Edición Impresa

Prisión preventiva para acusados de linchar al joven que robó una cartera

Nahuel P. y Gerardo G. están imputados de matar a David Moreira en marzo pasado en barrio Azcuénaga. Pasarán 40 días presos. Fueron imputados por el delito de homicidio doblemente calificado.

Jueves 25 de Septiembre de 2014

Los acusados de matar a golpes a David Moreira, el joven de 18 años linchado por un grupo de personas que lo atrapó tras robarle el bolso a una mujer, fueron imputados ayer por el delito de homicidio doblemente calificado por el concurso premeditado por la participación de tres o más personas. "Los golpes funcionaron de la misma manera para el desenlace fatal. Ello prueba el agravante ensañamiento: matar haciendo padecer a la víctima un sufrimiento extraordinario", fundamentó el fiscal. Tras negarle el pedido de excarcelación, la jueza que presidió la audiencia les dictó la prisión preventiva por 40 días, tiempo durante el cual el Ministerio Público de la Acusación deberá acumular pruebas que permitan sostener la acusación que tiene una pena en expectativa de prisión perpetua.

Nahuel P., de 23 años, y Gerardo G. , de 28, ingresaron esposados ayer a las 14.25 a la sala de audiencias de los Tribunales para cumplir con la audiencia imputativa luego ser detenidos como sospechosos de asesinar a Moreira el 22 de marzo pasado en Marcos Paz al 5400, donde también actuaron otras personas que están en la mira de la Justicia.

En un auditorio ocupado por familiares de los detenidos, vecinos del barrio Azcuénaga y la propia madre de la víctima, Lorena Torres, como querellante de la causa, la jueza Roxana Bernardelli habilitó al fiscal Florentino Malaponte para que formule la acusación.

Dura acusación. El funcionario les endilgó el delito de "homicidio doblemente calificado por el concurso premeditado, por la participación de tres o más personas" y solicitó la prisión preventiva sin plazos en base a la pena en expectativa (prisión perpetua) y la peligrosidad procesal que supondría transitar en libertad esta etapa de la investigación.

Como agravante de esa figura, agregó el resultado de la autopsia que determinó la causa de muerte de Moreira. Según el informe, se debió a traumatismo encéfalo craneano grave con politraumatismo irreversible. "Todos los golpes funcionaron de la misma manera para el desenlace fatal. Ello prueba el agravante de ensañamiento: matar haciendo padecer a la víctima un sufrimiento extraordinario", refirió Malaponte.

El fiscal describió que la víctima y su cómplice (ya condenado en juicio abreviado) fueron rozados por un auto que los desestabilizó y que luego Moreira fue abordado por un grupo de personas y recibió golpes "durante unos 15 minutos de forma ininterrumpida, tirado en el piso, desarmado e indefenso, aún después de quedar inconsciente".

No hicieron caso.El fiscal agregó que los golpes comenzaron sobre calle Marcos Paz entre Liniers y Larrea. Siguieron cuando la víctima intentó pararse, fue tomado de los pelos y arrastrado, instancia en que el grupo hizo caso "omiso" al pedido de vecinos de parar la golpiza. Y que junto al resto de los agresores "se escaparon al llegar el móvil policial convocado por testigos que decían «vengan a parar esto, lo van a matar»".

Malaponte sustentó la acusación en un video casero, múltiples testimonios (al menos 15 donde hay cuatro de identidad reservada), el secuestro de prendas y calzado utilizado por los imputados el día del suceso, el entrecruzamiento de perfiles de redes sociales de los imputados y escuchas telefónicas que orientaron la pesquisa.

Uno de esos materiales corresponden a un integrante del grupo, que no fue localizado, que posteó una foto de la víctima que se hizo pública junto a un mensaje donde se lee: "Le dimos entre todos".

Finalmente, Malaponte indicó que restan realizar medidas probatorias importantes. Sobre todo una rueda de reconocimiento, pericias a computadoras, teléfonos y tablets secuestrados en siete allanamiento realizados el martes, donde se trata de ubicar un video anónimo que mostraría instancias del hecho.

Alternativas. En tanto, la defensa refutó los cargos. Germán Mahieu por Gerardo G. y Bruno Guastella por Nahuel P., negaron que sus representados aparezcan en el video, al que calificaron de baja calidad y no los muestran en el lugar.

Dijeron que la acusación se sustenta en "elucubraciones y presunciones de terceras personas", y que la grave imputación que se les achaca no significa un mérito para mantenerlos encarcelados, ante lo cual solicitaron medidas alternativas, como la prisión domiciliaria con salidas laborares en el caso de Gerardo G. (tiene trabajo formal como instalador de placas de yeso), o con garantes personales a Nahuel.

Tras aclararle a la fiscalía que las medidas probatorias que restan serán vitales para sostener la imputación, la jueza negó los planteos de la defensa y dictó para la prisión preventiva por un plazo de 40 días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario