Edición Impresa

Procesan a policías por apremios contra un grupo de adolescentes

Seis mujeres y un varón fueron llevados a la comisaría 14ª, en  Marcos Paz 6650, donde los hicieron desnudar, los golpearon y retuvieron parados por ocho horas.

Martes 11 de Noviembre de 2014

Tres empleados del Comando Radioeléctrico (CRE) fueron procesados por apremios ilegales y abuso de autoridad luego de acreditarse que golpearon y maltrataron a un grupo de adolescentes que detuvieron en Mendoza y Provincias Unidas. Los trasladaron a la comisaría 14º donde los obligaron a desnudarse por completo, los golpearon y los mantuvieron parados durante ocho horas. Una de las víctimas se descompensó, pero recién la trasladaron al hospital luego de siete horas de manifestar un cuadro de diabetes.

Luego de una investigación judicial en base a la grave denuncia que presentaron seis chicas de entre 12 y 18 años y un adolescente de 17 maltratados el domingo 25 de agosto de 2013 en la comisaría 14ª (Marcos Paz 6650), se llegó al grado probable de sospecha que dos mujeres policías y un agente varón tuvieron una conducta cuanto menos reprochable.

El juez de Instrucción Nº 7, Juan Andrés Donnola, procesó a los empleados del CRE, Flavia D., Melina B. y Walter R., a cargo del procedimiento realizado ese día, como coautores de los delitos de "apremios ilegales", en concurso ideal, y "abuso de autoridad".

El asedio policial comenzó a las las 3.30 de la madrugada, cuando el grupo conformado por Bianca F. (13); Julieta S. (14), Carla S. (12), Yamila F. (17), María Florencia C. (18), Verónica G. (14) y Ezequiel R. (17) caminaba por Provincias Unidas y Mendoza luego de asistir a un cumpleaños en la cantina bailable "Divina Greta" (Mendoza al 5000), de donde decidieron marcharse tras discutir con otras chicas en el baño.

Caminaron hasta llegar a Las 4 Plazas, donde fueron interceptadas por un patrulla del Comando, y de la Comisaría 14. De forma violenta, les ordenaron apoyarse contra un portón con los brazos abiertos, les tiraron el pelo, las golpearon en la cara. Luego las requisaron, les secuestraron celulares y las trasladaron en tres patrulleros a la seccional de Marcos Paz al 6000.

Allí las hicieron desnudar por completo ante un agente masculino, mientras que al ingresar a una pequeña habitación una policía mujer las cacheteaba. A Julieta le temblaban las piernas, al mismo tiempo que una policía de pelo corto les decía que se quedara quieta, que las haría "bailar".

En medio de insultos y agresiones, las horas transcurrían con el grupo de pie. En ese contexto humillante, María Florencia sufrió una descompensación por su diabetes. Pero los policías nunca se ocuparon de su salud, incluso la golpearon en la espalda y la dejaron todo el tiempo parada. Hasta que a las siete de la mañana comenzó a vomitar. A Carla Sosa le obligaron a limpiar el piso.

"Vomitá, total van a limpiar tus amigas", le gritaban los policías mientas la niña doblada en el suelo devolvía sangre. Recién a las 10.30 de la mañana decidieron trasladarla al Hospital Carrasco. Media hora más tarde y tras replicar las agresiones verbales y físicas con patadas y cachetazos, desde la comisaría llamaron a los padres del resto del grupo para que los fueran a retirar.

Las dos agentes y el chofer del móvil defendieron la intervención. Argumentaron que detuvieron a los jóvenes tras recibir la denuncia de un robo bajo tipo "piraña" y cuya víctima identificó al grupo como autores. Eso no se pudo corroborar.

Donnola remarca que "ambos imputados aparecen con una situación procesal absolutamente comprometida" en orden a las acciones desplegadas "desde el mismo momento de su llegada al lugar de detención (es el primer patrullero que arriba). Y desde ese allí son indicados como personal golpeador, y ya en la misma comisaría tener conductas agresivas, severas, rayanas con vejaciones, haciéndole mantener al grupo determinadas conductas como toser desnudas, agresiones verbales, insultos, o hacerlos limpiar el vómito".

Para el juez, estas circunstancias que "nacen de las pruebas colectadas, permiten aseverar que los imputados participaron de tales acciones, y así fueron sindicados, en las innumerables ruedas de detenidos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario