Edición Impresa

Presión del berlusconismo sobre el presidente italiano

Los titulares de las bancadas le plantearon en audiencia alternativas para lograr el perdón o conmutación de la condena del Cavaliere.

Martes 06 de Agosto de 2013

Luego de las palabras conciliadoras de Silvio Berlusconi el domingo, volvió la presión de su partido y sus legisladores para que se le conceda un indulto presidencial. Los jefes de bancada del partido de Berlusconi Pueblo de la Libertad (PDL), en el Senado y la Cámara baja, Renato Schifani y Renato Brunetta, fueron recibidos por el presidente de la república, Giorgio Napolitano, al que le plantearon diversas alternativas para lograr la "gracia" o perdón presidencial para que Berlusconi no purgue un año de prisión domiciliaria. Esta condena, impuesta a Berlusconi el viernes pasado por la Corte Suprema, desató una tormenta política que amenaza al débil gobierno italiano de coalición. Si el partido del Cavaliere deja el Ejecutivo, este automáticamente cae por falta de votos en el Parlamento.

Según la agencia de noticias Ansa "el presidente examinó con atención todos los aspectos" de los planteos que le llevaron los líderes legislativos del berlusconismo. Según el diario La Repubblica, durante el encuentro no se habló de una "gracia" presidencial, al menos de parte del jefe del Estado, quien había ya dejado trascender que en ese caso Berlusconi debe presentar un pedido formal, como marca la ley. Sí se habrían estudiado otras alternativas, como "un acto de clemencia" o "una reforma de la Justicia", una exigencia esta última planteada por Berlusconi en términos de ultimátum luego de su sentencia. Según el diario romano, también se habría conversado sobre posibilidades más concretas, como "una conmutación de la pena" o un "retoque de la ley" firmada a fin de año pasado por el premier Mario Monti que establece la imposibilidad de candidatearse de los condenados por penas mayores de dos años (Berlusconi fue condenado a cuatro por fraude fiscal). "En resumen, se busca un salvoconducto parlamentario para Berlusconi" consignó el diario. El encuentro, de una hora y cuarto de duración, había sido exigido el sábado en un clima abiertamente amenazante por los legisladores del berlusconismo. "Se debe restablecer el estado democrático", había llegado a decir Schifani durante un encuentro que fue un mitín partidario de los legisladores del PDL en el Parlamento. Allí llegaron incluso a presentar sus dimisiones en masa a Schifani y Brunetta, para que estos se las consignaran a Napolitano. Este exabrupto fue institucinal luego obviado —de otro modo, Napolitano no hubiera concedido la audiencia— y el domingo Berlusconi declaró ante una pequeña multitud reunida frente a su palacete romano que iba a sostener al gobierno y que el Parlamento debe seguir adelante con su tarea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS