Edición Impresa

Procesaron a un chico como ejecutor de dos asesinatos

Tiene 19 años. Los hechos ocurrieron con media hora de diferencia en febrero de 2013. Una de las víctimas jugaba en inferiores de Central.

Lunes 09 de Junio de 2014

En un rectángulo de siete cuadras por seis y en sólo media hora, dos jóvenes fueron asesinados y otro herido de bala una madrugada de febrero de 2013 en barrio Tablada. Esos hechos que en las primeras horas parecían desligados terminaron conectados con el procesamiento de un joven de 19 años como autor de los tres ataques a tiros, mientras que un muchacho que en ese momento era menor de edad fue detenido en marzo pasado como el conductor de la moto desde la cual partieron las balas.

En base a testigos e incluso el señalamiento de uno de ellos que lo reconoció como el tirador, Joel Ibarra fue procesado por la jueza Irma Patricia Bilotta como autor de dos homicidios agravados por el uso de armas de fuego y la participación de un menor. Se trata de los crímenes de Nicolás Horacio López, de 18 años, y Nicolás Iván Basualdo , de 17, ambos asesinados a balazos en distintos ataques la madrugada del 16 de febrero de 2013. También fue acusado de causar lesiones graves a Alan L. en un tercer incidente de esa madrugada violenta.

Todo ocurrió en el rectángulo de siete cuadras delimitado por bulevar Seguí, avenida Grandoli, Centeno y Ayacucho. El primer asesinato fue a las 0.36. Nicolás Horacio López, un chico de 18 años sin antecedentes penales y que jugaba al fútbol en las inferiores de Rosario Central, recibió tres balazos que le dispararon desde una moto cuando estaba con un grupo de amigos en la esquina de Ayacucho y Centeno.

Disparos al grupo. Según testigos, por el lugar pasó una moto de alta cilindrada, tipo Honda Falcon, conducida por un muchacho con casco y en la que iba de acompañante otro joven que se cubría la cabeza con una capucha y que fue quien disparó al grupo. López recibió tres balazos calibre 9 milímetros en el hombro derecho, el antebrazo izquierdo y la cintura.

Sus amigos lo llevaron al Hospital de Niños Víctor J. Vilela pero al llegar nada pudieron hacer los médicos. El chico vivía con su padre y una hermana en la casa de calle Alem y entre sus ropas llevaba vieja una pistola calibre 6.35 desvencijada, sin proyectiles y con su cargador defectuoso, sin el resorte.

Luego, según la jueza, los mismos atacantes en moto se dirigieron a Esmeralda y 24 de Septiembre donde quince minutos después hirieron a Alan L. en la pierna derecha, por lo que fue derivado al Hospital de Emergencias. La gira terminó en Grandoli y pasaje Page, donde fue atacado a balazos Nicolás Iván Basualdo, de 17 años, quien recibió un balazo en la cabeza (entró por el cuello y salió por la sien) que lo dejó muerto en el pavimento. Una vecina llamó a la policía para avisar que había un cuerpo allí y debajo del adolescente se encontró un revólver calibre 32.

Los primeros testimonios señalaron que los atacantes habían sido "Joel" y "Matute", de la zona conocida como La Planchada. De los dos Joel fue el primero en quedar detenido. Cuatro personas declararon que Joel Ibarra disparó mientras que el otro muchacho, menor de edad en ese momento, era quien conducía la moto. "Estos dos salieron empastillados a la calle y esa noche hicieron un desastre", dijo una chica.

"Aparece una moto con dos ocupantes. El de atrás se baja y le apunta a una distancia de escasos tres metros y le dispara. Yo vi todo ya que Grandoli estaba bien iluminada. Después este sujeto que efectúa los disparos se suben nuevamente a la moto, arrancan y pasan por delante mío. Al que tenía la cara descubierta lo llegué a ver, contó un testigo de la muerte de Basualdo que luego reconoció de manera contundente a Ibarra en una rueda judicial. "Fue el que disparó", dijo.

"Joel fue el que disparó y había otro que le dicen Matute que era quien manejaba la moto", dijo otra chica que presenció el ataque a Alan L., quien sufrió fractura de fémur a causa del balazo. "Matute" es el sobrenombre de Matías G., un joven de 19 años que tenía de captura por los dos homicidios y que fue detenido el 22 de marzo pasado en Deán Funes y Esmeralda con un DNI falso. Quedó a disposición de un juzgado de Menores.

A partir de esos datos, Bilotta le dictó la prisión preventiva a Ibarra y lo procesó como autor de los tres ataques, que así terminaron conectados pese a que los testimonios no aclararon el trasfondo de esas balaceras encadenadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario