Edición Impresa

Prisión preventiva sin plazos a seis de los acusados por robo a joyería

Ayer fueron imputados por robo calificado y privación de la libertad. Otros dos quedaron presos como partícipes primarios.

Lunes 06 de Abril de 2015

"Ey Jere, hola amigo, ¿qué pasa? Ya, pero ya urgente nos tenemos que juntar en la obra. Bueno, y me pasás a buscar, mirá que no vamos a dejar todos los autos estacionados en la casa del «Culón»". Esta llamada que el viernes a las 20 recibió en su celular uno los ocho acusados por el robo —diez días atrás— a "MG Joyas" fue uno de los elementos que permitió el allanamiento a la casa donde horas después fueron apresados los sospechosos.

Ayer a la mañana el juez Javier Beltramone les dictó la prisión preventiva sin plazo a seis de los detenidos. Jeremías Gonzalo P., Andrés Alberto M., Gastón Ariel R. y Luis Alberto P. fueron imputados de robo calificado y privación ilegítima de la libertad en calidad de coautores. Una de las evidencias que valoró el magistrado fueron las imágenes registradas por las videocámaras del local asaltado, que permitieron —según la Fiscalía— identificar a los cuatro como los autores del robo. Por su parte, César David B. y el joyero Gustavo Sergio C. fueron acusados de partícipes primarios del hecho.

En tanto, el magistrado decidió cambiar la calificación penal de los otros dos detenidos. Es que la fiscal Juliana González había acusado de Marcelo Ariel L. y a David Q. como partícipes primarios, pero Beltramone les atribuyó el delito de encubrimiento agravado con ánimo de lucro ya que consideró que no brindaron "un aporte esencial" para cometer el ilícito. Por ello Marcelo L. pasará 30 días preso y David Q. fue excarcelado bajo la figura de sustitución de prisión.

Boquete. En la audiencia imputativa realizada ayer a la mañana, la fiscal relató cómo se desencadenó el atraco ocurrido el pasado 25 de marzo. Poco antes de las 8 cuatro hombres ingresaron al local "MG Joyas", en Maipú 1062, luego de escalar un techo de chapa de un tinglado que cubre un patio interno del local. Luego, explicó González, los maleantes descendieron por una escalera hasta el patio.

Una vez allí hicieron un boquete en una pared que se conecta con el baño. A través de ese hueco accedieron al negocio y una vez adentro encañonaron a dos empleados, los maniataron y los encerraron en el baño.

Con la situación controlada, los delincuentes recogieron alhajas que estaban en una caja fuerte. Se apoderaron de aros criollos y cubanos, cadenas, gargantillas, pulseras, aros, anillos y dijes de oro 18 kilates que pesaron un total de 6.270 gramos. También se llevaron joyas de plata por 8.400 gramos y mil pesos que estaba guardados en una caja de seguridad.

Los empleados tampoco se salvaron del atraco ya que los ladrones les quitaron un total de dos mil pesos. Con el botín en su poder, los ladrones emprendieron el escape a bordo de un Volkswagen Gol Trend blanco en el cual un cómplice los esperaba frente al comercio. En el local la policía secuestró un teléfono nextel de los imputados.

Imágenes y llamadas. El caso empezó a ser investigado por el fiscal de Flagrancia Alvaro Campos quien ordenó, entre otras medidas, el chequeo de las cámaras de videovigilancia del local y la de un domo ubicado en San Luis y Maipú. Poco después tomó la pesquisa la fiscal de Investigación y Juicio Juliana González.

¿Cómo llegaron los policías de la PDI, según la fiscal, a detener a los acusados en una casa —propiedad de César B.— de avenida Pujato al 700 a la 0.30 del sábado pasado? Primero identificaron a través de las imágenes de las videocámaras a Jeremías P., Andrés M., Gastón R. y Luis P. Luego interceptaron los celulares de Jeremías P. y Andrés M.

En las escuchas los investigadores de la PDI detectaron que Jeremías P. recibió el 3 de abril a las 20 la llamada relatada al comienzo de esta nota. El segundo contacto ocurrió a las 22 de ese día. "Y dale vení. Ya hace un rato que estamos trabajando. Vení y traé una gaseosa. Dale loco", dijo el interlocutor de Jeremías P.

A partir de estos llamados, la fiscal González requirió al juez Carlos Leiva la orden de allanamiento a la casa donde fueron detenidos los acusados mientras se "repartían la mayoría de las joyas sustraídas que estaban arriba de una mesa".

En el lugar también se secuestraron dos balanzas, varias bolsas con la inscripción "Trust" y fueron incautados un Volkswagen Passat, un Mercedes Benz 250 deportivo, una camioneta Audi Q5, un Mini Cooper y un Honda Civic. Ayer, según dijo la fiscal, las joyas robadas fueron reconocidas por la dueña del local asaltado diez días atrás.

Condenados. Con relación a Jeremías P., la fiscal señaló que fue sentenciado el 30 de abril de 2002 a cuatro años de prisión por robo calificado por uso de arma de fuego y la pena fue unificada a 13 años, pero ya cumplió la condena. Por su parte, Andrés M. recibió una pena de seis años y un mes el 5 de enero de 2001 por un hecho ocurrido en Cañada de Gómez. Fue unificada en ocho años. Salió bajo el régimen de salidas transitorias y nunca regresó al penal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario