Edición Impresa

Procesado por la mortal balacera a una combi con hinchas de Ñuls

Le atribuyen manejar la moto desde la que otra persona disparó y mató al chofer y un pasajero la noche del domingo 15 de diciembre de 2013. Falta de mérito para un hermano suyo.

Viernes 19 de Septiembre de 2014

Un joven de 20 años fue procesado como presunto coautor de la balacera contra un minibús que transportaba hinchas de Newell's en la cual murieron dos hombres y dos mujeres —una de ellas una niña de 9 años— fueron heridas. Por el hecho, ocurrido el pasado 15 de diciembre, también estaba imputado un hermano del acusado que recibió la falta de mérito ya que no hubo pruebas que lo ubicaran en la escena del suceso.

La noche del domingo 15 de diciembre de 2013 un grupo de hinchas de Newell's oriundos de Buenos Aires regresaba en una Mercedes Benz Sprinter tras asistir —lo hacían habitualmente— al partido que su equipo había empatado con Lanús. El minibús tomó por bulevar Oroño hacia el sur y a la altura de bulevar Seguí se originó un altercado entre algunos ocupantes de la combi y un joven motociclista vestido con una camiseta de Central.

Al parecer, cuatro pasajeros bajaron de la Mercedes y mantuvieron una discusión con un intento de hacer caer de la moto al conductor, lo que no ocurrió. Volvieron a subir al minibús y siguieron viaje.

El vehículo habría realizado otras 20 cuadras cuando el joven de la moto volvió a aparecer. Esta vez sobrepasó a la combi, giró en U y encaró la Sprinter de frente. El acompañante comenzó a disparar una pistola calibre 9 milímetros contra el utilitario. José Leonardo Boladian, de 34 años, oriundo de Grand Bourg y chofer de la trafic, y Walter Palacios, de 39 y residente en Ramos Mejía, murieron. Solange Palacios, de 29 y hermana de Walter, recibió una bala en el hombro izquierdo. Y una niña de 9 años fue rozada por un proyectil que le provocó la fractura expuesta de un dedo.

Seis días después, y a instancias de un par de llamados anónimos que lo incriminaban, fue detenido José Antonio Gazquez, conocido como "Coco" y domiciliado cerca del lugar del hecho. Días después se entregó su hermano Luis Miguel, de 23 años, quien era buscado como presunto cómplice.

Indicios. La situación procesal de los hermanos quedó a consideración del Juzgado de Instrucción Nº 9, que días atrás se expidió. La resolución destaca que Coco fue reconocido en rueda de personas como quien participó del altercado previo a la balacera fatal. Y de los testimonios citados remarca cuatro que coinciden en ubicar al mismo joven al mando de la moto desde la que su acompañante, a instancias de Coco, disparó contra el minibús.

Otro indicio de la intervención de Gázquez en el suceso tiene que ver con la moto presuntamente empleada en el hecho, cuya descripción coincide con la hallada —tapada con un cubrecamas— en una casa allanada durante la investigación. Es una Motomel Skua roja y negra de 200 centímetros cúbicos que no se descarta haya sido, además, el rodado en el que se desplazaba el joven cuando, dos meses antes del hecho, fue blanco de una balacera en la cual un primo suyo murió y él mismo resultara gravemente herido.

Otro elemento incriminante tiene que ver con dos cargadores vacíos de pistola nueve milímetros que fueron hallados en la casa donde el muchacho fue detenido. También se destaca que el periplo que se le atribuye, desde el altercado inicial hasta la balacera, "se reduce a un ámbito espacial concordante con el domicilio de Gázquez y sus familiares".

"En consecuencia —agrega la resolución— si bien la relación entre el hecho y la conducta de Gázquez la habría determinado al inicio de la investigación dos llamados anónimos al 911, ello no habría quedado desprovisto de elementos que sostuviesen tal imputación. Por el contrario, lo analizado en los párrafos precedentes no sólo viabilizan una reconstrucción razonable de lo ocurrido vinculándolo a Gázquez sino que además habilitarían la próxima etapa del juicio".

Aunque no haya disparado, para la Justicia "el aporte de Gázquez habría sido determinante para el resultado, no sólo por las contingencias previas al luctuoso incidente sino por el aporte posterior del arma de fuego y señalamiento hacia sus víctimas".

 

Dudas. Por otra parte, el fallo indica que la intervención de Luis Gázquez se diluye ante la "ausencia de elementos probatorios" que lo ubiquen en esa moto. "La ausencia de testimonios más su terminante negativa generan un estado de duda que no puede resolverse sino dictando falta de mérito", sostiene el texto.

En tal sentido, José Antonio Gázquez fue procesado como coautor de homicidio agravado por uso de arma de fuego en dos oportunidades y por el mismo delito en grado de tentativa en otros dos casos. El joven continuará preso hasta llegar a juicio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario