instrucción Nº 12 en feria.

Además de las manchas de sangre, las dudas se amparaban en los datos que había dado el joven, por ejemplo, el número de DNI. "Cuando pedimos los antecedentes con ese número de documento surgió que no tenía. Sin embargo, él había dicho que alguna vez estuvo preso en la comisaría 6ª. Así, finalmente pudimos establecer que se trataba del hombre que estaba prófugo como sospechoso del asesinato ocurrido el día anterior en inmediaciones de la terminal", comentó el sumariante en relación con el homicidio de Calderón, al parecer desencadenado en el marco de una pelea entre cuidacoches (ver aparte).

Remera. Jonatan S. había sido sindicado por varios testigos como quien había mantenido la mortal pelea con Calderón el sábado a la madrugada.

"Los testimonios indicaban que el homicida vestía en ese momento una remera clara a rayas, similar a la que llevaba puesta Jonatan S. al ser detenido por el robo en Alberdi al 600 bis. Es probable que no se la haya cambiado", indicó Rosales, y agregó que la vestimenta ensangrentada que llevaba el sospechoso fue incautada.

Otro indicio que podría vincular a este detenido con el crimen de Calderón es que admitió haber estado parando en los últimos tiempos en la zona de la terminal.

"Al ser identificado por ese homicidio, los investigadores fueron a buscarlo a una vivienda de la zona de Puente Gallegos donde habita la madre. Pero la mujer les dijo que hace como un año que este joven no está allí y que estaba viviendo en la calle", añadió el sumariante de la 9ª.

En este contexto, Jonatan S. estaba al cierre de esta edición detenido en la comisaría de Arroyito imputado de dos hechos: el robo al local de Claro y el homicidio de Calderón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS