Edición Impresa

Procesaron por malversación de fondos al ex presidente comunal de Hughes

El ex presidente comunal de esta localidad, Daniel Sciamaro, fue procesado por malversación de caudales públicos, entre otras imputaciones, y se le trabó un embargo sobre sus bienes de 200 mil pesos.

Sábado 14 de Abril de 2012

Hughes.- El ex presidente comunal de esta localidad, Daniel Sciamaro, fue procesado por malversación de caudales públicos, entre otras imputaciones, y se le trabó un embargo sobre sus bienes de 200 mil pesos. El polémico mandatario debió abandonar el cargo antes de que culminara, en diciembre de 2011, envuelto en un escándalo de proporciones. Se lo acusaba de dilapidar los fondos públicos en juegos de azar, aunque él decía: "Si jugué fue con mi dinero, no con el de los vecinos de Hughes".

El juez de instrucción de Melincué, Leandro Martín, procesó a Daniel Sciamaro por malversación de caudales calificado por entorpecimientos de servicios públicos, peculado de caudales, peculado de servicios, fraude en perjuicio de la administración pública, emisión de cheques sin fondos e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Se le trabó además un embargo de 200 mil en su contra.

Sciamaro había ganado las elecciones de 2009 por primera vez. A pocos meses de su mandato comenzaron los problemas con los empleados comunales que plantearon medidas de fuerza constantes por la falta de pago en los haberes. El pueblo fue un verdadero caos durante los años 2010 y 2011; fundamentalmente en este último año.

No sólo fue procesado Sciamaro, sino otros integrantes de la comisión comunal. Una de ellas es Mariana Gutiérrez, a quien se considera autora penalmente responsable de la emisión de cheques sin fondos y cómplice necesaria de los cargos en los que fue procesado Sciamaro. A Gutiérrez se le trabó un embargo de 150 mil pesos.

Otros ex funcionarios también procesados. Sergio Giordano, Hernán Sánchez, Bruno Skarpa y Maximiliano Fernández están acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Todos formaban parte de la comisión comunal de Hughes en la gestión anterior.

Insólito. El fiscal Jorge Pozzi encontró cosas realmente insólitas en su investigación. Detectó que Sciamaro libró 16 cheques con fondos comunales directamente a su nombre, por un monto total de 135 mil pesos, y realizó transferencias a su madre directamente desde cuentas de la Comuna por valores que superan los 90 mil.

Sciamaro obtuvo además numerosos préstamos de entidades mutuales de la región que fueron cubiertos con fondos comunales.

La estrategia era recopilar dinero de mutuales aledañas a Hughes para ir "tapando agujeros" o pagar sueldos, ya que su principal escollo eran los empleados comunales que genuinamente reclamaban por sus haberes no pagos.

El derrotero. El 28 de octubre de 2010, y después de serias denuncias de descalabro económico y un prolongado paro municipal, Sciamaro renunció a su cargo junto con otros miembros. Se conformó entonces una comisión de gobierno de tres personas. Pero ésta no fue autorizada por la Junta Electoral, que ordenó constituir un órgano de cinco miembros.

El Tribunal reincorporó entonces a los dimitentes, aunque aceptando las renuncias a los cargos específicos. La comisión volvió a conformarse y reeligió nuevamente a Sciamaro, que volvió a asumir el 17 de noviembre de ese año.

Si embargo, los problemas en la comuna persistieron, hasta que el jefe comunal renunció el 1º de septiembre del año pasado, tres meses antes de que culminara su mandato y días después de que, el 18 de agosto, el Senado provincial diera media sanción a la intervención a la comuna.

A partir de entonces, el gobierno fue intervenido por un contador designado por la provincia, Jorge Varela. A partir de diciembre, la comuna está administrada por Mario Viola, quien admitió haber recibido una pesada herencia, aunque "de a poco se va normalizando la situación financiera de Hughes".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario