Edición Impresa

Prisión preventiva para acusados de cuatro violentas entraderas

Son un hombre y una mujer detenidos el viernes. Uno de los hechos, en el que usaron una picana, prevé una mínima de diez años.

Martes 15 de Julio de 2014

Un hombre y una mujer detenidos el viernes acusados de integrar una banda que cometía entraderas vestidos de policías quedaron en prisión preventiva sin plazo y acusados de cuatro robos con armas. Así lo dispuso el juez Javier Beltramone en una audiencia en la que consideró suficientes las evidencias para mantener detenidos a ambos. Uno de los casos, en el que se empleó una picana e incluyó el secuestro de una de las víctimas, prevé una pena mínima de 10 años de prisión.

Los detenidos son Maricel Viviana F., de 40 años y un pasado delictivo que incluye una condena por robo calificado, y Alejandro Javier V., de 24. Como informara este diario el domingo, ambos fueron detenidos el viernes a la noche en una casa de Barra al 3700 donde policías de la Brigada de Investigaciones llegaron allí tras los autores de una serie de entraderas similares registradas en los últimos 15 días.

Tras establecer el posible escondite, allanaron el lugar con la fiscal de Flagrancia Georgina Pairola y hallaron artículos de informática, ropa, llaves de distintos modelos y marcas de autos, uniformes policiales, una réplica de pistola calibre 45 y elementos denunciados como robados en cuatro hechos recientes.

De los cuatro casos que les atribuyen, uno fue el 28 de junio en Montevideo al 3500 donde, vestidos de policías, los asaltantes simularon un allanamiento para robar dos notebooks, celulares, 12 mil pesos y una Toyota Hilux.

Otro hecho, el más violento, fue el 30 de junio en La Paz al 3200. Allí una pareja de falsos policías abordó a Ana Brites mientras otro par reducía a su esposo Luis cuando iba a buscar su Ford EcoSport a una cochera cercana y lo obligaron a subir a un Peugeot blanco. Mientras un dúo de ladrones revolvía la casa, el hombre quedó secuestrado a merced de otros dos. Lo golpearon en la boca y lo picanearon para que dijera dónde guardaba el dinero. Finalmente la banda se alzó con 9 mil pesos, una computadora, dos relojes y dos anillos. La mujer quedó amordazada bajo la cama y su esposo abandonado en un descampado de zona sur. Los otros episodios fueron el 8 de julio en Pasco al 5500 y el 10 de julio en Magallanes al 3500.

Grave acusación. En la audiencia imputativa Maricel F. y Alejandro V. fueron acusados de dos hechos de robo calificado cometidos con un arma de fuego no hallada y otros dos perpetrados con picana eléctrica, lo que supone una pena más alta.El asalto de La Paz al 3200 se consideró cometido en concurso real con privación ilegítima de la libertad y agravado por la participación de dos o más personas y torturas, lo que prevé una pena mínima de 10 años. Por las evidencias reunidas y la expectativa de pena, además, Beltramone dispuso que sigan en prisión preventiva sin plazos.

Si bien Alejandro V. aceptó declarar y dijo ser víctima de una persecución policial, la fiscal enumeró las evidencias de los robos halladas en el allanamiento. A esto suman descripciones coincidentes hechas por las víctimas, que siempre mencionaron en el grupo a una mujer con rasgos similares a los de Maricel F. Los hechos eran cometidos por tres hombres y una mujer rubia, todos armados y uno de ellos, "muy violento", que usaba una picana.

Según fuentes de la pesquisa, todo indica que no elegían a las víctimas al azar sino que contarían con datos previos. En dos casos aprovecharon el momento en que alguien abría la puerta de la casa, en otros dos forzaron cerraduras. Se presume que para violentar las aberturas usaron un ariete (una viga pesada) que fue secuestrado en la requisa, envuelto en una frazada.

Al declarar, Alejandro V. dijo que la Brigada de Investigaciones los perseguía a él y a su ex esposa y que por ello había interpuesto dos hábeas corpus. En uno planteó que el 10 de febrero a las 15.30 lo siguieron desde una camioneta dos personas que serían policías de civil que le sacaron fotos a su auto. El recurso fue rechazado al igual que otro similar que hizo al día siguiente. En cuanto a su relación con Maricel F., dijo que la conoce porque es remisero trucho y suele llevarla como pasajera, pero negó vivir con ella.

Maricel F., que ayer nombró un defensor particular, es una mujer ligada varios episodios delictivos. Uno de ellos, el 15 de marzo de 2004, fue el asalto en banda a una distribuidora de 24 de Septiembre al 3500 del que un hombre y una mujer huyeron en moto y terminaron protagonizando un choque en Villa Gobernador Gálvez. En ese accidente la mujer sufrió un traumatismo de cráneo y a las dos semanas fue procesada por ese asalto y un golpe ocurrido tres días antes a una firma crediticia.

Desvinculado

Gustavo Ariel F., un joven de 22 años que también fue arrestado en el marco de los allanamientos realizados el viernes a la noche fue desvinculado del caso. Si bien en un primer momento fue ligado a la banda, fuentes de la investigación indicaron que es un hijo de Maricel F. que cumple arresto domiciliario por una causa previa, a cargo del juzgado de Sentencia Nº 7, y por fue desvinculado de la causa por las entraderas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS