Edición Impresa

Procesan a un joven por un doble crimen cometido frente a las piletas de Saladillo

Fue el 18 de diciembre pasado en el complejo de zona sur. Las víctimas tenían 20 y 22 años y todo fue después de una pelea. Hay un prófugo.

Jueves 09 de Octubre de 2014

Nueve meses atrás, Carlos Ezequiel "Pelado" Acosta vio que tres muchachos con los que estaba enfrentado iban a robarle a dos chicos en una de las piletas del Balneario Polideportivo del Saladillo y entonces les salió al cruce. "No les robes a los pibitos", les dijo. Y la respuesta fue una amenaza: "Para vos, a la salida va a haber plomo". Poco después, cuando Acosta se retiraba del complejo de la zona sur, se escucharon tres detonaciones. Un proyectil le perforó la cabeza y otro disparo le partió el hombro. Un tercer tiro alcanzó a su amigo Ariel Zamora en el abdomen. Acosta murió mientras lo llevaban al Hospital de Emergencias y su compañero al día siguiente, en el mismo centro asistencial. Ahora, el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola procesó a Nicolás Andrés "Zurdo" Zacaro, de 21 años, como coautor de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas agravado por el uso de arma de fuego. El otro imputado en la causa, Luciano "Luki" C., todavía está prófugo. Por el caso también fue detenido un adolescente de 17 años identificado como Axel Aldo Nahuel V., quien finalmente fue desvinculado.

Acosta tenía 20 años y Zamora 22. Ambos eran parte de un grupo de unos quince chicos que vivían en el barrio Coronel Aguirre de Villa Gobernador Gálvez. El 18 de diciembre del año pasado fue la primera vez que Carlos había llegado para disfrutar de las piletas del Saladillo y tras una tarde sin problemas aparentes llegó la amenaza. Entonces el grupo se retiró por la puerta que da a avenida del Rosario. Fue en ese instante que una moto Honda YBR negra que había estado estacionada a media cuadra unos 45 minutos, se puso lentamente en marcha. "Una vez que estábamos afuera y, cuando nos acercamos a la calle, pasaron dos muchachos en una moto, una Honda YBR, muy despacio. Uno sacó un arma y empezó a los tiros, pero le apuntó a Carlos directamente", contó en ese momento una de las integrantes del grupo.

Los nombres.Desde el mismo momento del episodio tres nombres comenzaron a escucharse entre el grupo atacado: Axel, Zurdo y Luki. Algunos de quienes estaban con los chicos fallecidos los conocían del barrio y no dudaron en mencionarlos como los agresores.

Uno de los testimonios que valoró el juez Donnola para procesar a Zacaro fueron los dichos de un muchacho que estaba en el complejo y presenció lo ocurrido. "Carlos (Acosta) empezó a discutir con «Luki» y «El zurdito» que estaban en la pileta. Acosta les dijo que a la salida les iba a pegar porque se habían «zarpado con un pibito». Después vio a Carlos cuando se cruzó en la calle con Luki, que iba en una YBR negra. En ese momento Luki le dijo a Carlos ¿«vos me querés pegar a mí? Y ahí apareció El zurdito de atrás de una pared y empezó a tirarle a Acosta", contó el joven.

Balazos.El testigo explicó que el agresor disparó seis o siete balazos. Tras ser alcanzado por los proyectiles, Acosta retrocedió unos metros y en ese momento Zamora fue alcanzado por otro tiro. No obstante, este joven logró incorporarse y subirse a un patrullero para que lo auxiliaran. Casi al mismo tiempo, El zurdito se trepó a la moto guiada por Luki y escaparon hacia Villa Gobernador Gálvez. El testigo también contó que en el barrio se comentaba que Acosta "tenía bronca con El zurdito y Luki".

El otro testimonio que tuvo en cuenta el magistrado fue el de una prima de Acosta que estuvo el día del doble crimen en el complejo de Saladillo. "Apareció El zurdito y Carlos le preguntó «¿qué onda?» porque ellos decían que a la salida le iban a robar a unos pibes que estaban con Carlos. El zurdito le dijo que no pasaba nada. Pero El zurdito, Axel y Luki tenían un fierro adentro de la pileta. Los tres salieron detrás de mi primo. En ese momento, se escucharon como tres tiros. Yo salí y ya estaba mi primo tirado en el suelo", explicó la joven.

Con relación a los entredichos mantenidos entre Acosta y sus dos rivales, la familiar del chico asesinado comentó. "Carlos tenía problemas con El zurdito y Luki. Se tenían broncas por bandas. Ese día era por los pibitos que estaban con mi primo. A esos chicos, El zurdito, Luki y Axel decían que les iban a robar afuera y mi prirmo los defendió. Un chico me contó que Pelado los invitó a pelear mano a mano porque no tenía un fierro para defenderse. En ese momento, El zurdito le dijo «¿vos no me ibas a pegar?, dale tirá». Mi primo le dijo que no tenía nada y que cuando ellos quisieran se tiroteaban. El zurdito le dijo «bueno tomatelas» y cuando se estaban yendo le tiraron por la espalda".

Elementos de prueba.La otra evidencia que tuvo el juez Donnola para dictar la resolución de procesamiento fue el secuestro en la casa de Luciano C. de una moto de "similares características" a la que utilizaron los atacantes el día del doble crimen. También la similitud del arma utilizada en los homicidios —se menciona un revólver calibre 38— que eventualmente tenía guardado uno de los imputados dentro de las piletas del Saladillo. Además, la autopsia determinó que al menos un proyectil de ese calibre fue extraído en los cuerpos de los jóvenes asesinados.

Búsqueda

En la resolución de procesamiento, el juez Juan Andrés Donnola dispuso "una exhaustiva búsqueda" de Luciano C., el otro imputado por los homicidios de Carlos Ezequiel Acosta y Ariel Zamora, quien todavía está prófugo. Y ordenó a la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) que arbitre "las diligencias que fuera menester a los fines de lograr su comparendo al proceso".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario