Edición Impresa

Precios Cuidados y coyuntura económica

La ortodoxia económica (desde Martínez de Hoz hasta la salida de la convertibilidad) propondría como programa convencional de política antiinflacionaria el "enfriamiento" de la economía, consistente, por ejemplo, en la eliminación de las paritarias salariales...

Martes 15 de Abril de 2014

La ortodoxia económica (desde Martínez de Hoz hasta la salida de la convertibilidad) propondría como programa convencional de política antiinflacionaria el "enfriamiento" de la economía, consistente, por ejemplo, en la eliminación de las paritarias salariales, contracción de la demanda o reducción del gasto público, entre otras recetas.

El pasado lunes 7, el ministro de Economía, Axel Kicillof, comunicó la ampliación del programa nacional Precios Cuidados. Esta primera revisión fue pautada desde el inicio mismo del acuerdo a principios de año, con el propósito de otorgar previsibilidad sobre el funcionamiento del convenio y garantizar el mantenimiento de márgenes de rentabilidad coherentes para el empresariado. Observando en perspectiva la problemática, y entendiendo a Precios Cuidados como uno de los pilares de la política de estabilidad de precios, es que podemos indagar en la evolución del programa, en las características de esta nueva extensión y en sus posibilidades a futuro. Precios Cuidados se compone de una amplia canasta de artículos de consumo extendido en rubros primarios como alimentos y bebidas y en demás rubros propios de necesidades secundarias, como perfumería, librería, etcétera. Esta canasta de bienes tuvo una importante rotación en los primeros tres meses de funcionamiento del programa, ya que muchos consumidores se volcaron al consumo de estos artículos. En consecuencia, tanto productores como comerciantes comenzaron a verificar vastos niveles de ventas, compensando por cantidad de productos vendidos los márgenes excesivos.

La contracara de esto fue que en determinados comercios, y para ciertos productos, se presentaron faltantes de stock. En términos generales, la Secretaría de Comercio informó que el abastecimiento rondó el 80 por ciento en promedio, mientras que la señalización de los productos del programa en la góndola superó el 75 por ciento del total. Con todo, los números de cumplimiento son amplios pero el desafío hacia delante es lograr el 100 por ciento de disponibilidad de artículos en cada comercio adherente. En el marco de la consolidación del programa, pues, seguramente las compañías podrán mejorar sus circuitos de producción y logística con el propósito de lograr el objetivo.

En cuanto a la variedad de la oferta, en la segunda etapa se añaden 108 nuevos productos que, agregados a los anteriores, alcanzan un total de 302. La crítica que suele escucharse por parte de los sectores con intereses encubiertos es que este número de alcance no representa una porción significativa del total de productos que se encuentran en un supermercado. Hay una falacia en tal afirmación y es que se omite que Precios Cuidados no pretende hacer las veces de un programa convencional de congelamiento impuesto desde el Estado hacia los empresarios. Contrariamente, el acuerdo se piensa en el marco de un consenso que asegure tasas de beneficio lógicas y por ende oficie de referencia para la evolución del valor de los demás productos. Vale ahondar más sobre este punto con una pregunta: ¿qué consumidor racional se inclinaría por un artículo que haya tenido una evolución de precio desmedida, si puede comprar uno con Precios Cuidados, de similares características? Aquí radica la importancia de esta canasta que, al contar con productos de todos los rubros, garantiza la referencia que evita el alza desmedida.

Otro aspecto relevante de la nueva instancia del programa es la incorporación de empresas distribuidoras y mayoristas. Esto implica una llave de acceso para sumar, con mejores resultados, a los comercios de proximidad. Tanto los almacenes, los autoservicios, como los supermercados chinos, suelen proveerse en grandes tiendas y no negocian de manera directa con las empresas productoras, por ende la incorporación de las seis mayoristas líderes puede redundar en una notable extensión de más firmas a lo largo del país.

A las claras, entonces, el programa Precios Cuidados constituye una innovadora estrategia implementada por el gobierno nacional para hacer frente a grupos económicos concentrados que aprovechan la mayor capacidad adquisitiva de buena parte de la población para incrementar sus márgenes de rentabilidad. Este plan, sumado a la reasignación eficiente de subsidios, la corrección cambiaria, el avance en las negociaciones de regularización de deuda con el Club de París, la política de soberanía hidrocarburífera llevada a cabo desde la gestión de YPF y demás medidas representa la batería de políticas que está siendo implementada para contener la dispersión de precios, en un contexto de sostenimiento de la actividad económica y el empleo. Mientras economistas del arco ortodoxo pugnan por un ajuste fiscal salvaje, que se ha demostrado erróneo en diversas etapas de la historia de nuestro país, el equipo económico actual busca una solución alternativa a las complejidades del espectacular e inédito crecimiento económico que se produjo en esta década.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario