Edición Impresa

Preventiva sin plazos por matar a su pareja

Un estruendo ensordecedor marcó la última discusión que mantuvieron Rocío Noemí Cabrera, de 22 años, con su concubino Juan Carlos F. el 15 de diciembre de 2015 en una vivienda de villa Manuelita, en el sudeste de la ciudad.

Jueves 14 de Abril de 2016

Un estruendo ensordecedor marcó la última discusión que mantuvieron Rocío Noemí Cabrera, de 22 años, con su concubino Juan Carlos F. el 15 de diciembre de 2015 en una vivienda de villa Manuelita, en el sudeste de la ciudad. Enseguida, la madre y el tío de la chica corrieron hacia donde estaba la pareja y vieron a Rocío en el suelo, malherida por una perdigonada de escopeta. A su lado estaba Juan F., llorando sobre el cuerpo. A la muchacha la llevaron al hospital Roque Sáenz Peña pero su vida se apagó a poco de llegar. Cuatro meses después Juan Carlos F. se presentó en la Fiscalía y ayer fue imputado de homicidio calificado por el vínculo y por la condición de género, una figura por la que podría recibir prisión perpetua.

En la audiencia el juez Héctor Núñez Cartelle dispuso la prisión preventiva sin plazo del muchacho. Antes, el fiscal Ademar Bianchini señaló que a las 18.30 del 15 de diciembre Rocío discutió con su pareja en la casa de Spiro al 300 bis y "en medio de la discusión Juan F. le disparó con una escopeta".

Bianchini recordó los dichos de Patricia C., la mamá de Rocío: "Escuché un estruendo muy fuerte. Cuando fui a ver lo que había pasado, encontré a Rocío herida en el suelo. Primero (Juan F.) me dijo que ella se había disparado, después que a él se le había escapado el tiro".

El fiscal afirmó que durante estos cuatro meses el imputado estuvo prófugo. "La semana pasada el padre fue a la Fiscalía y dijo que todavía no se había presentado por las secuelas de un ataque que había sufrido. Es que tras el crimen el joven fue baleado en Doctor Riva y Alem "porque no había terminado de pagar una casa. Le pegaron un tiro que le entró por la nuca y le salió por la boca", explicaron.

Otras versión. A su turno Marta Macat, defensora de Juan F., planteó con énfasis que el caso no puede ponderarse como femicidio. "No es cierto que se hayan peleado y que a raíz de eso mi cliente le disparó". Y afirmó que ni la madre ni el tío de la chica dijeron que antes del desenlace haya habido una pelea de pareja.

La letrada leyó la declaración de la mamá de Rocío en Fiscalía. "Estábamos limpiando la casa y tomando mates con mis nietas. En un momento Rocío fue a buscar una pinzita al cuarto de enfrente, donde estaba el marido. Entonces escuché un estruendo fuerte y salí corriendo con mi hermano para ver lo que había pasado. Ella no podía hablar, pero no escuché una discusión previa, aunque ellos se insultaban. Una vez vi que Rocío tenía un cuchillo mientras se peleaba con Juan", testimonió la mamá de la víctima.

El tío de la chica, en tanto, contó en Fiscalía: "Escuché un estruendo y cuando entré Rocío estaba boca abajo. Juan Carlos la abrazaba y lloraba y decía que se le había escapado el tiro. Estaba desesperado". Macat señaló que su cliente "no se escapó tras el hecho. Se quedó en el barrio, pero no se presentó por consejo de su familia. No vas a salir más", le dijeron. La abogada afirmó que "no se puede decir que su asistido sea un asesino que cometió un femicidio". Y requirió el arresto domiciliario o que se le imponga la prisión preventiva durante 30 días.

Macat también pidió que se traslade a su cliente de la cárcel de Piñero porque allí están alojados dos hombres acusados del crimen de un primo de Juan F. Ante eso, el juez dispuso que el imputado sea derivado a la cárcel de Pérez y le dictó la prisión preventiva sin plazo.

"Se trata de un caso de femicidio. No hace falta para se configure esa figura penal que haya una discusión previa. Cualquier ataque que genere un hombre a una mujer y le provoque lesiones constituye un femicidio", afirmó el magistrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario