Edición Impresa

Prisionero de guerra

Conforme a derecho, me expreso en estas líneas, exponiendo que soy un ciudadano, que trabajó en este país

Domingo 11 de Febrero de 2018

Conforme a derecho, me expreso en estas líneas, exponiendo que soy un ciudadano, que trabajó en este país, desde los 15 años, como muchos otros ciudadanos, millones, que también lo han hecho. Ya con 75 años cumplidos, hace varios años me he sometido, sí me he sometido, a la célebre y esperada jubilación, de la misma manera, que muchos otros millones de argentinos. Como a través de los años, la jubilación ha sido, como dije someterse, a una situación de prisionero de guerra, donde los derechos, aparentemente figuran en la Constitución nacional, pero pareciera, que en el diario vivir, los jubilados, pasamos por el bochorno, de mendigar ante los señores legisladores, jubilaciones dignas y demás servicios, que atañen a las mismas, en mi caso, tras haber aportado a Ansés, por 40 años de trabajo. Mientras esto pasa, nuestros legisladores, en una épica epopeya, han realizado, el sainete criollo, al mejor estilo gauchesco, conforme a las propuestas, con los ruralistas, personajes estos últimos, que como así sus abuelos, vinieron y bajaron de los barcos, ellos tendrían que hacer lo mismo, pero en este caso bajarse del avión, deberían de acordarse, que sus antepasados, vinieron desesperados, para empezar una vida nueva, y que fueron muy bien recibidos. Y a algunos les fue muy bien. Volviendo a mi sometimiento de la jubilación, tras haber aportado, como millones de ciudadanos, y creyendo en nuestro país, no nos fuimos. Nadie se acuerda de nosotros y el desastre de nuestra jubilación, un desastre de lesa humanidad, así deberíamos llamarla. Tomando el ejemplo, de los viejos jubilados, y de su santa paciencia colectiva, en la creencia que el Congreso nacional, sacará las leyes, que tienen encajonadas, para dignificarnos y otorgarnos, los que nos corresponde constitucionalmente. Especialmente Ansés, que tendría que estar, al servicio de los jubilados y no del gobierno de turno, como esta. La Tercera Edad, debe ser una manera de encarar la vida, mejorándola, debemos luchar por mejores políticas, para lograr obtener mejores beneficios jubilatorios merecidos, y que nos corresponden por ley. Quiero destacar que, si bien es cierto que aporte 40 años a la caja jubilatoria, para jubilarme, usaron mis últimos 10 años de aportes, perdiéndose los otros 30 años que también aporte y que nadie me da una explicación debida de este atropello y estafa. Obvio, como también lo hicieron millones de jubilados. Porque soy de aquellos jubilados que cuando trabajaban aportaron gran parte de la misma en lo que se denominada en aquel entonces jubilación privada desapareciendo los aportes efectuados por años, otra tremenda estafa a los jubilados. Digo, la única actitud coherente que le veo a este gobierno es que coincide con los dichos y actitudes del gobierno anterior, es decir, pretender que pase el tiempo y que los jubilados nos vayamos muriendo y así lograr sanear las cajas jubilatorias. Piensen y razonen, quién puede vivir en la Argentina ganando 7.300 pesos mensuales, como ganamos nosotros, nadie.

Armando Torres Arrabal

DNI: 6.047.844


Telecom y el servicio sin internet

Efectué a Telecom tres reclamos de reparación del teléfono fijo de mi madre María de Los Angeles Ulla, viuda de 91 años, sin que a la fecha haya logrado solución alguna. El comentario de la gente es que al no tener internet no se lo arreglarán ¿Si fuera así, no sería una maniobra extorsionadora? Las facturas se pagan en tiempo y forma.

Fernando Menéndez

DNI: 10.778.365


Ignorancia sincera y estupidez concienzuda

Decía Martin Luther King: "Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda". La primera es incapaz de captar la importancia dañina de los estúpidos, mientras que estos, poseen una característica sorprendente, ignoran que son estúpidos. Lógicamente estas personas, se resisten ponerse sobre aviso, pues la ignorancia de la estupidez les equivale a la bienaventuranza. Quizás sea esto lo que los hace sumamente peligrosos . El diccionario dice: "Estúpida es aquella persona cuyo accionar, denota y produce graves consecuencias, por falta de inteligencia o entendimiento ético social" Los sinónimos relacionados son: absurdo, boludez, negligencia e inconsciencia. Revistiendo incluso, formas variadas como la mentira, el orgullo, la vanidad, la incredulidad, el temor y el prejuicio. Sobresalir por dichas virtudes, resulta ser un perfecto estúpido. Aclarando que el nivel educativo, no influye en la probabilidad de encontrar más o menos estúpidos en un círculo vicioso. La estupidez es el tipo de personalidad más peligroso que existe, es la fuerza más destructiva de la evolución humana, conocerla, comprenderla y aislarla, es el modo más eficaz de combatirla, o reducir sus terribles efectos. Cuando un estúpido entra en escena el cuadro cambia completamente, causando daño sin dejar ningún tipo de ganancias. La riqueza se destruye, la sociedad empobrece y el futuro se vuelve utopía. Pensando con lógica: ¿podría calificarse de perfecto a un mundo del que la risa estuviera ausente?, de igual modo con la estupidez humana. Pero aun sabiendo que no se puede eliminar totalmente, debemos convencernos de que no es invencible. Procurando no confundirnos, cuando aceptamos soportar una ligera dosis de estupidez, subestimando la cantidad de estúpidos que nos rodean

norbertoivaldi@gmail.com


El grato espacio y los colegas lectores

Hay una hermosa sección, para mí la más interesante de este querido diario de Rosario, que yo veo por internet. Me refiero a sus cartas de lectores que otorgan un grato espacio para expresar sensibles inquietudes y deseos personales. Especialmente felicito en primer lugar al señor Edgardo Urraco por sus destacadas notas que nos tiene felizmente acostumbrados y también a la señorita Nora Cardarelli por el nivel de sus escritos de lenguaje académico al que no siempre todos logran acceder a su eventual comprensión pero al que nunca dejamos de aguardar con interés de enriquecernos culturalmente de su lectura que, al igual que Urraco, es elevadora de nuestro bagaje cultural y a la vez guía a nivel de enfoque para quienes nos preciamos de llamarnos intelectuales. A estos escritores y demás colaboradores de la sección mi mayor admiración y agradecimiento.

Coriolano Fernández

DNI: 4.091.167


Demasiados días sin bancos

Cinco días seguidos sin bancos y seis en el Bapro es algo insoportable. Recrudecerán los robos a los comercios impedidos de depositar. El clima de negocios y de actividades se perjudica muchísimo. Así es imposible que el país deje de retroceder. Los dos feriados nacionales por carnaval son increíbles, significan un retorno al paganismo desquiciado. ¿Está la situación para esa algarabía? Que se favorezca el turismo local no compensa. El gobierno, ¿podría ponerse las pilas? Aunque sean grandes.

Julio Chiappini

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});