Edición Impresa

Pretemporada en La Feliz: Newell's, en un mar de ilusiones y desafíos

La pretemporada se trasladó a Mar del Plata con un abanico de objetivos, ya que los rojinegros deben afrontar el torneo Final, la Libertadores y la Copa Argentina. El Rojinegro necesita fortalecer sus lazos, inmunizarlos, y construir las bases del modelo 2013.

Miércoles 09 de Enero de 2013

La buena temporada que forjó Gerardo Martino en su primer año como técnico dejó a Newell's con la cabeza bien alta, le impregnó un inconfundible sello de fábrica y le abrió un abanico de competencias que se transformó en una estación de renovación de sueños para el conjunto rojinegro.

El inicio de 2013 le propone a los leprosos una agenda apretada fomentada por el torneo local, la Copa Argentina y la Copa Libertadores (una vieja debilidad). Deberán transitar por ese agitado bulevar con ambición, porque su historia y su gente lo obligan, pero también con cierta cautela ya que la calculadora todavía necesita un aporte adicional para encontrar una dosis mayor de comodidad.

La empresa no será sencilla. Este Newell's no puede descuidar ningún frente. Por cuestiones básicas de necesidad y también por la decisión de su líder, que ya declaró que tiene equipo y plantel para afrontar todo lo que se viene. El Tata ya marcó el camino para este semestre y, como es su costumbre, trata de desdramatizar los trazos apuntados y pondera una y otra vez las cualidades de sus dirigidos. Confía en lo que sabe, en lo que tiene y es quizás por eso que no está reclamando refuerzos a los gritos. El técnico rojinegro continúa haciendo culto a su perfil formal, optimista, laborioso y comprometido.

Y para cumplir con las metas propuestas, este plantel tendrá que exhibir una férrea muestra de madurez. Es que el caso de dóping de Bernardi será una auténtica prueba de carácter para este grupo. Es que Lucas es el capitán, un referente, una voz con mucho peso específico en el funcionamiento interno y su posible sanción puede transformarse en un inoportuno golpe que habrá que saber absorber con gallardía, esa que pregona Martino desde se juego y que expone entre sus principales valores de conducta.

Este paso leproso por Mar del Plata tiene un eje formador. Newell's necesita fortalecer sus lazos, inmunizarlos, y construir las bases del modelo 2013. Debe disimular antiguos defectos y potenciar su gran caudal de virtudes. Por nombres propios, por conformación de grupo, por la calidad de su mentor y por los válidos antecedentes de los torneos anteriores, da la impresión que tiene herramientas para no sólo cumplir con sus objetivos iniciales, sino también para animarse un poco más.

Desde que llegó el Tata, Newell's se transformó en protagonista, en una propuesta atractiva, en un modelo a imitar. Desactivó la enfermiza relación con los promedios y lo ubicó en otro escenario, más cautivante, más movilizador. Lo llenó de elogios y certezas, lo elevó de nivel y le cambió sus perspectivas. Le regaló un mar de desafíos y nuevas ilusiones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS