Edición Impresa

Procesamiento para un presunto sicario de la Banda de Los Monos

Es Juan Domingo Ramírez, protagonista de una extraña fuga en Jefatura. Aparece conectado a líderes del clan Cantero en escuchas.

Martes 31 de Marzo de 2015

Juan Domingo Ramírez, sindicado como sicario de la banda de Los Monos, fue procesado como integrante de la asociación ilícita y con activa participación en la trama delictiva que desplegaba el clan de barrio Las Flores. Estuvo prófugo varios meses tras una confusa fuga de la Jefatura de la Unidad Regional II en enero de 2014 pero fue recapturado seis meses después en Corrientes.

En base a transcripciones de escuchas entre los referentes de Los Monos donde se lo menciona con nitidez, entre otras evidencias, la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas procesó ayer a Ramírez, de 40 años, como integrante del grupo y le dictó prisión preventiva.

Organizados. La causa Nº 913/12 investiga delitos para asegurar negocios vinculados al narcotráfico y tuvo su origen en el crimen de Martín "Fantasma" Paz, colaborador del grupo acribillado a balazos el 8 de septiembre de 2012 en 27 de Febrero y Entre Ríos. En febrero de 2014 el juez Juan Carlos Vienna procesó a 36 integrantes de la banda, 13 de ellos policías. Les endilgó los delitos de asociación ilícita, cohecho, tenencia de armas de guerra, encubrimiento agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Entre los imputados hay muchos miembros del "clan Cantero", la familia que desde Las Flores comandaba organización. También quedaron bajo esa condición otras personas, según la pesquisa, sindicadas como testaferros, sicarios y colaboradores del grupo.

Caminando. Ramírez logró demorar su situación procesal tras evadirse de la Justicia durante varios meses. Tras ser detenido el 15 de enero de 2014 se fue caminando de la Jefatura de Ovidio Lagos 5200 en un hecho confuso que motivó la apertura de una causa por evasión simple con al menos dos policías implicados y dudas sobre la actuación de la brigada operativa de la División Judiciales, hasta ese momento con una marcada participación en la pesquisa de Los Monos.

El 28 de julio pasado Ramírez fue detenido en la localidad correntina de Lavalle en base a una investigación de fiscales federales y quedó ligado a la causa de la organización.

Rodenas —ahora a cargo del expediente tras la asignación de Vienna como juez del nuevo sistema procesal— consideró a Ramírez como parte de la "asociación ilícita o banda de tres o más personas destinada a la comisión de delitos indeterminados como homicidios, lesiones, extorsiones, amenazas, daños, encubrimientos, portación de armas de fuego y tráfico de estupefacientes".

Según Rodenas, el grupo ostentaba una "organización interna estable, con funciones definidas y una existencia anterior al 8 de septiembre de 2012". Sobre el acusado, explica que es aludido en la información de la causa. Se acreditan menciones de Ramírez en líneas de teléfono que pertenecen a Ramón Monchi Machuca, miembro de Los Monos y actualmente prófugo con orden de captura, en otra línea de Máximo Ariel Cantero —también prófugo— y a otras de Pájaro y de Guille, además de una de Marcelo "Chavo" Maciel, el policía acusado de brindar respaldo al grupo.

Dice la jueza que del análisis de esas comunicaciones y transcripciones de las conversaciones, se ofrece una visión "más amplia" de la relación que tenían, porque "los interlocutores aluden a un integrante de la banda como Juan Domingo, al cual la investigación judicial identifica como al imputado Ramírez, que surge de una serie de juego y combinación de elementos probatorios".

La conversación más palpable de esa relación es una del 28 de mayo de 2013, a las 18.06 y 18.25 donde el Chavo Maciel menciona a Ramírez en charla con Monchi luego del crimen de Marcelo Alomar, acribillado ese día mientras iba al volante de una camioneta en Acevedo y Francia.

En el mismo hecho resultó asesinado Nahuel César, que iba como acompañante, y la madre de César. En el vehículo iban tres personas, entre ellos dos niños de 7 y 8 años, que resultaron ilesos. Alomar era allegado a Milton César, hermano de Nahuel, sindicado como asesino de Pájaro Cantero, pero luego desvinculado de la causa por falta de pruebas, ya que habría sido confundido con otro joven, Milton Damario, quien finalmente fue procesado como coautor del crimen Pájaro.

En esa charla entre Chavo y Monchi se transcribe: "a Juan Domingo parece que lo manotearon ahí, en la cuadra de carambola nomás", y refiere que está detenido en "la 18ª", por la comisaría de la zona. Machuca responde: "no, si Juan Domingo no estaba", lo que evidencia un claro conocimiento de lo ocurrido con Alomar y César. Tras cartón mencionan que Juan Domingo no tiene nada que ver", y que seguro lo agarraron "en el Mini Cooper".

Al avanzar en la acreditación de su participación y/o autoría en las actividades que desplegaba el grupo, la jueza entiende que las escuchas entre "los actualmente prófugos Monchi Machuca, Ariel Máximo Cantero y el Chavo Maciel prueban la pertenencia y funciones del imputado en la asociación ilícita".

Recuerda Rodenas la transcripción de otra escucha del 13 de mayo de 2013 donde se constata una "larga conversación" entre Monchi y el Chavo sobre "diversos temas" donde Ramírez es nombrado con "familiaridad y ubicado "en Pellegrini" bajo la esfera de "el Viejo (...) el Ariel", en alusión a Máximo Cantero.

Se alude a otra escucha del 28 de mayo de 2013, cuando Machuca le informa a su padre de crianza, Máximo, sobre la detención de Juan Domingo que previamente le informó Maciel. "Juan Domingo está en cana, ¿te enteraste?. Lo agarraron ahí, a un par de cuadras de ahí, donde pasó eso". "Eso" es la referencia al crimen de Alomar y César.

"El análisis de las comunicaciones de la banda, entre interlocutores de alta jerarquía —dice la jueza— y de constancias, imágenes y declaraciones, surge evidente la participación de Ramírez en la asociación ilícita investigada, bajo la esfera particular de uno de sus jefes, el hoy prófugo Ariel Máximo Cantero".

Con dichos de un testigo de identidad reservada, otro familiar de Martín Paz, la ex mujer de Ramírez y evidencia concreta, el señalado fue procesado como parte fundamental de la asociación ilícita.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario