Edición Impresa

"Prefiero ser un exiliado en democracia y no Julio López", dijo el testigo Capdevila

Así explicó su decisión de dejar el país el ex funcionario de Economía que podría complicar más a Boudou en el caso por la venta de la imprenta.

Jueves 22 de Mayo de 2014

El ex director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía José Capdevila justificó ayer su decisión de irse del país tras denunciar amenazas en el marco de la causa Ciccone al sostener que prefiere "ser un exiliado en democracia y no (Julio) López", en alusión al testigo desaparecido en 2006 cuando iba a declarar en un juicio contra represores de la dictadura militar.

Además, Capdevila justificó su salida de la Argentina al decir que "no sirve un testigo muerto" y cuestionó al gobierno por la "reacción un poco tardía" luego de que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijera que tendría que haber solicitado protección.

El ex funcionario aseguró que sufrió "amenazas personales" con "seguimientos", situación a la que calificó de "bastante mafiosa".

Como director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, Capdevila le había recomendado en 2010 al entonces ministro Amado Boudou que no respondiera la consulta de la Afip en torno a la moratoria solicitada por Ciccone en su plan de pagos, pero —según explicó en 2012 al declarar como testigo ante el fiscal Carlos Rívolo— el hoy vicepresidente desoyó el consejo.

Esta versión de los hechos, que el ex funcionario dio a conocer en una nota a la prensa, donde además anunciaba dejaba el país, fue rebatida ayer por el defensor de Boudou, Diego Pirota (ver aparte).

Boudou está imputado por negociaciones incompatible con la función pública, y Capdevila tenía que presentarse a declarar ante el juez Ariel Lijo para dar detalles de esa gestión, pero en las últimas horas viajó al exterior por falta de seguridad, según argumentó.

"Estamos en democracia, eso es lo que más me dolió", expresó al explicar su postura de dejar la Argentina y, sin identificar a nadie, sostuvo que las amenazas que sufrió son de "la mafia".

"Prefiero ser un exiliado en democracia y no (Julio) López", agregó. López fue visto con vida por última vez el 18 de septiembre de 2006, cuando debía concurrir a participar del juicio al ex represor Miguel Etchecolatz.

"No confío en quedarme en la Argentina hoy, por eso tomé la decisión de irme, prefiero preservarme", subrayó Capdevila, y añadió: "Yo ya hice una declaración; en el momento que tenga que hacer otra la haré, pero cuando tenga las condiciones para mi seguridad, porque no sirve un testigo muerto".

El fiscal de la causa, Jorge Di Lello, aseguró que éste no fue el único testigo intimidado. Paralelamente, Capitanich afirmó que si Capdevila "tenía una afectación podría haber" optado por ser un "testigo protegido" en lugar de irse al exterior.

Sobre esto, Capdevila recalcó: "No tengo que pedirlo, supongo que ellos son los que tenían que habérmelo ofrecido". "La realidad es que yo no confío en quedarme", subrayó Capdevila, quien tras los dichos de Capitanich apuntó: "Hay una reacción un poco tardía".

Asimismo, enfatizó que tras las serie de amenazas e intimidaciones "nadie" se comunicó con él, en referencia a autoridades judiciales, policiales y políticas. "Nadie me llamó, ni un juez, ni un fiscal, ni el jefe de la policía; nadie a quien le corresponde un ofrecimiento de brindarme seguridad. Entonces uno se siente un poco solo ante poderes muy grandes", puntualizó.

Con relación a las amenazas, detalló: "La última fue que me encerró un auto muy alevosamente y tuve que escaparme violando una norma de tránsito, ya que aceleré mucho", precisó Capdevila.

Protección

El juez Sebastián Casanello ordenó ayer incluir en el programa de protección de testigos del Ministerio de Justicia a Capdevila, informaron ayer fuentes judiciales. Precisaron que el juez dispuso que si Capdevila regresa al país Migraciones le informe a la cartera de Justicia para que lo incluya en ese programa. Además, Casanello resolvió llevar adelante medidas de prueba para intentar dar con los dos hombres que Capdevila denunció que lo amenazaron el 30 de abril en cercanías al Rosedal, en el barrio porteño de Palermo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario