Edición Impresa

Precios Cuidados activó la demanda a proveedores

La consultora explicó que las cadenas de supermercados cuadruplicaron los pedidos a la industria para atender a los consumidores.  

Domingo 03 de Agosto de 2014

Los pedidos que las cadenas supermercadistas realizan a las industrias proveedoras de alimentos, bebidas y productos de higiene y tocador para cumplir con el programa de Precios Cuidados se cuadruplicaron desde el inicio del plan, en enero pasado, aseguró un especialista en consumo.

   El CEO de la consultora de consumo masivo CCR, Ricardo Fitz Simón, señaló que las cadenas de distribución “cuadruplicaron” sus pedidos de productos incluidos en el programa Precios Cuidados, debido a la alta demanda registrada.

   “Los productos de Precios Cuidados lograron constituirse en referentes. Los consumidores primeron van a las góndolas de esos productos, ven los precios y luego los comparan con el resto y toman la decisión de compra”, describió Fitz Simón al dar detalles del informe de “Pulso Social” elaborado por la consultora, que refleja entre otros puntos las tendencias del consumo en el país.

   “El 70 por ciento de las faltantes de góndola de productos registradas en los supermercados obedeció a los Precios Cuidados, especialmente por la alta demanda de productos básicos como aceite y azúcar”, detalló.

   A su criterio, el plan de Precios Cuidados se alineó a los intereses del consumidor, debido a que fue concebido “como una guía, una referencia para el valor del resto de los productos”.

   A su turno, el director de Trade de CCR, José Ignacio Amodei, sostuvo que mientras para los sectores más acomodados el programa Precios Cuidados es “una opción más”, para la clase media significa “la oportunidad para acceder a sus marcas favoritas”.

   En tanto, para los sectores de menores ingresos, los Precios Cuidados “son la posibilidad de acceder a marcas que antes no podían comprar”.

   “Los consumidores se han convertido en aliados del plan, denuncian los faltantes de stock y cuestionan la rentabilidad de las cadenas comerciales”, dijo Amodei.

otra forma de comprar. Si en los últimos tres años el consumo masivo era traccionado por el interior del país, desde mitad del año pasado se observa una retracción de la demanda.

   Al explicar esta situación, Amodei dijo que “el consumo se vuelve cortoplacista. Se ahorra evitando la compra impulsiva, se aprovechan las promociones, los descuentos y las compras financiadas. Los que pueden se estoquean y los que no hacen compras más pequeñas”.

   En tanto, los consumidores de bajos ingresos “ponen el ojo en los precios” resignan productos y marcas, aunque compran primera línea de productos de higiene y tocador y muchos ingresaron al canal supermercadista a través del programa Precios Cuidados. Según el informe elaborado por CCR, durante el primer semestre del corriente año los consumidores arsgentinos visitaron más de cuatro lugares de compra para adquirir sus productos, en búsqueda del mejor precio.

Las ventas. En materia de números, entre enero y junio las ventas en el canal de los supermercados aumentaron en dos puntos a nivel de unidades, pero bajaron 0,7 por ciento a nivel de volumen. Esto significa que se vendieron más unidades de productos, pero de menor gramaje. El informe detalla además, que en el primer semestre del corriente año el consumo retrocedió entre 1 y 1,2 por ciento respecto de igual período de 2013.

   “Es el punto de inflexión del ciclo”, explicó Amodei al detallar que fue el primer semestre negativo en volumen de ventas desde el año 2003.

   Por sectores, en el primer semestre de este año fue superior la venta en hipermercados y supermercados, farmacias, y perfumerías y menor en autoservicios y almacenes. Los autoservicios chinos se vieron fuertemente afectados por la expansión de las grandes cadenas que crecieron en pequeños formatos, insertándose en los barrios. Este año hubo 21 aperturas de pequeños formatos de supermercados.

   Los relevamientos de la consultora se hicieron mediante encuestas y abarcaron el consumo de 143 productos de la canasta básica, sin incluir productos perecederos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario